Junín. jueves 17 de agosto de 2017
Semanario de Junín » Locales » 9 ago 2017

POLITICA LOCAL

Elecciones poco seductoras

En medio del desinterés generalizado de los juninenses, va finalizando la campaña hacia las elecciones primarias del próximo domingo, donde competirán 17 listas. Después se retomará, para enfrentar los fuegos de octubre. Pero ya será otra historia…


Por:
Redacción Semanario de Junín

Agosto está transcurriendo casi sin diferencias para los juninenses. Por poco, casi ni se acuerdan que el domingo 13 tienen que ir a votar, y que es obligatorio.

Debe ser la campaña electoral menos interesante de los últimos 34 años; los políticos y la gente quedaron agotados en el 2015, cuando ahí sí se jugaba mucho: el país en manos del “compa Mauri” o el “compa Lancha”, como les dice Alejandro Boresztein en su columna de humor político; o la Provincia para el temido Aníbal Fernández o la ‘Heidi’ Mariu. Esos eran comicios, daban ganas de discutir y enfrentarse con el otro.

Ahora el escenario cambió. Los aplaudidores seriales de la Cris, que ocupaban primeras filas en la Casa Rosada para seguir de cerca sus interminables monólogos a la comunidad, ahora ya no son kirchneristas porque desempolvaron los carnets y volvieron al peronismo. Como el caso cercano del diputado Oscar Romero, que ahora quiere renovar la dieta de la mano de Florencio Randazzo. Si, ese que le dijo que no a la ‘jefa’ en su momento y recibió chiflidos de todos los ángulos de la cancha. Ahora es un ídolo.

Bueno, en este marco, la ex Presidenta vendría a ser la más famosa de las cabezas de lista y ya sabemos, están definidas las posiciones en su favor y su contra. Enfrenta a sus ex aliados/empleados/seguidores: el propio Randazzo y el ex jefe de gabinete y ex titular de la ANSeS, otrora profundo convencido del proyecto nacional y popular, el tigrense Sergio Massa. Que encima la convenció a Margarita Stolbizer, más conocida en el mundo deportivo como la mamá de Laprovítola, que antes lo ‘bardeaba’ ante cada micrófono que le acercaban.

Por la vereda oficialista, el ilustre Esteban Bullrich, un ‘Largo’ que fue ministro de Educación pero que no convoca multitudes de reconocimiento.

Después están los de siempre: los Del Caño/Pitrola por una izquierda enrarecida que votó a favor de la corrupción en el Congreso, cuando levantó la mano para impedir que rajaran a Julio De Vido, el jefe de López, ese que revoleó bolsos de dólares hacia el interior de un convento. También ‘Pino’ Solanas, y una variedad interesante de partidos muy menores que nadie conoce.

MASSISTAS LOCALES

 

Difícil posición para el massismo juninense en estas primeras elecciones en que juegan de oposición. Más difícil la tiene el ‘Durán Barba’ local que tiene la tarea de idear la campaña: si hablan de obras, la gente puede recordar todo lo que no hizo el meonismo en 12 años de gobierno local; si hablan de Massa, los van a asociar con el camaleonismo político y la venta de humo; si hablan de propuestas, les va a quedar el afiche en blanco.

Por eso, ahí van, haciendo lo que pueden. Critican a Pablo Petrecca en conferencia de prensa por un fallo del Tribunal de Cuentas pero no mencionan las causas judiciales en proceso que tienen por los ‘huecos’ que dejaron en las arcas públicas.

Andan recorriendo los barrios como una gran novedad, aunque debieran conocerlos al dedillo. Pero se hacen los distraídos y escuchan con atención los problemas de los vecinos, sí, los mismos que jamás solucionaron.

Y ni hablar del actual director del Banco Provincia, Mario Meoni. Ahí, con cara de ‘yo no fui’, se hizo especialista en diagnósticos y se aseguró fueros en el Senado provincial, no vaya a ser cosa que se quede sin sueldo si la Gobernadora algún día se aviva y sobre todo, si el fiscal Javier Ochoaizpuro decide terminar de una vez de juntar pruebas y avanza casilleros. Ahora, entremezclado en la cantidad de legisladores, podrá pasar cuatro años más viviendo del Estado, como hace desde 1983.

Como si lo de ellos no fuera suficiente, 1País tiene dos aliados de plomo: el ‘fundador’ del PRO Junín, peleado con Petrecca, que decidió probar otros destinos: Adalberto Bonópera. Y el ex delfín romerista, ex ultra K, ahora concejal massista/meonista Santiago Aguiar. Como sus nuevos jefes, tiene historia en eso de ir cambiando camiseta.

LOS PERONISTAS

Más diseminados que nunca, porque ahora hasta se cambiaron de partido, los peronistas andan perdidos por la vida. No ganaron nunca en Junín, y parece que estas elecciones no serán la excepción.

Los cristinistas se refugiaron en La Cámpora, bajo las polleras bastante dictatoriales de la diputada Rocío Giaccone, que no aceptó la competencia interna y le bajó el pulgar a la lista del presidente del PJ local, Eduardo Aguilar, que encabezaba el histórico Carlos Vozzi.

Como una figura más de la campaña, porque quiere perfilarse para el sillón de calle Rivadavia en el 2019, Giaccone se abocó a la ‘militancia’. Sí, va a tomar mates en casas de barrios periféricos, copiando la estrategia que le permitió a Petrecca salir del anonimato y transformarse en Intendente. Y en las gacetillas posteriores, dale que te dale con eso de los ‘ricos mates’…

Sus secuaces, mientras, tuvieron una ideota: recriminarle al Gobierno municipal que no cumplió todavía con su promesa de instalar el transporte público. Así, mandaron a imprimir unos folletitos con un mapa de posibles líneas de colectivos muy pintorescos. El detalle es que nunca detallaron cómo conseguir los fondos necesarios.

Pero le dieron a full con el marketing, y cocinaron una torta, con un Fitito debajo y un cartel de 600, por los días que lleva la promesa petrequista. Digamos, críticas poco atractivas como para captar el voto de algún transeúnte.

Mientras, los concejales tuvieron otra brillante ocurrencia: mostrarse con una foto de la dirigente presa Milagro Sala para publicitar una presentación que realizaron, solicitando al cuerpo que se expida por la libertad de la líder de la Tupac Amaru. Sí, un tema tan sensible para la opinión pública, que despierta tanta pasión… y votos…

Por el otro lado, los randazzistas. Verdaderos peronistas, ni buenos ni malos. Ahí andan, formando parte del paisaje urbano. Otros, mezclados en improvisadas agrupaciones vecinales, tratando de manotear algo o al menos no caer en el olvido, mezclando explicaciones sobre por qué siguen siendo peronistas pero armaron un espacio diferente.

EL OFICIALISMO

Más tranquilos y confiando en aumentar el número de concejales, el oficialismo local apuesta a mostrar obras públicas. La campaña está basada en el latiguillo del intendente Petrecca: “Obra que arranca, obra que termina”, y va mostrando e inaugurando distintas realizaciones.

Por mucho menos, el meonismo antes hubiese organizado festivales de fuegos artificiales, pero con Cambiemos a veces ni los vecinos se enteran de las inauguraciones. Petrecca pretende tomar distancia de lo que pueden ser consecuencias de la política económica nacional y mostrarse como un eficiente administrador, a cargo de mejorar la calidad de vida de los vecinos. Y para esto, busca plantarse en la Cuarta Sección –donde ya puso de candidato a su cuñado- y reforzar su tropa en el Concejo Deliberante.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS