Junín. miércoles 22 de enero de 2020
Semanario de Junín » Locales » 14 ene 2020

ECONOMIA DOMESTICA

Presupuesto Junín 2020: ¿pan para hoy, hambre para mañana?

Lejos de parecer una gestión de “cuentas ajustadas”, la iniciativa aproada por el Concejo Deliberante pone particular énfasis en las tasas, cuyos aumentos rondarán el 50%, pero deja de lado cuestiones que tienen que ver con el mantenimiento de la infraestructura distrital. La dependencia de Provincia hará que Petrecca deba nadar en aguas peligrosas.


Por:
Semanario

El Presupuesto 2020, votado por el Concejo Deliberante el pasado viernes 10 de enero, es de casi 2.180 millones de pesos para todo el año, aunque seguramente sobre su transcurso deba ser ajustado para lograr mantener los gastos originados, principalmente, por sueldos y recolección de residuos.

El monto es bastante similar al anunciado por el municipio de Pergamino (2.250) y tiene un incremento del 30% respecto al del año pasado y es un 70% más alto que el de 2018, lo cual demuestra que la actual gestión reconoce en sus propios números la brutal inflación de los últimos dos años que mellaron la economía del país.

Tal como había adelantado SEMANARIO, los aumentos en las tasas municipales rondarán el 50%, salvo en materia de seguridad, que aumenta el 100%, incremento similar a que se registró también en 2019.

Al fin y al cabo, la gestión de Pablo Petrecca puede generar allí un doble beneficio ya que se cobra a través de la factura de energía eléctrica, por lo que se garantiza la cobrabilidad y por otra parte el monto en cuestión no es percibido por los vecinos que creen en su mayoría que es parte del costo energético.

Esa posibilidad de cobro había sido coartada en 2018 por una resolución de OCEBA, el Organismo de Control de Energía Eléctrica de Buenos Aires, pero luego se dio marcha atrás por la quejas de los intendentes que tienen serios problemas con la cobrabilidad de las tasas.

CONSIDERACIONES

Lo que la municipalidad de Junín tiene previsto recaudar por tasas y demás ingresos propios es de alrededor de 1200 millones de pesos, de los cuales unos 150 millones ya están afectados, quedando para libre disponibilidad 1050 millones.

Esos 1050 millones son los que se gastan en sueldos, salarios y aportes patronales.

Quiere decir entonces que los ingresos propios se van en sueldos, lo cual es bastante preocupante para un municipio que dice tener sus cuentas saneadas, pero posee (como otros) una dependencia absoluta para con el gobierno provincial y algo más con el nacional, como ya veremos.

El otro gasto que importa es el referido a recolección de residuos y barrido de calles, una cuenta que se la lleva Ashira, que se actualizará en breve, pero que según presupuesto es de más de 220 millones de pesos anuales.

Si los recursos propios le alcanzan sólo para sueldos ¿cómo se financia?

Pues en el presupuesto 2020 se contemplan 916 millones provenientes del presupuesto provincial, de los cuales 260 serían destinados a obras de convenios anteriores con socios políticos que ya no están, por lo que cabe preguntarse si esos convenios se sostendrán.

Esto invita a otra consideración y se emparenta con el silencio que les pidió Petrecca a su cuñado Fiorini y su amiga Ricchini, ambos legisladores PRO, respecto a las críticas que venía realizando contra Mario Meoni, hoy ministro de Transporte, y al gobernador Axel Kicilloff, al cual Petrecca terminó alabando días atrás, luego de asistir al encuentro en La Plata.

Hay que tener en cuenta que la UNNOBA cuenta con un presupuesto de 1000 millones de pesos para este año, el cual es prácticamente la mitad del que hay para todo Junín.

A los 2.180 millones del presupuesto 2020, se le sumarán sin dudas otros aportes por lo que será indispensable lograr la ayuda provincial para el mantenimiento de las cuestiones básicas de la ciudad, entre ellas el transporte público.

Precisamente el “bondi de Pablo”, mascarón de proa de su último año de campaña, entró en un peligroso cono de sombras respecto a su viabilidad, la cual el intendente promovió como un dogma ante quien se le pusiera delante, pero no ratificó con estudios de mercado de ningún tipo.

La empresa de transporte ha sido intimada a regularizar la situación de sus empleados y hasta el propio sindicato le ha soltado la mano.

Es, a todas luces, inconducente que la municipalidad haya costeado el 100 por ciento de los gastos el año pasado con un boleto a 20 pesos y que este año, donde por ordenanza se hará cargo del 75% del costo, quedando el resto de los costos para la empresa, aumente el boleto un 75%, cuando se registró una inflación de poco menos del 55%

Pasar de 20 pesos a 35 no será seguramente tan fácil para quienes pagan el boleto, aunque seguirá siendo usado por los beneficios que se otorgan a jubilados y estudiantes.

En otro orden, y valorando el aporte monetario del gobierno nacional en el presupuesto de Junín, los funcionarios de hacienda consideraron un ingreso de 64 millones de pesos que ya están afectados a obras y no podrán ser utilizados para otro ámbito que no sea el previsto.

Por lo que la municipalidad de Junín, con sus casi 100 mil habitantes, contará con menos de 1000 millones de pesos de presupuesto -sacando salarios-, los cuales deberán servir para llevar adelante los costos de mantenimiento de todo el distrito.

Por lo que se destinarán unos 850 pesos por persona para brindar seguridad, limpieza y mantenimiento de calles, infraestructura edilicia, infraestructura escolar, caminos rurales, atención sanitaria y los innumerables ítems que están a cargo de una comuna y que hemos visto menguar en su estado en los últimos años.

¿Quedará dinero para terminar las obras que por impericia no se terminaron años atrás estando ya pautadas?

¿Se realizarán nuevas obras o simplemente alcanzará para satisfacer apenas los gastos corrientes?

¿El dinero que el intendente decía tener en plazo fijo se actualizó a nivel dólar o inflación o significó una pérdida en moneda constante?

Mientras miramos los noticieros nacionales y las marchas camperas, el debate por el futuro del distrito y el bienestar de cada uno de sus habitantes parece quedar soslayado por las imprecisiones de los funcionarios municipales a la hora de informar y los medios locales abocados a contar bondades de una gestión que ahora deberá navegar por aguas borrascosas y demostrar que tiene a su mando un buen timonel.

TOME NOTA

En un año tranquilo, lejos de las urgencias electorales, el intendente Pablo Petrecca habla a través del presupuesto 2020. Allí promete realizaciones, a través de la disposición de fondos propios y provenientes de la coparticipación provincial y decide cuáles serán las obras públicas que planea ejecutar.

En principio, el porcentaje destinado a las construcciones será mucho menor: bajará del 20% del total del presupuesto al 8,9%. O sea que de los 2173 millones de pesos que piensan que ingresarán durante el 2020, serán 191 millones para 22 proyectos de obra pública.

Las obras más relevantes serán las de infraestructura que tienen que ver con el Fondo Educativo, que insumirá casi 47,9 millones de pesos.

Algunas obras se repiten del año anterior, porque quedaron inconclusas o no se ejecutaron, como es el caso de la continuidad del Parque Lineal por Jean Jaures, el edificio para el Centro de Monitoreo, el Hogar de Protección Integral y el centro de castraciones. A esos se le suma la integración sociourbana de Villa del Parque y la refacción de los edificios del MUMA, del Beto Mesa y el Palacio Municipal.

Además, se incluyen, como cada año, trabajos correspondientes a la infraestructura escolar, pavimentación y repavimentación (se destinarán 20 millones), cordón cuneta, extensión de las redes de agua corriente y cloacas, semaforización, ampliación del alumbrado público, reconversión lumínica, entre otras.

Otro de los temas que quedaron pendientes es la construcción de las 25 viviendas sociales, que serán las primeras levantadas en el gobierno de Petrecca. Para su conclusión, están destinados otros 20 millones de pesos.

Además, se planifican: $10,4 millones para cordón cuneta, $10,2 millones para obras en el Parque Industrial, $9,3 millones para ampliación del alumbrado público, otros 6 millones de pesos en reconversión lumínica y otros 4 millones para señalización de tránsito.

También se incluyen estas obras: revalorización del Parque Natural Laguna de Gómez ($3 millones), construcción del Hogar de Protección Integral ($2,9 millones), ampliación de semaforización ($2,4 millones), refacción del edificio del MUMA ($2,2 millones), ampliación de la red de agua ($2 millones), ampliación de la red de cloacas ($2 millones), refacción del edificio del polideportivo Beto Mesa ($1,5 millones), refacción del Palacio Municipal ($750.000), obras en el Parque Borchex ($750.000), centro de castraciones ($500.000), y otras obras municipales ($1,7 millones).

Recién con el paso del año podrá evaluarse qué se cumplió de lo proyectado por el municipio.

 

 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS