Junín. miércoles 12 de agosto de 2020
Semanario de Junín » Locales » 11 feb 2020

Arcas públicas

“No hay plata”, el mensaje del Intendente

En la reunión de gabinete en la que se anunció el alejamiento de Ariel Díaz de la Secretaría de Hacienda, Pablo Petrecca instruyó a su equipo: no planificar demasiado, porque los fondos escasean.


Así de austero como se presentó el presupuesto 2020 parece que será el año municipal. En una gran reunión de gabinete que concentró a los representantes superiores de cada área de la comuna, el intendente Pablo Petrecca fue contundente: “no hay plata”. Bajo esta consigna deberán planificarse las obras y actividades a desarrollar, aunque deja con muy poco margen de acción a los funcionarios.

Como anuncio central, el encuentro que congregó a los secretarios y directores del municipio, estuvo la despedida al contador Ariel Díaz, el secretario de Hacienda que dejará su cargo a fin de mes para reincorporarse a su trabajo en la AFIP.

Pero además, significó una “bajada de línea” de parte del jefe comunal, que por el voto popular debió dejar de ser el “soldado” de Vidal y Macri. Con los nuevos aires políticos en la Provincia y la Nación, el Intendente debe ajustarse los cinturones porque dejarán de lloverle regalos.

En este contexto, ya trascendió que su primera reunión con el ministro de Obras Públicas de la Nación, Petrecca le fue a pedir fondos no sólo para el aeródromo y la planta depuradora, temas tabú durante los cuatro años anteriores, sino también para la realización de obras de exclusiva competencia municipal como cuadras de pavimento, agua, cloacas o cordón cuneta. Y algún funcionario ya deslizó la posibilidad de hacer estas obras a través de un viejo mecanismo miguelista: los consorcios vecinales.

No importa que el municipio recaude una buena cantidad de dinero a través de la Tasa de Combustible, esa que abonan las 4x4 o las motitos por igual, todos los que pasen por el surtidor de las estaciones de servicio. ¿Dónde va esa plata? Un misterio, igual que los fondos de la Tasa de Seguridad.

Hay tan poca disponibilidad en las arcas municipales que, a pesar de los elogios cruzados, el secretario de Hacienda dio un paso al costado antes que el Titanic se hunda.

Tan así es que el director de Relaciones Institucionales salió a decir que “el municipio tiene que ahorrar”... tanto que por eso planean quitarle los 30 litros de combustible diarios que le daban como subsidio a Pepa, para prestar el servicio de transporte hasta la Laguna de Gómez. Unos pesos irrisorios si se mira el presupuesto de alrededor de 2.200 millones de pesos que tiene la Municipalidad para este año. ¿Tanta miseria?

Los “retoques” afectan a todas las áreas del municipio, que llegan hasta la falta de combustible para vehículos oficiales, no se reparan los baches más básicos de las calles y hasta hay dificultades para la recolección de montículos, con quejas que se reproducen desde todos los barrios de la ciudad por la falta de prestaciones básicas.

La cuestión es que, a través de este encuentro con su gabinete, el Intendente confirmó lo que ya se sabía: arranca un año difícil para los vecinos juninenses.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS