Junín. lunes 01 de junio de 2020
Semanario de Junín » Locales » 13 feb 2020

Científicos argentinos

Una graduada de la UNNOBA, en la investigación por el coronavirus

Lucía Curti integró el equipo que desarrolló el kit para diagnosticar el virus: se trata de una tira reactiva que permite conocer el resultado en apenas una hora.


La noticia se replicó en numerosos portales informativos nacionales e internacionales: un grupo de científicos argentinos creó el prototipo del kit portátil de diagnóstico de detección del coronavirus más rápido que existe. Se trata de una tira reactiva que permite conocer el resultado en apenas 60 minutos, un desarrollo que generó un gran interés en el mundo.

El equipo de investigadores está dirigido por Federico Pereyra Bonnet, quien trabaja en conjunto con Franco Goytía, Carla Giménez y la egresada de la Licenciatura en Genética de la UNNOBA Lucía Curti.

Curti explicó que lo que se conoció es el final del trabajo que realizaron durante más de un año en el proyecto Caspr Biotech: “Venimos trabajando con la herramienta CRISPR, que es muy conocida en el ámbito de la ciencia, y el año pasado nos adentramos en lo que se denomina diagnóstico molecular”.

La becaria del Conicet destacó que la técnica tiene diversos puntos fuertes. Los principales son el tiempo, “porque entre una y dos horas está el resultado”, y el costo mucho menor que los que existen actualmente. Otro aspecto central es la portabilidad, ya que se hace el diagnóstico a través de una tira reactiva, algo similar a un test de embarazo, “sin necesidad de que haya un ojo humano entrenado ni de un equipamiento costoso”.

Respecto de los tiempos, Curti subrayó que, en el caso del coronavirus, las muestras hoy “deben llevarse a un laboratorio centralizado y eso lentifica el proceso, ya que se acumulan muestras para testear y el resultado lo entregan en una semana”. En tanto que el método descubierto por Caspr facilitaría el procedimiento “porque se podría llevar la tira reactiva a campo y hacer ahí mismo el testeo”.

ANTECEDENTES

Los primeros estudios de esta técnica se hicieron sobre dengue, zika y hantavirus, en donde se obtuvieron resultados “muy exitosos”. Se trata de un método que también puede utilizarse para el diagnóstico del coronavirus y hasta en bacterias.

“Poniendo un caso como el dengue, que es más próximo –ejemplificó la becaria egresada de la UNNOBA– si nosotros podemos llegar a la huella genética del virus, podríamos ir directamente al mosquito y verificar en el insecto si está infectado con dengue, lo que te permitiría hacer un control sobre la zona. Entonces, más allá de que se le puede cambiar la vida a un paciente haciéndole un diagnóstico más rápido, también se podría hacer un control de la enfermedad”.

Con todo, Curti remarcó que este descubrimiento es un prototipo que está en desarrollo. “Se necesita un tiempo de validación por parte de la Anmat a lo que habría que sumarle la escala productiva, por lo que se podría hablar de un producto terminado en un tiempo de seis meses a dos años. Eso es algo que no depende de nosotros”, concluyó.

DE LA UNNOBA

Lucía Curti reside en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde está haciendo su doctorado a través de una beca Conicet. Se desempeña en el Laboratorio de Tecnología Animal de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires.

En tanto, continúa vinculada a la UNNOBA: “Siempre que puedo trato de aportar lo mío en algún seminario, ahora voy a presentar un trabajo en el Congreso Multidisciplinario y siempre es un honor representar a la UNNOBA, aunque sea desde un lugar chiquito, pero poder decir con orgullo que soy egresada de esa Universidad”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS