Junín. domingo 05 de julio de 2020
Semanario de Junín » Municipios » 6 abr 2020

Aislamiento

La odisea de ser pobre en Baigorrita

Mientras en las cabeceras de partido se busca solucionar la situación de los más vulnerables, en los pueblos se viven distintas dificultades producto de la inacción de los funcionarios y la falta de sensibilidad social.


Baigorrita, el coqueto pueblo del partido de General Viamonte, parece no ser tan contenedor para su gente que en las clases más olvidadas debe padecer el aislamiento social, más allá de las ayudas del gobierno nacional.

Hoy el “Quédate en Casa” tiene distinto significado según a quien vaya dirigido.

Para un sector significa aislarse en familia en la comodidad de su hogar e ir cuando su necesidad lo requiera, a comprar alimentos a algún supermercado y cargar las bolsas en su automóvil.

Para quienes viven entre cuatro paredes, el efectivo no existe y los comercios de los alrededores se aprovechan y le “sacuden parejo” con los precios o no tienen venta con la tarjeta “Alimentar” porque oportunamente no pusieron en regla el comercio bancarizándolo. Entonces hay sectores a los cuales la vida se dificulta, más aún cuando los pibes ya no van al colegio y hay que darles de comer en casa diariamente.

Los afectados apuntan a la falta de empatía y coordinación del delegado del pueblo Martín Zin que es el que decide quien recibe la ayuda del gobierno y la concejala Marianela Monti, quien se ocupó prestamente de organizar los corsos pero ahora no controla los precios exorbitantes que los comercios le cobran a sus convecinos.

Hay denuncias de que los bolsones de mercadería no se entregan a todos los que los necesitan, que se discrimina si es que recibieron la Tarjeta Alimentar, pero es claro que se trata de Tarjeta + bolsones y nadie debe hacerse el desentendido, menos aun cuando la necesidad hace ruido en las panzas.

Tal vez el intendente Franco Flexas no esté en conocimiento de lo que acontece en medio de un pueblo que, ha de saber, pertenece a su distrito y donde las carnicerías no cuentan con el sistema de posnet para pasar la Tarjeta Alimentar y muchos de los vecinos no cuentan con efectivo.

Tal vez se trate de desorganización o falta de atención, o ambas, pero en los pueblos hay gente en aislamiento que no tiene modo de salir a comprar a las ciudades donde podrían hallar quizás mejores ofertas, por lo que se debe ser cuidadoso en el tratamiento del tema.

Unas 20 familias en las que hay muchos niños, padecen diariamente este desmanejo, propio de funcionarios que no terminan de tener la suficiente empatía para saber que hay necesidades en otros, que ellos nunca tuvieron ni tendrán, pero que por esas desigualdades del sistema, deberán tratar de menguar para que lo que hoy es un problema planetario para todos, no se transforme, además, en una odisea para algunos.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS