Junín. martes 14 de julio de 2020
Semanario de Junín » Cultura » 1 may 2020

Música

Pérdidas millonarias y 500 mil personas sin trabajo en la industria de la música

Se suspendieron cerca de 1000 shows de artistas argentinos, en el país y el exterior. En el sector calculan 500 millones de pesos de pérdida aunque estiman que superará los 1.500 millones de pesos. El sector solicitó créditos blandos para abonar cuando todo comience a funcionar.


Alrededor de 500.000 personas que trabajaban para sostener las estructuras de los shows en vivo de numerosos artistas quedaron completamente frenados y al borde de la quiebra a causa de la cuarentena por el coronavirus. Si bien la realidad de las grandes estrellas que llenan estadios, tienen millones de reproducciones en plataformas de streaming y ganan mucho dinero con su trabajo, hay otra realidad completamente diferente para los 'desconocidos' de cada espectáculo que son parte de un negocio que abarca mucho más de lo que se percibe a simple vista. 

 

Entre las 500 mil personas que se encuentran sin trabajo y con la incertidumbre de no saber si volverán a sus puestos en lo que resta del año, se distinguen managers, agentes de ventas, productores musicales y de shows en vivo, músicos contratados, personal de teatros, estadios, ticketeras, stage managers, técnicos de sonido y de luces, proveedores de equipos de sonido e iluminación, personas que alquilan instrumentos, salas de ensayo, estudios de grabación, agentes de prensa, diseñadores gráficos, community managers, fotógrafos y un largo etcétera que incluye agencias de publicidad, contadores, abogados y gestores de derechos musicales, entre muchos otros engranajes de la cadena.

 

«La preocupación es grande, porque para nosotros el 2020 es un año perdido», dijo Martín Alfiz , productor y socio de Aadet , la Asociación Argentina de Empresarios de Teatro y Música . "Fuimos los primeros en parar y sabemos que vamos a ser los últimos en abrir. Va a pasar mucho tiempo antes de que se habiliten los eventos multitudinarios. Además, una vez que se permitan vamos a tener que enfrentarnos a dos cuestiones muy importantes: el miedo de la gente a juntarse y la crisis económica que va a sufrir la clase media, que es nuestro mayor público. Hay muchísimos trabajadores de la industria que hoy están sin trabajo, y que probablemente lo estén durante todo el año".

 

"Cada artista de los más conocidos tiene su propia cadena de valor, que son las 50 personas que trabajan directamente con ellos, y de ahí se desprenden entre 500 y 1000 personas que cumplen distintas funciones para montar lo que es un show. Esos números hay que multiplicarlos por muchos espectáculos, a lo largo de todo el país y por la cantidad de músicos que hay. Hay fines de semana que la música mueve más gente que el fútbol, pero a pesar de esto, a nivel nacional no está formalmente reconocida como industria ni tiene la importancia que se le da en otros países" graficó Carlos Fernández Méndez, manager de Soledad y miembro de de la comisión directiva de Acmma , la Asociación Civil de Managers Musicales Argentinos.

 

Según publicó Diario de Cultura  'un informe realizado por Acmma logró determinar que durante los primeros días de cuarentena se suspendieron unos 1000 shows de artistas argentinos, tanto en el país como en el exterior. Cada mes sin actividad implica una pérdida de unos 500 millones de pesos , teniendo en cuenta que la industria factura anualmente unos 6000 millones'. "Hicimos un relevamiento entre nuestros socios, representantes de unos 200 artistas, y calculamos que en tres meses dejarían de ingresar unos 1400 millones de pesos" contó Hernán Gutiérrez , manager, productor y fundador de Booking & Managment, empresa que representa entre otros a Ataque 77, David Lebon, Jorge Drexler y Los Cafres . "Si bien ya llevamos más de un mes parados, todavía estamos acomodándonos del shock y tratando de entender la situación. Sabemos que estos números van a ser mayores con el correr del tiempo".

 

"Es un tema complicado, porque incluso una vez que podamos volver a trabajar, va a ser muy lento, no es que desde el día uno se empieza a recaudar, porque es una industria que tiene tiempos largos", sumó Alejandro Varela , manager de Los Nocheros , Eruca Sativa y presidente de S-Music. "Es importante entender que no se trata solo de los artistas famosos, para los que el problema es más llevadero, sino de toda la cadena de valor que hay por detrás. Es muchísima gente la que se frenó y la que hoy está sufriendo, no solo el artista popular, aunque hay muchos músicos que la están pasando mal también" agregó.

 

Los pedidos al Gobierno

"Toda la cadena de valor, de gente que está involucrada en la música y vive de eso, hoy está bastante desamparada. Hay muchas personas en el medio que no están encuadradas en ninguna de las formas laborales a las que el gobierno dirige la ayuda: no tienen planes sociales porque viven de su trabajo, no están en las categorías menores del monotributo, no están en relación de dependencia porque son trabajadores eventuales. Quedan en una zona gris y a su vez son los más damnificados, porque van a ser los últimos en volver a trabajar", explicó Gutiérrez. Varela entiende que "hay necesidades mucho más urgentes" y agregó: "Desde Acmma y todos los sectores de la música solo pedimos que los trabajadores de la industria cuadren en algunas de las medidas que está proponiendo el gobierno. Nos pasa lo mismo que a todos, con la diferencia de que nos va a pasar durante mucho más tiempo. Necesitamos cierta flexibilidad impositiva para poder operar, porque estamos muy complicados".

Hoy en día, desde el Gobierno solo se lanzaron dos líneas de ayuda para el sector: un subsidio de 10 mil pesos que se brinda desde Inamu , el Instituto Nacional de la Música, destinado a músicos independientes, y el programa Desarrollar, que apunta a espacios culturales. Ambas propuestas solo llegarán a muy pocos miembros de la cadena de valor, dejando a la mayor parte de la industria por fuera.

Teniendo en cuenta este contexto, tanto Acmma como Aadet presentaron diferentes informes al Estado para poder sobrellevar la situación. "Lo que pedimos es algo para sobrevivir, no para pasarla bien, porque sabemos que hay que ser responsables a nivel social y entendemos que el Gobierno tiene muchas prioridades. Los lineamientos que tenemos son dos: el pedido de créditos blandos, y que puedan ser pagados a partir de que todo el sistema comience a funcionar -y de esa manera tener aire para pagar los costos operativos y de estructura-, y el diferimiento de algunos impuestos que sería ridículo abonar, como el anticipo de ganancias, ya que sabemos que estas van a ser de cero pesos".

Fuente: Antonela Minniti, La Nación

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS