Junín. miércoles 08 de julio de 2020
Semanario de Junín » Locales » 17 jun 2020

Participación juninense

Espionaje ilegal macrista: la causa salpica a Junín

Funcionarios petrequistas, abogados y ex dirigentes de un Sindicato municipal juninense participaron de una reunión en la Casa Rosada hace un año, con la hoy investigada coordinadora de Documentación Presidencial, Susana Martinengo. Ahora forman parte de la causa judicial que se activó a partir de la denuncia de la vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner.


El exdirigente municipal Maximiliano Magistrello (hoy preso), su esposa Elba Masino, el abogado Federico Mastropierro (hijo de la jueza de Faltas Nora Serafino) y el titular de la OMIC municipal, Fernando Scanavino, fueron los privilegiados participantes de una de las doce reuniones de la “banda de espías” en la Casa Rosada, según una investigación publicada por el diario Página 12.

En la causa de espionaje ilegal del macrismo, hecho difundido en las últimas semanas y que la Justicia investiga tras la denuncia de la vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner, se conoció ahora la participación de estos dirigentes locales vinculados con el intendente Pablo Petrecca.

Fernando Scanavino y Federico Mastropierro.

Según la investigación publicada por Página 12, en los registros de la Casa de Gobierno se da cuenta de los ingresos y encuentros que tuvieron lugar en el Área Presidencial con la funcionaria Susana Martinengo, coordinadora de Documentación Presidencial. De los mismos tomaban parte los agentes Leandro Araque, Facundo Melo y Jorge Sáez, más otro agente que se hacía pasar por cartonero y realizaba denuncias por televisión contra Juan Grabois.

LA HISTORIA

Según da cuenta Página 12, los agentes del espionaje ilegal macrista que salieron a la luz por la investigación judicial estuvieron doce veces en la Casa Rosada, reunidos con una funcionaria de la mayor confianza de Mauricio Macri, la coordinadora de Documentación Presidencial, Susana Martinengo. Los datos surgen de una presentación realizada por Carlos Beraldi, abogado de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, principal víctima del espionaje. En el texto, presentado este viernes ante el juez Federico Villena, se tomó la información surgida del registro de entradas de la Casa Rosada y publicada por Poder Ciudadano.

Leandro Araque, Facundo Melo y Jorge Sáez, todos agentes de la Agencia Federal de Inteligencia, mantuvieron reuniones en el Área Presidencia. También participó de los encuentros un ex policía que después se presentó en el noticiero Telenoche, haciéndose pasar por cartonero, con denuncias sobre las organizaciones sociales y en particular contra Juan Grabois. En el expediente que se tramita en Lomas de Zamora hay evidencias de que la banda de la AFI, que reportaba al director de Operaciones Especiales, Alan Ruiz, se infiltró en movimientos sociales, no sólo para espiar sino para promover incidentes.

La impunidad de las operaciones de espionaje ilegal llama la atención. Los hombres de la AFI, que se mezclaban con narcos, barras bravas y delincuentes de todo tipo, transitaban sin problemas los pasillos de la Casa Rosada y se reunían con Martinengo a pasos del despacho de Macri. No tuvieron la precaución siquiera de encontrarse en algún lugar discreto, como una oficina o una sala de un hotel, sino en la propia sede del gobierno nacional, cerquita del llamado Sillón de Rivadavia. Tampoco se trató de pequeños trámites, citas ocasionales: las reuniones duraron entre dos y tres horas.

LA REUNIÓN DOCE

Tras detallar los encuentros llevados a cabo, con los correspondientes participantes de cada ocasión, que dieron inicio el 15 de mayo de 2018, se llega a la 12° reunión en Casa Rosada.

Fue el 6 de junio de 2019 y este cenáculo agrupó a más personas. Estuvieron la directora Martinengo y Araque, como siempre, pero también los juninenses Maximiliano Magistrello (exsecretario del Sindicato de Empleados Municipales, hoy preso por una causa de abuso sexual), su esposa Elba Masino, el abogado Federico Mastropierro (hijo de la jueza de Faltas Nora Serafino) y el abogado titular de la OMIC Junín, Fernando Scanavino.

Las respuestas a las preguntas más elementales estarán a cargo del juez Villena, a cargo de la investigación. Estos participantes de las reuniones en la Casa Rosada durante la presidencia de Macri, ¿significaron que el intendente Pablo Petrecca tuvo su espacio de espionaje local?

Publicacion en Facebook.

PRESENTACIÓN DE CFK

El pedido de CFK al juez Villena, a cargo de la investigación, es que se secuestren los registros de ingreso y egreso de la Casa Rosada, la quinta de Olivos, el Ministerio de Justicia, el Ministerio de Seguridad y la AFI.

Si se mira el cuadro de conjunto, no parecen episodios aislados de espionaje ilegal, sino una política global. Las operaciones de aprietes a jueces, empresarios y ex funcionarios se vieron en el expediente que investiga Alejo Ramos Padilla, con policías y agentes de la AFI como protagonistas. La presión sobre el juez Luis Carzoglio para que detenga a Hugo y Pablo Moyano, con directores de la AFI visitando al juez.

La instalación de micrófonos en las cárceles, las escuchas a los detenidos cuando hablaban con sus abogados y familiares y ahora las decenas de seguimientos, grabaciones, imágenes tomadas a políticos de todos los colores, incluyendo el macrismo, periodistas, intelectuales, dirigentes gremiales y, por supuesto, a la ex presidenta.

En el último párrafo de la presentación, Beraldi le pide al juez Villena que "actúe con premura y preserve la prueba, ya que se trata de episodios que no registran antecedentes en tiempos democráticos". Esta semana circuló el rumor de que el magistrado podría ordenar la detención del trío, pero Araque, Melo y Sáez presentaron un pedido de eximición de prisión y el juez todavía no resolvió.

Ahora quedan dos altos cargos en la mira. La funcionaria de la Casa Rosada, Susana Martinengo, a cuya oficina fueron los espías en doce oportunidades. La mujer era de máxima confianza de Macri, estaba encargada de responder cartas, pero dejó de hacerlo cuando Juntos por el Cambio perdió las PASO. Después, el 10 de diciembre dejó el cargo. Y, por supuesto, queda también en el centro de la escena Alan Ruiz: todo indica que los espías van a decir ante la justicia que ellos sólo seguían las instrucciones del director de Operaciones Especiales de la AFI, su jefe: una renovada "obediencia debida" del espionaje ilegal.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS