Junín. miércoles 20 de septiembre de 2017
Semanario de Junín » Opinión » 25 ago 2017

TIEMPO DE ELECCIONES

El cristiano, la oración y la política, todo junto en época de campaña electoral

Cuando llegan tiempos electorales en nuestro país, la mayoría de las personas comienzan a opinar de tal o cuál candidato de acuerdo a su parecer o conveniencia. Y los creyentes en Cristo, no estamos ajenos a esto. Por la calle o por las redes sociales, todos tenemos derecho a opinar.


Por:
Pastor Germán Reichenshammer‎

Pero algo que me ha llamado la atención en las últimas elecciones, es que muchos cristianos copian y pegan el texto de la Biblia donde en Timoteo capítulo 2 dice que “debemos orar por las autoridades, para que vivamos quieta y reposadamente”. Ahora bien, muchos omiten que continúa diciendo “en TODA PIEDAD Y HONESTIDAD”. Mi pregunta es ¿Qué clase de oración es la que tenemos que hacer? Porque muchos de los que citan ese texto, lo único que dicen es: no hables, no opines, no te metas, sólo hay que orar. Cómo si Dios con una varita mágica cambiara el corazón de los gobernantes de turno.
El texto aclara bien que para que vivamos bien, con tranquilidad, en realidad hay que ORAR para que aquellas personas que el pueblo elija con su voto, (porque en nuestro país existe el gobierno democrático, en los tiempos bíblicos existían los gobierno monárquicos) sean personas que tengan PIEDAD y el significado es: “Obediencia activa a la voluntad revelada del único Dios verdadero, como creador y redentor y una devoción personal que va más allá del culto de labios o de una simple admiración. Es un modo de vida que honra a Dios, que nace de un verdadero conocimiento de él y de su gracia manifestada en Jesucristo” (Diccionario Bíblico Certeza) y HONESTIDAD que denota de varias cualidades afines, como la responsabilidad, la veracidad, la dignidad y la ética.
Entonces, no es sólo tarea del creyente ORAR, sino también saber elegir bien. Y para saber elegir bien hay que conocer, escuchar y examinar bien cada candidato. Cada votante debería preguntarse: Tal o cual candidato ¿Cuál es su grado de piedad (honra a Dios con sus actos)? ¿Es honesto, dice la verdad, cuáles son sus frutos, ama al prójimo, es responsable, se ocupa de los niños, de los ancianos y de los más necesitados. ¿Protege a los más vulnerables como las personas con discapacidad? ¿Tiene compasión de los huérfanos y las viudas?
Estas elecciones no son las primeras, ni serán las últimas. Cada ciudadano de este país libre y maravilloso que nos dio Dios tenemos las responsabilidad de elegir a nuestros gobernantes. Procuremos con sabiduría elegir bien, examinemos las propuestas de gobierno, lo que se hizo y lo que se hace. Pero sobre todo no permitas que te mientan, te engañen con palabras que se las lleva el viento. No hay que ser ilusos.
El cristiano ora, pero también vota. Elige libremente, participa e influye con sus actos para marcar una verdadera diferencia.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS