Junín. martes 04 de agosto de 2020
Semanario de Junín » Cultura » 1 jul 2020

Adrián Suar

"Ninguna época ha sido tan complicada como ésta"

El actor y programador, accionista minoritario de la productora que controla el Grupo Clarín, señaló: "muchas empresas -como la nuestra- se enfrentan a un cuadro inevitable y, en algunos casos, sin salida". En Polka se habla de inminente “reestructuración” y los trabajadores temen que haya despidos masivos.


El productor y programador Adrián Suar escribió  una carta a todos los empleados de Polka, donde contó la grave crisis económica y productiva por la que pasa la productora. El director artístico y accionista minoritario de la empresa de ficción (el 55% es del Grupo Clarín), dio cuenta del futuro incierto de la empresa. “Aquella televisión en la que empezamos, la que ofrecía 350 horas de aire por año, la que nos posicionó como una empresa líder en contenidos nacionales e internacionales, la que nos ubicó como una de las compañías de ficción nacional más importante y una de las productoras con el mayor staff fijo de la región, esa televisión: no existe más”

La carta firmada por Adrián Suar, que se filtró a los medios, está fechada el 16 de junio pasado. Se envió ese día a los 200 empleados de planta de Polka, a través de un correo electrónico que salió de la casilla de la gerencia de Recursos Humanos de la empresa. En el texto, el actor y productor detalla la compleja situación que vive la empresa, en función de una pandemia que profundizó los serios problemas que vive la televisión desde hace años.

“En medio de esta gran incertidumbre, más allá del esfuerzo que pongamos desde nuestra productora y el canal, desconozco hacia qué Polka estamos yendo”, reconoce Suar en la carta, dando a entender que la salida no solo no es clara sino que también incierta para los 200 trabajadores de planta y otros 100 contratados.

“Inevitablemente, esa manera de producir generó parates de grabación entre proyectos, lo que imposibilitaba cubrir los costos fijos. Teníamos una manera de producir que nos llenaba de orgullo pero con una ecuación muy difícil de sostener. Aún así, con ganas, voluntad y mucho esfuerzo económico seguíamos adelante. Buscamos varias alternativas. Una de ellas fue salir a conseguir producciones externas para encontrar un ‘respiro’ y mantener la estructura de la empresa. Una solución a medias, porque este tipo de contratos nunca son una promesa de continuidad segura”, expresa el escrito.

Suar reconoce además que la situación económica de la empresa fue empeorando de a poco y se agudizó con la llegada de la pandemia.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS