Junín. martes 22 de septiembre de 2020
Semanario de Junín » Opinión » 31 ago 2020

Espacio de opinión

El peligro de los incendios de pastizales en Junín

Por Lucio Monserrat Miranda (*)


Los incendios de pastizales no dan tregua en nuestra ciudad y el personal del Destacamento de Bomberos de Junín, a cargo del comisario Javier Di Pierro, viene realizando sus máximos esfuerzos para combatir estos siniestros que, en su gran mayoría, se generan por la negligencia del hombre.

De hecho, sólo durante agosto ocurrieron en Junín más de 70 incendios de pastizales, un fenómeno que no es exclusivo de esta ciudad, ya que también el fuego viene haciendo estragos en provincias como Córdoba y Santa Fe, entre otras, pero que representa un serio peligro para los ciudadanos, para las especies autóctonas de nuestra región, como por ejemplo aves y cuis, y para el medio ambiente.

En efecto, estos siniestros, que muchas veces se generan en zonas de quintas o semi rurales pero que lindan con viviendas, en la enorme mayoría de los casos son provocados por la negligencia del hombre, o sea que responden a causas humanas. Debido a ello, los especialistas vienen alertando a los vecinos que no quemen pasto ni basura, y tampoco permitan que otros lo hagan, ya que el riesgo de desatar un incendio de magnitud es muy elevado, sobre todo en esta época del año.

La presencia del hombre en los montes, bosques, o en sus adyacencias, inevitablemente va acompañada de elementos, quehaceres o instalaciones que pueden ocasionar incendios. Los accidentes o negligencias en el uso de esos recursos y el deficiente manejo o mala intención en la aplicación del fuego, determinan que en todo el mundo, la mayoría de los incendios sea causada por actividades del ser humano.

Cabe recordar, además, que el delito de incendio está previsto en el Código Penal dentro de lo que se denomina “delitos contra la seguridad colectiva”, y contempla el incendio común, los incendios forestales, de vegetación o forestal y los de bienes propios. El Código Penal no castiga todos los incendios sino aquellos que tienen la capacidad de poner en riesgo la integridad de las personas o el medio ecológico. Su regulación se encuentra en los artículos 351 a 358 bis CP, dentro del Capítulo II De los incendios, del Título XVII, Delitos contra la seguridad colectiva, del Libro II, del Código Penal.

Pero más allá de la configuración penal, la sucesión de incendios hace que los bomberos tengan que combatirlos dedicando tiempo, esfuerzo y gastos innecesarios.

El jefe de Bomberos de nuestra ciudad relató los acontecimientos con claridad: “Pedimos disculpas a la gente que tuvo que ayudarnos protegiendo sus propiedades, pero no tenemos un vehículo para destinar a cada persona que llame, por eso evaluamos los peligros y vamos respondiendo de acuerdo con esa evaluación. Recibimos insultos de personas que no comprenden la situación y en esa desesperada reacción le dicen cualquier cosa a nuestros bomberos que no son los culpables de lo que está sucediendo, por el contrario, ponemos todo para salvaguardar la vida y la seguridad de las personas de nuestra ciudad y hasta ponemos nuestra propia vida en riesgo”.

Como método de prevención, los bomberos recomiendan a la población que mantengan corto el pasto y sin ramas alrededor de sus viviendas, es decir, limpio, para evitar así que un eventual incendio llegue a sus domicilios. Tomemos conciencia ecológica, formamos parte de un entorno y la responsabilidad de cuidarlo no es de nadie más que de nosotros.

(*) Dirigente juvenil del Frente Renovador de Junín y de Renovadora Junín.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS