Junín. martes 22 de septiembre de 2020
Semanario de Junín » Opinión » 31 ago 2020

Espacio de opinión

Medicamentos: Lo que no ven o no quieren ver

Escribe: Omar Panci.


Estamos transitando momentos excepcionalmente críticos, la situación sanitaria y económica es grave, y nadie lo desconoce. Son tiempos que requieren de una amplia visión de la realidad por la que atraviesan la mayoría de los argentinos. Pero parece que la pandemia, no solo el COVID -19, sino la otra, la de la hipocresía, esa que nos azota desde hace décadas, no le permite de la clase dirigente argentina soltar ancla de ese absurdo espacio donde se encuentra recluido el pensamiento político nacional. Están estancados en ese falso debate en el que lo que hacen unos (oficialistas) es malo para los otros (opositores). Y así mientras se desangran en intestinas luchas, que no tienen mayor objetivo que el de mantener el poder personal, los habitantes de este bendito suelo nos desangramos frente a realidades que ellos no ven o no quieren ver.

Vaya un ejemplo muy caro para nuestra subsistencia: el significativo aumento de los precios de los medicamentos. Existía un congelamiento bien fundamentado en el deterioro en el poder adquisitivo de la gente Partamos de ese anuncio, y el compromiso que no iban a aumentar salvo que circunstancias razonablemente superiores lo requiriesen. Ese congelamiento venció el 30 de junio.

¿Es que se recompuso el poder adquisitivo de la gente?; al contrario, continua en franca caída.

 Aunque si, por lo acontecido con los precios, existieron causas razonablemente superiores que hicieron que, a partir de Julio, merced a algún trato no escrito, se liberaron los precios, pero con el compromiso que no aumentaran más allá de la inflación.

Pero estamos en argentina y como pasa siempre, no se está cumpliendo mucho que digamos.

Pandemia mediante, el mes pasado los laboratorios aplicaron aumentos en una gran cantidad de medicamentos de consumo masivo que rondaron hasta el 9,5 %. Mientras que en este mes de agosto la remarcación llego cerca del 3% promedio.

De lo que se desprende que los laboratorios no estarían cumpliendo ese acuerdo de palabra por el cual se comprometían a que los aumentos no superaran a la inflación del mes anterior.  Desde el Centro de Profesionales Farmacéuticos (CEPROFAR) dejaron oír su voz señalando que las subas alcanzan tanto a productos de venta libre como los de venta bajo recetas, y no discriminan medicamentos críticos como ansiolíticos, antifebriles, antibióticos, tratamientos de hormonas, entre otros de una larga lista.

Solo una muestra, el Sertal del laboratorio Roemmers paso de costar $ 1.008 a $ 1.112 Esto nos demuestra lo difícil que es hoy encontrar medicamentos de uso popular con precios por debajo de los $550,00. Desde el mes de marzo, al inicio de la cuarentena, a la fecha los aumentos rondan el 20%.

Según datos oficiales en el primer trimestre de este año, la facturación de los laboratorios creció el 65%; mientras que el año pasado el aumento llego al 70% contra el año previo. Esto demuestra que el sector, dominado en un 70% por laboratorios nacionales y el 30 % restante extranjeros; hace años viene ganándole a la inflación.

Según informe de CEPROFAR; considerados 4 períodos interanuales, desde diciembre de 2015 a diciembre de 2019, los aumentos de precios que se encontraron para el conjunto de los diez medicamentos más dispensados fueron los siguientes:

TABLA 1: aumentos de precios de los 10 medicamentos más vendidos por período anual

 

En el gráfico de abajo se observa claramente que fue en los últimos dos años cuando más aumentaron los medicamentos, siendo notables los incrementos durante el año 2019.

 

El total de aumentos acumulados entre 2015 y 2019, para los 10 medicamentos considerados, fue 444,07%. (Fuente CEPROFAR)

Mientras en estos tiempos de pandemia y crisis sanitaria el grueso de los argentinos corremos detrás de la inflación; el negocio de los medicamentos no tiene límites, lo que si se limita cada día más es el acceso a los medicamentos.

Lo sorprendente es que nadie diga nada.

En realidad, no debería sorprender, es otra demostración de la doble vara con que se manejan los políticos argentinos.

El gobierno se anota un poroto con sus seguidores al declarar las telecomunicaciones como servicio esencial, y congelar las tarifas de ese sector hasta fin de año, y los opositores se cuelgan la medalla adjudicándose marchas y acampadas reclamando a viva voz contra las medidas que toma el gobierno.

Todo un perverso juego de oficialismo y oposición mientras los argentinos vivimos endeudados hasta el cuello.

Pero los unos y los otros nada dicen ni hacen, contra los laboratorios (nacionales y extranjeros) que aumentan los precios de los medicamentos muy por encima de la inflación, cuando lo urgente y prioritario sería poner en relación los aumentos de precios de los medicamentos con el poder adquisitivo de salarios y jubilaciones.

Lo cierto que esta inacción está provocando que miles de argentinos abandonen sus tratamientos porque no pueden acceder a un remedio en medio de una catástrofe sanitaria y económica.

Preguntas para el final; ¿las comunicaciones no pueden aumentar, pero los medicamentos sí?

¿Acaso las comunicaciones son esenciales y los medicamentos no?

¿Los medios de comunicación son enemigos (no importa para que lado) y los laboratorios son amigos?

¿Cómo es que nadie pone el foco en esta situación tan sensible en un momento sanitario tan complicado?

¿Será porque no ven o no quieren ver?

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS