Junín. lunes 28 de septiembre de 2020
Semanario de Junín » Cultura » 11 sep 2020

MULTIFACÉTICO ARTISTA

El Templo del Angel

Artista irreverente, inclasificable y nómade, Bergara Leumann reunió como nadie una profunda sensibilidad, una indeclinable pasión por el trabajo, la capacidad de convocar gente de procedencias diversas y un sentido del humor superior para crear un personaje que se transformó en uno de los principales promotores de cultura de la ciudad de Buenos Aires.


Por:
Ismael A. Canaparo

Murió el mismo día que cumplía 76 años, el 5 de setiembre de 2008. Eduardo Gustavo Bergara Leumann fue un auténtico creador y el último en poner de pie al tango, a través de variados espectáculos de jerarquía, que él mismo dirigió con muy buen gusto. Tuvo otras inclinaciones artísticas, además de conductor de televisión y pionero del café concert, tales como como vestuarista, actor y artista plástico. Había nacido el 5 de setiembre de 1932.

Debutó en el teatro a los 20 años con "Pregón federal", una obra que escribió, actuó y de la que creó también la escenografía y el vestuario. En 1955 hizo su primera aparición en el cine. Fue director de la sastrería del Teatro General San Martín en 1964 y vestuarista de Canal 13, un año después.

La primera “Botica del Ángel”, inaugurada el 8 de diciembre de 1966, se convirtió en el primer café concert de la ciudad, contando con la presencia de grandes luminarias artísticas del país. La mayoría de los números que allí se presentaron contaban con vestuario y escenografías diseñadas por importantes artistas plásticos, como Berni, Roux,  Castagnino y Soldi. En palabras de Bergara Leumann: “Botica fue lo que es el país: un cóctel". En la década del 80 trasladó el formato de “Botica…” a la televisión bajo el nombre de "Botica del Tango". Con menos informalidad e irreverencia, en el ciclo televisivo que mantuvo casi por una década, recreó el mismo clima de su café concert. “Me jacto de estar inventando siempre cosas nuevas", decía casi siempre. Le gustaba patear el tablero, decir lo que no entraba en los cálculos, sorprender.

Participó en varias películas, tales como “La simuladora” (1955), “Ensayo final” (1955), “Delito” (1962), “Primero yo” (1964), “Cómo seducir a una mujer (1967), “Che, OVNI” (1968), “El extraño del pelo largo (1970), “Juguemos en el mundo” (1971), “Olga, la hija de aquella princesa rusa” (1972), “La´aile ou la cuisse” (1976), “El animal” (1977), “The last Romantic Lover (1978), “Calígula” (1979) y “El hombre de la deuda externa” (1987).

SU BIOGRAFIA COMPLETA

A los 11 años inicia su formación artística con orientación en las artes plásticas; a los 17 comienza sus estudios de teatro en el Instituto de Arte Moderno con Saulo Benavente, y debuta como autor teatral con la obra “Pregón Federal”.

Entre 1952 y 1963 comienza su notoriedad como escenógrafo, vestuarista y actor, con una larga lista de obras en las que interviene  exitosamente.

Comienza en Canal 7 su larga intervención en televisión, que continúa en los canales 9, 11 y 13, donde además organiza la sastrería del canal y diseña innumerables vestuarios y escenografías de exitosos programas y ciclos televisivos, entre los que se destacan los especiales internacionales dirigidos por Blackie, en los canales 7, 9 y 13.

Organiza la sastrería del Teatro General San Martín y se encarga del diseño de obras dirigidas por Margarita Xirgú, Juan Silver, Luis Motura, etc. Entre 1964 y 1965 viaja a Europa y representa al Teatro San Martín en salas oficiales de Francia, Alemania, Italia e Inglaterra, invitado por el British Council, el instituto Internacional de Teatro, e interviene en el Olimpia de París, diseñando el vestuario de “Los Indianos”, obra sobre el folklore argentino.

Al  regresar a la Argentina es convocado por Narciso Ibáñez Menta,  para el ciclo de obras maestras del terror para la realización del vestuario de “El fantasma de la Opera”.

Crea y conduce el programa “Rosario Ida y Vuelta” en Canal 7, primer intento de la época de unir la capital con el interior del país.

Organiza programas culturales para la Embajada de Francia, “Historias de interés cultural franco-argentino”.

El 8 de diciembre de 1966 inaugura la primera “Botica del Ángel”. Así, “La Botica”, junto con  el Instituto Di Tella, fueron, según Romero Brest, “las dos ventanas de los años 60”. Eso generó un gran movimiento en San Telmo y el barrio se puso de moda, anticipándose a los anticuarios y la feria del lugar.

Ese mismo año, “La Botica” recibe el premio Talía por dotar a la ciudad de un espectáculo cultural diferente. Su habilidad para que el público participara en las propuestas sería luego estudiada por sicólogos y terapeutas especializados en psicodrama. Pocos años después “La Botica del Angel” fue demolida cuando se extiende la avenida 9 de Julio. Actualmente hay un monumento de un Ángel donde estaba la Botica, en la calle Lima 670.

Bergara Leumann abre una segunda sede de “La  Botica” en el año 1970 , y la inaugura también un 8 de diciembre en Luis Sáenz Peña 541,  donde actualmente sigue funcionando el Museo de “La Botica del Angel”.

Entre 1970 y 1972 realiza en Canal 13 “Los Viajes del Ángel por el Mundo”, que muestra los monumentos de interés histórico, vestido de ángel.

En 1973 interrumpe su trabajo y se radica en Europa hasta 1980. Allí trabaja en cine con Federico Fellini, Malcolm McDowell, Raquel Wellch, Jean Paúl Belmondo, Mónica Vitti y Charlie Winters. Dirigido por Di Palma; trabaja como escenógrafo en distintos teatros. También diseña ropa y expone sus dibujos que adquieren gran popularidad. Filma en Roma y París, “Contrastes”, de Andy Warhol.

En París, diseñó, proyectó y organizó reportajes sobre tango para la televisión francesa, figurando en el anuario de Cine Francés, representado por la agencia Olga Hortinz.

En 1979 expone pinturas y dibujos en la galería de arte “Brentanos” de Nueva York y los Ángeles y en 28 estados de EEUU.

En 1981 presenta seis especiales para Canal 11, con la historia de “La Botica del Ángel”. En 1982 regresa definitivamente a la Argentina.

Desde ese año hasta 1988 se emiten 370 programas de “La Botica del Tango”, donde lograba reunir importantes personajes de la música, teatro, literatura y artistas plásticos que sorprendían realizando sus obras durante el programa.

En 1997 retoma su trabajo en “La Botica del Ángel” y comienza a construir el gran collage escenográfico que muestra la historia de un Buenos Aires artístico y cultural a partir de los años 60.  Esos 33 ambientes creados con la recopilación de obras de artistas plásticos, frases de famosos escritores, recuerdos, objetos y fotografías, verdaderos documentos de una parte de nuestra historia, son homenajes que deja Eduardo Bergara Leumann a todos los que marcaron un camino distinto en nuestra cultura.

Legó esta importante obra a la Universidad del Salvador, establecimiento que actualmente cumplen con la voluntad de Eduardo Bergara Leumann, en el sentido de mantener sin modificaciones su obra y el deseo que el Museo permanezca el abierto al público.

EL ÚLTIMO HOMENAJE

Hace dos años, exactamente el 14 de setiembre de 2018, bajo la organización de la Legislatura porteña, se realizó un concierto de tango en homenaje a Bergara Leumann, que tuvo lugar en el Salón San Martín, Perú 160, CABA. Este concierto fue motivado por cumplirse el décimo aniversario de su partida física. En esa ocasión actuaron los cantores Alberto del Solar, Carlos Varela, José María Kokubo, Pablo Banchero, Néstor Fabián y la cantora Roxana Fontán. Además, se recordó a Los Dinzel, con las parejas de  baile: Los Rivarola, y Mariana Dinzel, su hija.  Ana María Silva, directora del instituto de diseño y alta moda, de Roberto Piazza, vistió el ángel que interpretó el espíritu del homenajeado. Acompañaron también la actriz Mariquita Gallegos y la periodista Fanny Mandelbaun, que recitó frases célebres de Bergara Leumann. Por último, se entregó de una distinción a quien fuera el compañero del Gordo durante 29 años, Daniel Angelone.

SIN AMOR Y SIN HERENCIA 

El viudo de Eduardo Bergara Leumann es un ejemplo de cómo muchos varones y mujeres comparten toda una vida con su pareja, pero después del fallecimiento son víctimas de la desprotección legal y la invisibilización social. Angelone relata su tragedia.

“Todo lo que tenga que ver para que se iguale al homosexual con un heterosexual y que seamos tratados como seres humanos, con las mismas leyes que todos me parece perfecto. Pero el problema no es sólo la ley de matrimonio sino que las leyes hereditarias son de la época de las carretas y afectan a las parejas homosexuales y también a las concubinas que no están casadas”, cuenta Daniel Angelone.

El es un ejemplo concreto de por qué aunque una travesti sea tapa de revista, un gay pueda presentar a su pareja en televisión, dos chicas besarse en una publicidad o Buenos Aires se declare “gay friendly” para recibir al turismo que deja divisas, en realidad, la falta de normas desprotege a las personas a las que no les cae el arroz de la bendición social.

“Yo estuve 29 años en pareja con Eduardo Bergara Leumann, el creador del primer café concert de Buenos Aires”, cuenta Daniel, con orgullo sobre su pasado, pero con pena sobre su presente porque fue echado de su casa, antes del velorio de la persona con la que vivió casi toda su vida. Ellos vivían en “La Botica del Angel”, que era su hogar y ahora es un museo. Un museo en el que no está registrada su historia, aunque vale la pena desempolvarla del placard de los recuerdos en donde la homosexualidad se guardaba bajo cuatro llaves. “Yo era futbolista de Belgrano de Córdoba. Pero tuve una lesión y vine a estudiar teatro a Buenos Aires. Una vez lo vi a él por televisión en un programa de Bernardo Neustadt y me impactó su personalidad. Casualidad, o no, un día iba al cine solo y me crucé con él en la calle Florida. Nos miramos. Nos gustamos. Hablamos. Y no nos separamos desde ese día hasta que murió”, describe. (Página/12, noviembre de 2009).

 

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS