Junín. sábado 19 de septiembre de 2020
Semanario de Junín » Opinión » 12 sep 2020

Mirada extrema

Circuito vicioso

Escribe: Andrés Rissolo


“Los desafíos de la movilidad y el transporte: pasajeros y carga en Argentina”, fue un ciclo de videoconferencias organizado por la Fundación Mediterránea, y del cual participó el Ministro de Transporte de la Nación, Mario Meoni, quien en estos momentos detenta la bandera por la necesidad de inversión en los ferrocarriles, la intermodalidad en el transporte, los avances en la hidrovía de Paraná y la inversión en el sistema aeroportuario.

La Fundación Mediterránea, la misma que en algún momento cobijó a Domingo Felipe Cavallo, estuvo representada por su presidenta, María Pía Astori, y moderó su directora Ejecutiva, Myriam Rodríguez. La apertura estuvo a cargo del propio Meoni que de su nimio conocimiento asestó el remanido principio: "nos ha tocado en materia de transporte una época sumamente crítica”.

Seguidamente describió: “el estado de situación de los ferrocarriles argentinos, tanto de carga como de pasajeros en el AMBA, era muy compleja tanto respecto de la calidad del material rodante como de la infraestructura ferroviaria; y en materia de carga, mucho más”. Nada que no se supiera.

Y justificó su permanencia en el cargo haciendo anuncios como: “el desarrollo ferroviario del San Martín Cargas, conectar San Juan con Rosario y Buenos Aires para efectivamente darle un adelanto a la región central del país a partir de la infraestructura. Tenemos previsto un plan de inversiones muy importante para los próximos 4 años, la mayor parte en ferrocarriles, fundamentalmente de carga, en el interior del país”. 

Destacó también que “los centros logísticos de distribución para que se transformen en centros nodales multimodales para darle forma al transporte de camiones, trenes y barcos. Creemos que tienen que estar todos asociados”. Ver para creer.

“Para nosotros el tren es prioritario, creemos que puede abaratar mucho los costos logísticos, sobre todo en pequeños productos. Tenemos que darles capacidades de desarrollo logístico a muchos productos para que sea más rentable comercializarlos”, espetó el ex intendente municipal con un tono sostenido.

En definitiva, Mario Meoni estaba hablando de trabajo. Pero hablando. Si revisamos los antecedentes que obran de su anterior gestión en nuestra ciudad, los talleres ferroviarios locales no estaban en su agenda.

Es obvio que para un ciclo de charlas, no hay nada mejor que buenas palabras para endulzar los oídos, que describan proyectos que cubran las necesidades requeridas por todos, e invite a soñar con un idílico futuro pujante y progresista.

El mensaje fue forzado con ánimo esperanzador al destacar: “se  desaprovecha a un nivel integral el recurso hídrico para el transporte en la Argentina. Aspiramos a que la hidrovía incorpore a Formosa, Misiones, el sur de Brasil, Bolivia y Paraguay como naturales dadores de carga. Tiene que profundizarse el calado ahí para que entren barcos más grandes y bajar los costos”.

Si no fuera por la memoria, muchos podrían no sólo aplaudir, sino hasta ponerse de pié. Todo hasta cuando el ministro hizo hincapié en un tema que lo transparenta como una radiografía. En cuanto al sistema aeroportuario, Meoni profetizó: “tenemos proyectado llevar adelante 223 obras en los 43 aeropuertos nacionales para los próximos 3 años y medio. Hay varias obras en ejecución que van a continuar en el interior”.

Aeroparque Junín. Y sólo basta dar otro vistazo al archivo. La cruda realidad  se ilumina desde hace más de una década. La aerostación local es un predio donde los yuyos han casi tapado la cinta asfáltica, no hay sistema de iluminación, no hay torre de control, etc.  En doce años de administración local, Meoni no fue capaz de lograr reactivar ni el sector ferroviario, ni el aeronáutico.

Se puede aducir, con justa razón, que el cargo de ministro  otorga un poder de decisión diferente a la de un intendente. La duda que persiste es si el mismo grado de inhabilidad estará presente en los futuros proyectos, dadas también las fuerzas antagonistas existentes.

Por caso, en el sistema ferroviario, en la antigona del escenario político - gremial argentino, son los camiones. Se podría inferir que las palabras del ministro sólo le auguran y esperan buenos réditos para el mismo.

Por la misma senda se encuentra Sergio Massa, presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, adlátere de Mario Meoni. Ocupado ahora en importantes asuntos que le devengarán también, múltiples beneficios para el futuro. El proceso de renegociación de la deuda, el tema Vicentin, la reforma judicial, hace que Sergio Massa siga ganando consideración dentro de la coalición con el Frente de Todos.

Tras su paso por oriente medio y ser considerado por Alberto Fernández como “el que más se preparó para gobernar la Argentina”, Massa, se mueve con destreza en las relaciones con el capital internacional, el empresariado, los medios de comunicación y hasta la oposición.

Sin dejar de lado su propio equipo de economistas, con los cuales ya venía trabajando cuando  soñaba con ser presidente, sigue atentamente el tema de la deuda, la pandemia y la recomposición económica del país.

Su tiempo está dedicado a la Unión de Industriales Argentinos, las entidades agroindustriales y el proyecto superador de aumentar las exportaciones a 100 mil millones de dólares y crear 700.000 fuentes de trabajo. Para el 2030.

Una agenda colmada de citas de trabajo, reuniones y proyectos, que tienen por objetivo central cimentar las bases sobre el cual se hará realidad el sueño de ser presidente de la república. Con un sórdido trabajo de estrategias y alianzas ambos dementores consolidan sus apetencias.

En  los recientes anuncios de la reactivación del sector ferroviario realizados por Meoni, con la presencia del presidente de república, Alberto Fernández, y Sergio Massa, no figura la reapertura de los talleres ferroviarios de Junín, ni la  reparación de la pista del aeroparque Junín.  

Hasta ahora no figuran en ningún proyecto, memorándum, o ningún otro tipo de resolución oficial que avente una ínfima ilusión sobre estos dos temas. En tanto, sigue adelante el proyecto de Petrecca de convertir en vivienda sitios ferroviarios, quién pidió y consiguió el apoyo de los gremios ferroviarios.

Las palabras de los ministriles coinciden plenamente con los registros históricos. Una declamación grandilocuente de proyectos largamente ansiados y añorados por la sociedad, pronunciados desde otro proscenio, pero con la misma carencia de verosimilitud. Con la única premisa de asegurarse a ellos mismos, Massa, Meoni y Petrecca proclaman para ellos mismos. El resto, como el vano canto del grillo, ahora multiplicado por las videoconferencias, la misma realidad que ayer… La nada misma.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS