Junín. sábado 23 de septiembre de 2017
Semanario de Junín » Nacionales » 5 sep 2017

EN EL SUR DEL PAIS

Advierten que durante el gobierno de Cambiemos se perdieron 35 mil empleos

La caída del empleo en las provincias patagónicas no se detiene y es el mismísimo Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social el que divulga datos oficiales que asustan. En 18 meses de gestión de Mauricio Macri, la caída representa un 8% en la región.


Según los datos oficiales, entre diciembre de 2015 y junio pasado –la última cifra oficial divulgada-, la Patagonia redujo la cantidad de empleos privados registrados (en blanco) de 431.800 a 397.300. Es decir, 34.500 menos, lo que equivale a una caída del 8% en dieciocho meses de gestión de Mauricio Macri.

De acuerdo con una editorial de Jornada, la provincia del Chubut aparece con una pérdida de 4.700 empleos: había 101.400 chubutenses en blanco en diciembre de 2015 y ahora hay 96.700, lo que significa una caída acumulada de 4,6%.

De cualquier modo, señala la publicación, Chubut es la menos perjudicada de la región por este brutal descenso del nivel de empleo. El peor escenario está en Tierra del Fuego, que según los datos oficiales perdió 8.200 puestos de trabajo, un 19% del total de empleo registrado en diciembre de 2015.

Santa Cruz es la segunda más castigada por las políticas de Cambiemos. El empleo en blanco se redujo un 11,2% desde que asumió Macri: de 64.100 puestos se pasó a 56.900, lo que significa 7.200 trabajadores menos.

En Río Negro pasaron de 109.100 trabajadores a 101.400. Aunque se perdieron más puestos que en Santa Cruz (7.700 en total), al tener una base de empleo registrado más alta, el descenso sólo llegó al 7%.

Neuquén, el mayor generador de empleo registrado de la Patagonia, tampoco zafó de los recortes: pasó de 114.100 trabajadores registrados a 107.400 (6.700 menos), lo que equivale a una retracción de 5,8%.

¿Recuperación?

Aunque la caída de empleo registrado es notable en casi todas las provincias de la Argentina, desde el Gobierno nacional han salido en las últimas semanas a destacar un cambio de tendencia en el nivel de empleo registrado.

En el caso de la Patagonia, esa variación está lejos de ser palpable. En Chubut, por ejemplo, los datos oficiales indican que hubo una recuperación en junio respecto a mayo, pero de apenas 600 empleos. Fue la primera vez después de seis meses consecutivos de caída que creció la cantidad de empleo en blanco en la provincia.

En el resto de los distritos patagónicos la “reactivación” laboral se notó menos: en Neuquén, como en Chubut, hubo un leve aumento de la cantidad de empleos registrados (300). Pero en el resto, el panorama sigue siendo negro: en Río Negro y Tierra del Fuego se perdieron 100 empleos en cada provincia en un mes. Mientras que en Santa Cruz hubo 800 empleos menos en junio con respecto a mayo.

Patio trasero

Aquella vieja frase del ex presidente Néstor Kirchner que indicaba que “la Patagonia había dejado de ser el patio trasero de la Argentina” fue revertida por el Gobierno de Cambiemos en menos de dos años.

En términos políticos se puede analizar cualquier hecho de la realidad. Lo que no se puede refutar es la frialdad de los números que divulga el Ministerio de Trabajo.

En el “Top 5” de las provincias más perjudicadas por la caída del empleo causada por los efectos de las medidas económicas del presidente Macri, hay por lo menos tres provincias patagónicas (Tierra del Fuego, Santa Cruz y Río Negro), acompañadas por San Luis y Formosa, en donde la caída del nivel del empleo registrado ronda el 8%.

La región patagónica es, por lejos, la que peores resultados tuvo en lo que va del Gobierno de Macri, mientras que las del Noroeste (NOA) tienen los mejores índices de creación de empleo privado.

Ni siquiera la provincia de Buenos Aires, el principal bastión de Cambiemos con el liderazgo de María Eugenia Vidal, zafa de la caída: el mayor distrito de la Argentina registró una contracción de 0,6% en la cantidad de puestos de trabajo desde diciembre de 2015.

Empleos y votos

Sin embargo, a pesar de este oscuro panorama laboral en toda la Patagonia, el desempeño de los candidatos de Cambiemos en las recientes PASO no fue tan negativo como muchos estimaban.

En Neuquén, la provincia gobernada por Omar Gutiérrez, del Movimiento Popular Neuquino (MPN), Cambiemos ganó por dos puntos sobre la lista oficialista. El resultado causó resquemores puertas adentro del histórico partido neuquino, ya que algunos sectores le enrostran al gobernador Gutiérrez (MPN) su excesiva afinidad con Macri.

En Tierra del Fuego, la más castigada por la caída del empleo, ganó el kirchnerismo con un candidato de La Cámpora, pero por apenas dos puntos sobre el candidato de Cambiemos y el partido de la gobernadora Rosana Bertone. Y en Santa Cruz, la segunda más perjudicada por la pérdida de empleos, Cambiemos le ganó por amplio margen al FpV.

Río Negro fue el único lugar en donde el electorado rechazó de plano las políticas de Cambiemos, haciendo ganar al PJ-FpV por más de 20 puntos contra los candidatos de Cambiemos, y dejando tercero al sector del gobernador Alberto Weretilneck.

En Chubut, Gustavo Menna hizo una fenomenal elección pero deberá revalidar su logro en octubre, si no todo habrá sido en vano. Con una imagen negativa del presidente Macri cercana al 70%, la motivación del voto a Cambiemos hay que buscarla más en el castigo al peronismo y al dasnevismo, que en el apoyo a las políticas del Gobierno nacional.

Si Cambiemos puede dar pelea en las urnas aún con medidas tan anti-patagónicas que dejaron 35 mil puestos privados en el camino, tarifazos de servicios públicos brutales y promesas de obras que nunca llegan, pues entonces habrá que prepararse para más sorpresas electorales.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS