Junín. miércoles 13 de diciembre de 2017
Semanario de Junín » Locales » 5 sep 2017

QUÉ NOS DEJÓ LA EXPOJUNIN 2017

Necesitamos una expo cotidiana

La muestra organizada por la Sociedad Rural de Junín logró aunar a todos los sectores productivos del distrito, demostrando a la clase política que se puede trabajar -sin rencores- por el bien común. Fuerte crítica del campo a la política económica y un olvido imperdonable: la cuestión ambiental.


Por:
OMAR MERAGLIA

Desde hace décadas, la sociedad juninense está inmersa en variadas polarizaciones, producto más bien de viejas rencillas políticas, que con el paso del tiempo adquieren poco sustento.

Al igual que ocurre con otras poblaciones, cuando nuestra comunidad entra en cuestiones ajenas a su verdadero espíritu, pierde de vista sus propias necesidades y de ese modo, termina atrasando su desarrollo.

Mayoritariamente ha sido la clase política la encargada de instaurar esas dicotomías basadas en cuestiones partidarias que miran más el interés propio que el de la comunidad en su conjunto.

Hemos estado por años mirando el color político del otro antes que considerar que todos somos vecinos y que el distrito en desarrollo es un bien para todos.

Seguramente así lo consideraron aquellos antecesores que hicieron de Junín un ámbito destacado en la provincia de Buenos Aires, a partir de la generación de fuentes de trabajo más allá de las estatales, logrando el desarrollo de cooperativas e industrias de singular importancia a partir de la obtención de materia prima por parte de una vasta región agrícola (de las mejores de la pampa húmeda).

Resultan hoy mudos testigos de la decadencia tantos edificios señeros que albergaron a trabajadores y que lucen con su infraestructura abandonada o reciclada, tanto sean del orden público como del privado.

Por eso repercutió con fuerza en la comunidad lo acontecido en la última exposición rural organizada por la SRJ, que si bien se constituye en una tradición año tras año, tuvo particularidades que será bueno destacar si es que nuestros iluminados administradores públicos buscan en verdad mejoras para el distrito, ya sean económicas o de infraestructura, pero fundamentalmente que apunten a un mejor estado de bienestar de los habitantes.

Y en eso, la ExpoJunín 2017 resultó un ejemplo de unidad ciudadana (dicho sin proselitismo) que hace rato no se veía.

El acompañamiento multitudinario de la gente en las instalaciones del camino al balneario y ruta 7 (apuntalado por el clima que, paradójicamente, no ayuda al campo), junto a la participación en la muestra por parte de la industria, el comercio y los servicios, además del aporte de la Universidad del Noroeste de Buenos Aires (UNNOBA) y organizaciones gubernamentales como el INTA o no gubernamentales, permitieron vislumbrar la existencia de un conglomerado ávido de llevar adelante cosas en conjunto para alimentar esa sinergia indispensable en la búsqueda de una sociedad más justa y solidaria.

Sin dudas un mensaje alentador en este sentido y una vidriera donde mirar y mirarse para comenzar a entretejer redes que aglutinen a todos los sectores y al mismo tiempo efectuar un llamado de atención a los políticos que sólo dialogan frente al espejo y creen que dividiendo es la forma de reinar.

La muestra local resultó, entonces, una compulsa como la eleccionaria, donde la gente de Junín demostró (y eligió) que sólo a partir de trabajar en conjunto sin dejar de lado a nadie, se pueden construir escenarios positivos y que el Estado debe escuchar y apreciar estos encuentros no para sacar rédito político sino para preguntar ¿qué se necesita? Porque esa es la verdadera razón de su existencia.

Necesitamos -como sociedad- que la ExpoJunín se lleve a cabo simbólicamente en forma diaria para darnos cuenta de que se debe trabajar con todos los sectores. En ese caso, demostrará verdadera capacidad de dirigir quien pueda sacar el mejor resultado de ese conglomerado como si se tratara de una orquesta y sus instrumentos en busca de la armonía musical.

ENTRE EL CIELO Y EL INFIERNO

El discurso del presidente de la SRJ, Alejandro Barbieri, trató de no ser demasiado duro para con el gobierno de Cambiemos y la gestión local de Pablo Petrecca, pero no dejó nada en el tintero, aunque dicho en forma cuidadosa para no herir susceptibilidades para con las entidades madres del gremialismo agrario.

Vale recordar que la Sociedad Rural de Junín está afiliada a la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) que a su vez está enrolada en Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) entidad que entre sus filas cobija al actual ministro de Agroindustria Ricardo Buryaile. Pero la entidad local no está relacionada con la Sociedad Rural Argentina, cuyo presidente Miguel Etchevehere es amigo personal del Presidente de la Nación, Mauricio Macri y está siempre como “candidato” a ocupar el sillón de Buryaile.

Tradicionalmente, la rural local ha sido una caja de resonancia en cuanto a críticas contra los gobiernos de turno y si bien el acompañamiento a Cambiemos por parte de la dirigencia había mermado esas acciones, en esta oportunidad hubo fuertes reclamos.

Si bien Barbieri dejó en claro el resquemor (casi paranoico) hacia el kirchnerismo, sostuvo en su discurso que seguirán “apoyando las buenas políticas y reclamando lo que falta o entendemos hay que corregir”.

Por eso indicó: “Que quede claro (que) al sector no se le dio más, sino que se le dejó de sacar y no debe olvidarse que todavía continuamos con el 30% de retenciones a la soja”, aunque reconoció que en lo que respecta al sistema financiero “se han recuperado las líneas crediticias para el sector”. Vale acotar que el endeudamiento ha sido uno de los mayores males del productor agropecuario desde hace décadas, debido particularmente a la volatilidad que tuvieron algunos negocios.

Barbieri indicó, además, que “continuamos soportando excesivos trámites burocráticos” y por ende “se debe comenzar a discutir un sistema impositivo más equitativo y progresista”,  ya que “la presión impositiva es asfixiante”.

El titular ruralista puntualizó respecto a la lechería, que “no se terminan de resolver las cuestiones de la cadena y el gobierno no genera las políticas o intervenciones adecuadas para dicho objetivo”. Mientras que para el sector porcino sostuvo que se “ve una situación estable” e instó al “asociativismo para los pequeños productores”.

Entre las buenas cosas, Barbieri destacó “las obras que se están llevando adelante a lo ancho y largo del país, fundamental para su desarrollo integral”, aunque no olvidó que “en el orden local nos toca lidiar con una gran inundación”, destacando que ven “con buenos ojos las obras de la cuenca del rio salado aguas abajo que en un futuro van a ser beneficiosas para nuestra región”.

De todas maneras, reclamó que en Junín, con más del 40% del partido inundado, “todavía faltan decretos de emergencia y/o desastre agropecuario que no ha firmado la gobernadora, por eso la exigencia de su dictado es urgente”.

Con más ironía que dureza, sostuvo que “hay que tener en claro que gracias a que esos productores están bajo agua, la ciudad de Junín no se inundó”.

Siguiendo con el gobierno provincial, el presidente de la SRJ dijo que “es imperante eliminar el impuesto inmobiliario complementario que hace las veces de impuesto a los bienes personales provinciales y, asimismo, eliminar el impuesto a la trasmisión gratuita de inmuebles”.

También consideró que “es totalmente inoportuno el revaluó de ARBA, organismo que pese a tener la zona productiva de la provincia bajo agua continuó enviando las intimaciones”.

En lo que hace a la relación con el municipio, Barbieri resaltó el afianzamiento de las relaciones con el Intendente y principalmente con el área de Obras Públicas y de Gobierno.

Y puso énfasis en que se deben seguir buscando soluciones para dos temas importantes para el sector: inundaciones y caminos rurales.

Sobre la situación hídrica añadió que “tenemos que saber que la función del Comité de Cuenca es de control y proponer mejoras para la misma. Es imperioso pasar a la acción y darle el rol que manda el código de aguas” y pidió que el gremialismo agrario sea invitado a las reuniones del comité.

A la hora de mirar para adentro de las entidades rurales sostuvo que “debemos tener humildad y comenzar a unificar criterios entre las distintas entidades, más allá de que no es tarea fácil hay que fijar ese rumbo”, lo cual, seguramente, será un hecho dificultoso ya que lo que fue de la Mesa de Enlace Agropecuario está perimida y ya no los une siquiera el espanto que oportunamente los hizo juntarse.

Barbieri también le apuntó al productor que –dijo-  debe “salir del individualismo, la crítica constante y comenzar a participar en las entidades”.  Añadió que “los que estamos en puestos dirigenciales tratamos de hacer lo que entendemos es bueno para el sector, pero es necesaria la participación activa a los fines de legitimar lo que se hace o también plantear las disidencias”.

Se trató de otro deseo un tanto complejo en tiempos en que el “sujeto agrario” tiende a desaparecer a merced de un sistema productivo extractivista que sólo persigue como fin lo productivo a cualquier costo, sin tener en cuenta el factor humano.

Finalmente el titular ruralista se sinceró al referirse a la poca profesionalidad de la dirigencia agraria al sostener que hay que plantear una “discusión profunda” respecto a “qué tipo de gremialismo queremos hacer: si un gremialismo profesionalizado donde tengamos personas idóneas en los pasillos de los ministerios o legislaturas o vamos a seguir en la liga de amateurs donde los dirigentes tratamos de llevar adelante las instituciones en nuestro tiempo libre porque no podemos desatender la propia actividad que permite nuestra manutención”.

OLVIDOS LAMENTABLES Y UN RAMILLETE DE PROMESAS

Para quienes concebimos al sector agropecuario como un todo, Barbieri y por ende la dirigencia de la SRJ, olvidaron –lamentablemente- referirse a las cuestiones social y ambiental del agro en la región.

El éxodo despiadado que se ha generado desde hace décadas en los pueblos del distrito está relacionado precisamente con este sistema de producción que sólo deja lugar para la escala y destruye todo aquello que no sirve a los fines de la estadística, incluida la tierra, la fauna y los hombres.

Como si fuera poco, existen miles (si miles) de estudios científicos que dan cuenta del perjuicio que causan a los seres vivos del ámbito rural, el uso indiscriminado, el abuso y el mal uso de agroquímicos.

Tal vez todo lo bueno que se planteó en la alocución, dando cuenta de la realidad del campo, se perdió por la omisión (¿premeditada?) de comenzar a trabajar por una producción agropecuaria verdaderamente sustentable que tenga en cuenta el ambiente (agua, tierra y aire), la flora y la fauna y desde luego al hombre de campo.

Hubiera sido noble por cierto haber dado cabida a estos temas que las grandes empresas, las que manejan la publicidad en los medios especializados del agro, tratan a diario de invisibilizar.

Hubiera sido (en esta época tan falta de ejemplos) un buen ejemplo para los estudiantes que abordan las carreras de la UNNOBA tanto sea en ciencias agronómicas como en las ciencias de los alimentos.

Es de esperar que la agroecología también empiece a ocupar su lugar en Junín y la responsabilidad empresarial y estatal pongan el foco en la salud de las poblaciones rurales y urbanas afectadas por contaminación.

Finalmente quedan para el análisis los discursos del ministro de Agroindustria Leonardo Sarquis y el intendente Pablo Petrecca. Ambos no fueron más que un ramillete de promesas respecto particularmente a lo que hace a obras hidráulicas y caminos rurales. Temas pendientes desde siempre.

Que las promesas se cumplan será cuestión de tiempo y después de tanto incumplimiento ya nadie otorga cheques en blanco.

A pesar de todo el saldo que dejó la ExpoJunín, es positivo ya que a partir de la unión de fuerzas se ha dado un interesante paso hacia adelante. Sería bueno sostener ese andar y que cada quien caiga en la cuenta acerca de la responsabilidad que le toca.

NOTA PUBLICADA EN LA EDICIÓN IMPRESA DEL SÁBADO 25 DE AGOSTO 2017                                          

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS