Junín. domingo 25 de octubre de 2020
Semanario de Junín » Cultura » 12 oct 2020

REFERENTE DE LA CULTURA

Daniel Viglietti: guitarra, voz y poesía para recordar

Compuso algunas de los temas más populares del cancionero uruguayo, como "A desalambrar", "Milonga de andar lejos", "Gurisito" y "Yo no soy de por aquí". Como periodista, escribió en Marcha y en Brecha.


Daniel Alberto Viglietti Indart (compositor, cantante y guitarrista) nació el 24 de julio de 1939 en Montevideo  en el seno de una familia de músicos: su madre era la pianista Lyda Indart, y su padre el guitarrista César Viglietti. Desde niño entró en contacto con la música clásica y popular. Estudió guitarra con los maestros Atilio Rapat y Abel Carlevaro, adquiriendo así una sólida formación como concertista para luego dedicarse, en los años 1960, principalmente a la música popular. Falleció el 30 de octubre de 2017, en la capital uruguaya, víctima de un aneurisma de aorta.

Durante esa década desarrolló una intensa actividad como autor-compositor, cantor, docente y locutor en radio, que se inscribe en una creciente movilización popular en Uruguay. Participó en el semanario “Marcha”, y dirigió el “Núcleo de Educación Musical” (Nemus). Su primera obra discográfica fue “Impresiones para canto y guitarra y canciones folclóricas”, de 1963, a la que le seguirán cinco producciones más hasta 1973.

Su obra adquirió un carácter radical de fuerte contenido social y de izquierda, con letras asociadas a las luchas populares en Uruguay y en Latinoamérica. En el marco de represión de los movimientos de izquierda que precedió al golpe de estado cívico-militar de 1973, Viglietti fue preso en 1972. La campaña por su liberación desde el exterior fue encabezada por nombres como Jean Paul Sartre, François Mitterrand, Julio Cortázar y Oscar Niemeyer.

En 1973 comenzó su exilio en la Argentina, que después continuará en Francia, país donde vivió por 12 años. Durante el exilio retrajo su capacidad de composición, todas las canciones de entonces sólo se publicaron a su regreso, en un disco grabado en vivo, no por casualidad titulado “Trabajo de hormiga”. No obstante, continuó un intenso trabajo periodístico y radiofónico, y sobre todo, recorre el mundo en giras musicales solidarias, llevando su canto y denunciando la dictadura en el Uruguay y varios países de Latinoamérica.

Su exilio terminó con su regreso a Montevideo el 1º de setiembre de 1984, donde es recibido por miles de personas en un recital que se recuerda como “el más emocionante en 40 años de carrera”. Desde entonces editó y reeditó numerosos trabajos entre los que se destacó, en particular, el titulado “A dos voces”, con Mario Benedetti, en 1985, reflejo discográfico de numerosos recitales realizados junto al gran poeta uruguayo durante el exilio compartido por ambos.

Durante muchos años, fue imposible encontrar sus discos de antes de la dictadura, debido a la compra del sello Orfeo por multinacionales de la música con otros intereses y a los contratos leoninos que lo ligaban a este sello. Recién en 1999, después de un largo juicio, Viglietti logra recuperar sus derechos. Remasterizados por él mismo, sus discos de los años 1960 y 1970 son entonces reeditados en CD por el sello Ayuí / Tacuabé.

Su obra se caracteriza por mezclar la música clásica con la popular. A lo largo de su carrera editó más de una docena de discos, además de reediciones y recopilaciones. Publicó álbumes en varios países de Europa y América Latina.

En 2011 participó de los festejos por el bicentenario del inicio de la revolución anticolonial en la Banda Oriental, junto a Jaime Roos, Bajofondo, Jorge Drexler, Los Olimareños y Malena Muyala, entre otros.

Viglietti se mantenía activo en los medios con su programa “Tímpano” en Radio El Espectador, y “Párpado” en tevéCiudad. Y también en la música: estuvo en la última edición del Antel Fest, que se realizó un mes antes de su muerte en Piriápolis.

El fallecimiento de Viglietti se sumó al de otros dos nombres claves de la generación musical uruguaya, los musicólogos y compositores Coriún Aharonian y Graciela Paraskevaídis; y a la del poeta Washington Benavides, cuatro golpes importantes para la cultura oriental de 2017.

Los testimonios musicales del uruguayo se caracterizan por una particular mezcla entre elementos de música clásica y del folclore uruguayo y latinoamericano. Desde “Hombres de nuestra tierra”, su segundo disco a dos voces con Juan Capagorry, inicia un trabajo compartido con escritores, musicalizando luego poemas de Líber Falco, César Vallejo, Circe Maia, los españoles Rafael Alberti y Federico García Lorca, el cubano Nicolás Guillén entre otros.

Entre sus composiciones más conocidas están “A desalambrar”, “Canción para mi América”, “Milonga de andar lejos” y “Gurisito”. Su obra tuvo proyección mundial, siendo interpretada por cantantes de varias nacionalidades, como Víctor Jara, Amparo Ochoa, Isabel Parra, Joan Manuel Serrat, Mercedes Sosa, Chavela Vargas y Soledad Bravo, entre muchos otros.

El sello Alfaguara publicó en setiembre de 2010 el libro ”Daniel Viglietti, desalambrado” del poeta Mario Benedetti (fallecido un año antes), donde el autor uruguayo repasa cronológicamente la biografía de su compatriota, combinando el género ensayístico con el diálogo. El libro incluye un CD titulado “A dos voces” con poemas leídos por Benedetti y canciones interpretadas por Viglietti. Benedetti subraya que su obra incluye un canto al paisaje y a los seres de nuestras geografías, acercándose también a lo humano en el amor, la rebeldía y la carencia

Una verdadera multitud le dio el último adiós a Viglietti, congregada en el Teatro Solís. Lourdes Villafañe, pareja del cantautor uruguayo, habló en medio del homenaje de despedida. “Estamos recordándolo vivo, fuerte, apasionado, con sus canciones y con el compromiso que mantuvo hasta el final, su compromiso con los derechos humanos. Hace poco estuvo homenajeando a Violeta Parra en Chile y también en Bolivia invitado por el gobierno. El seguía trabajando por los Derechos Humanos con sus programas “Tímpano” y “Párpado”. Realmente esto que sucedió fue algo súbito, fue su corazón que no permitió que siguiera viviendo y dándonos su canto, pero esperemos que siga viviendo en el corazón de todos ustedes”, dijo Villafañe.

Viglietti se encontraba con varios proyectos y tenía previsto presentarse el próximo 1º de diciembre en el Teatro “El Galpón”. Además estaba preparando la edición de un disco. Su última actuación había sido en Las Piedras (pueblo donde nació Julio Sosa), tres días antes de su muerte, el 27 de octubre de 2017..

“Me llena de emoción que la gente se haya acercado hasta acá para demostrar su cariño. (…) Junto con los amigos y la familia vamos a ver de hacer algo con el material que estaba preparando”, aseguró la esposa.

Varias figuras se hicieron presentes en el homenaje y recordaron a Viglietti, entre ellos Washington Carrasco, Ricardo Ehrlich y Eduardo Labarnois.

El programa “La Mañana en casa”, de Canal 10 cubrió en vivo el velatorio. Petru Valensky entrevistó entre otros al ex intendente Daniel Martínez y al expresidente José Mujica, funcionarios del anterior gobierno. Ellos contaron por qué fue tan importante Viglietti en sus vidas.

Una pincelada de Serrat

“En 1972, nos conocimos en Montevideo. Daniel estaba en la cárcel. Yo lo supe y desde el escenario del Teatro Solís me puse a cantarle con la esperanza de que mi voz llegase a su calabozo: ‘Yo no soy de por aquí/ Es otro mi pago…’. Conocía la canción. Era una habitual de mis serenatas a la luna y quise dedicársela al colega, entre la desaprobación escandalizada de parte del público local, porque ya se sabe que los artistas no han de meterse en asuntos de política. Ese fue el banderín de enganche de nuestra amistad”.

“Recuerdo que en aquellas elecciones que devolvieron a Perón a la Casa Rosada, seguimos hasta el amanecer chupando y mateando. ¿Dónde fue? ¿En Buenos Aires o Montevideo? Ocurrió días antes de que él tuviese que salir al exilio. ‘Bordaberry, métete el Uruguay en el culo’, rezaba una pancarta que algunos valientes colgaron en la amura de babor del ferry a Buenos Aires, con evidente riesgo de su integridad. ‘El último que apague la luz’, decía otra. Y cada día era más duro y cada noche más oscura en aquel Montevideo que iba a tardar hasta 1980 para que un plebiscito que el pueblo le ganó a eso que llamaron la junta cívico-militar devolviera al exilio y las cárceles empezaran a abrirse”.

“Primero Argentina y luego París. Doce años en aquella ciudad de luces menguadas para los que madrugan y trasnochan en la ‘banlieu’, caminando a donde les lleven tus zapatos. De vez en cuando tus idas y venidas a España, donde me hablabas del Penal de Libertad y de Aníbal Sampayo, pudriéndose entre sus muros. Y México. Siempre  México acogiendo a los perseguidos con su chingada generosidad. Y al fin 1984. El año de los regresos y la vuelta a Montevideo y a su casa cerquita del Parque Rodó”.

Uno de los más aplaudidosen el homenaje a Zitarrosa

Unos 50 músicos de varias generaciones y de toda Iberoamérica se dieron cita el viernes 11 de marzo de 2016 en el Estadio Centenario para homenajear al máximo exponente del canto popular, Alfredo Zitarrosa (1936-1989), con motivo de los ochenta años de su nacimiento.

Un recinto repleto con miles de personas de todas las edades esperaba con ansias el inicio del espectáculo, que fue aplazado 24 horas por motivos climáticos y que tuvo como preludio una grabación de Zitarrosa en su primer concierto en el país tras su exilio durante la dictadura, también en el estadio Centenario.

Luego de las presentaciones de Larbanois-Carrero, Washington Carrasco, Cristina Fernández, Juan Campodónico y Luciano Supervielle, los aplausos se intensificaron cuando al escenario subió Daniel Viglietti, otra de las grandes voces de la canción popular, que con la "Milonga Cañera" y "Yo sé quién soy", dos piezas que recuerdan a los "cañeros", los campesinos que encarnaron las luchas sociales en la década de los 60 en el país oriental.

Viglietti fue muy aplaudido, junto a otras voces notables, como Joan Manuel Serrat, Tania Libertad, Liliana Herrero, Jorge Drexler, Malena Muyala, Pepe Guerra y Braulio López.




 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS