viernes 30 de octubre de 2020

LOCALES | 17 oct 2020

Editorial

Cuidar al vecino: Un discurso vacío

No se cuida la salud del vecino frente al riesgo del contagio del Covid19, pero tampoco se cuida la economía regional si no se generan puentes de debate entre los interesados.


El Ejecutivo municipal ha usado como muletilla “Cuidar al vecino”, frase que algunos han terminado creyéndosela por repetitiva, pero que sólo se trata de una parte discursiva que sobrenada en un mar de contradicciones.

No se trata únicamente ahora de determinar el por qué los funcionarios -encabezados por el Intendente- eligieron apostar a la economía, justo cuando hacía falta cuidar la salud.

Llama la atención que no hayan elegido antes al comercio, cuando hace sólo un par de años atrás los locales cerraban sus puertas, dejando manchones en la principal arteria comercial de Junín y en otros corredores, y cuando se reclamaba la emergencia y salvaguarda de quienes estaban al borde del quebranto, en este mismo equipo de gobierno y aplaudidores se hacían los desentendidos.

La pandemia en ese caso no era imaginable y a decir verdad, tampoco nadie imaginaría que el gobierno de Cambiemos desplegaría desde sus primeros días de gobierno una tremenda artillería de tarifazos, impuestazos y un endeudamiento formidable como nunca se había visto para terminar sus cuatro años de mandato con índices de productividad y miseria inexplicables.

Por lo que “Cuidar al vecino” no es más que parte del cuento cotidiano al que ha acostumbrado el petrequismo a los ciudadanos de Junín, que en lugar de ver concretado el clúster de la salud que presentaban las autoridades el año pasado como un proyecto de avanzada para el desarrollo del distrito, por el contrario asisten hoy atónitos al pedido –casi ruego- que hacen los profesionales de la salud privada y responsables de las clínicas, para que se implemente una política determinada con el objetivo de desanclar la meseta de casos de contagio diarios que siguen estando peligrosamente altos.

Este fracaso en el manejo de las medidas preventivas de la pandemia tienen un perfil político partidario y para ello sólo basta fijarse cuándo comenzaron las “Marchas del Contagio” en CABA y demás localidades y cuándo se inició la explosión de casos.

A la hora de analizar la estadística es probable que Junín no esté ni más mal ni más bien que otros distritos de la región, pero es conveniente tener en cuenta que hubo jefes comunales del mismo color partidario que Pablo Petrecca que no tuvieron inconveniente en determinar cambios en la circulación de su comunidad con el fin de parar la enfermedad.

En la mayoría de los casos y debido a circunstancias lógicas, otros intendentes comprendieron que la responsabilidad consistía en escuchar a los especialistas en salud y no grupos de amigos de la familia y eso ha quedado en claro al observar y comparar las gestiones.

De todos modos nada es casual. Acaso ¿por qué debiera cambiar la situación en pandemia si fuera de ella tampoco se generaron acciones positivas?

No se cuida la salud del vecino frente al riesgo del contagio del Covid19, pero tampoco se cuida la economía regional si no se generan puentes de debate entre los interesados.

Entonces, cada sector termina en un compartimento estanco, sin visibilizar al otro y con la imposibilidad de establecer la más mínima sinergia.

Por lo tanto todo queda reducido a una batalla de comunicados que no hacen más que ampliar la brecha social, que ya venía ampliada por la brecha partidaria. Y en ese escenario nadie puede salir triunfal.

Pero queda todavía algo peor que el quebranto comercial al que venimos asistiendo hace al menos un lustro y que ahora promete acrecentarse tanto en Junín como en Madrid.

Queda la muerte de nuestros allegados, la angustia, los dolores, las secuelas y el desasosiego.

Queda lo peor.


 

Hacé click en el enlace https://issuu.com/semanariodejunin9/docs/semanario_224 y disfrutá de la mejor redacción.




 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias