Junín. miércoles 18 de octubre de 2017
Semanario de Junín » Locales » 5 oct 2017

candidato a concejal UC

Bruzzone: “Lo que nos une es la necesidad de construir para la gente”


Por:
LUCIANO CANAPARO

-¿Qué expectativas tienen para las elecciones de octubre? ¿Van a acortar la brecha con Petrecca que, se estima, hará una elección histórica?

-Tengo una coincidencia en ese diagnóstico porque lamentablemente creo que el oficialismo va a aumentar el caudal de votos. De todas maneras, nosotros queremos consolidarnos como segunda fuerza; la polarización será más pronunciada que en las PASO. Nuestra aspiración es cosechar el 100 por ciento de los votos a Cristina Fernández de Kirchner y consolidar nuestra relación con los juninenses.

-¿A dónde van a salir a pescar los votos?

-Con quienes nos unen algunas coincidencias    programáticas. Hay coincidencias con listas que no pasaron las PASO pero también con algunas que van a competir en octubre y no tienen las mismas expectativas que antes de las primarias porque es muy difícil llegar a un determinado piso para colocar un concejal.

-¿Siguen hablando con los otros espacios? 

-Estamos hablando con todos. Pero yo creo que más allá de los aparatos, la interpelación es al votante directamente. Que pasa por lo programático. Hoy se trata de elegir entre un modelo que va a profundizar la pobreza y la exclusión social o votar candidatos que le pongan freno tanto en el Concejo Deliberante como en otros niveles. Después de octubre lo que viene es profundización del ajuste o un límite impuesto por quienes se asuman como oposición.

-Contrariamente a este análisis, en Junín se observa un crecimiento considerable de Cambiemos y de la figura de Pablo Petrecca. ¿Cómo se analiza?

-La disputa política de este año, como pocas veces en la historia argentina, expresa la pelea entre dos proyectos hegemónicos. El proyecto agroexportador, por llamarlo de algún modo, tiene en Junín una expresión muy clara: ha generado consensos mayoritarios más allá de los intereses de mucha gente que adhiere. El famoso cartelito “todos somos el campo”, en Junín tuvo una aceptación masiva durante el conflicto de la resolución 125.

La alternancia política marca la disputa de un proyecto nacional y popular, que expresa mayor justicia social e igualdad, y un proyecto que privilegia la concentración de la riqueza, amparado en una ideología neoliberal donde, aparentemente, hay que trabajar contra la ineficiencia de un estado regulador.

Habría que ver en Junín si hay una mayor hegemonía de ese proyecto agroexportador que, de todas maneras, se expresa en el voto. Creo que no tiene concordancia con la representación social que tiene ese proyecto. Junín es una ciudad mayoritariamente de clase media, sumamente perjudicada por este modelo económico, de servicios y comercios que ven mermar sus ventas, y que aun así sigue prestando un apoyo esperanzador en que algo pueda llegar a cambiar milagrosamente. Cuando en realidad lo que se propone desde el gobierno nacional es una profundización del ajuste. Pretender resultados distintos a partir de eso me parece una esperanza vana.

-¿Penetrar ese discurso se hace cuesta arriba?

-Lo que yo veo es que hoy el ciudadano recibe un cumulo de información que es imposible de procesar individualmente. Lo que pasa cuando uno se ve abrumado por tanta información es que termina prestando mayor atención al principio de autoridad que al argumento en sí mismo. Consensua más con quien le parece más convincente que con el argumento que lo convence. Y ese principio de autoridad hoy recae mayoritariamente en los medios de comunicación, que tienen un discurso no más verdadero pero si más atractivo desde lo comunicacional/audiovisual. Y me parece que la gente confía en esos mensajes atractivos más allá de la verdad que están diciendo. Y hoy lo que se nota es que los medios hegemónicos se están prestando a un encubrimiento y a un nivel de apoyo inédito al modelo neoliberal, que nada tiene de diferente al que implementaron durante la dictadura y en los años 90.

-Si en octubre el gobierno recibe un voto de confianza, ¿qué puede llegar a pasar?

-El gobierno sentiría un espaldarazo importante para profundizar sus políticas. No esperaría otra cosa de un triunfo de Cambiemos. Es más, aun ante una derrota van a intentar profundizar su modelo.

-¿Cristina senadora qué puede cambiar?  

-Desde lo simbólico un triunfo de una persona que fue perseguida, estigmatizada, denostada, sin los recursos del estado ni de los medios, que le gane a un alineamiento que en la historia no tiene precedente… que esa expresión política, fundamentalmente con militancia, le gane a esa concentración inédita de poder, sería muy fuerte. Desde el Congreso, CFK se convertiría en líder del espacio opositor. Sabemos que tiene una capacidad de estadista muy superior a lo que estamos viendo en el legislativo.

-¿Y en Junín, con mayoría absoluta de Cambiemos?    

-Más allá de la tarea específica del concejal legislando y de los resultados concretos en términos de ordenanzas y proyectos presentados, el concejal tiene una tarea de representación social, es una voz que se puede hacer oír no solo en el Concejo sino en toda la esfera pública. Yo aspiro a que mi función sea esa. Expresar adentro del municipio la voz de quienes están siendo perjudicados por el modelo.

Una buena elección de Unidad Ciudadana, ampliando la representación que hoy tenemos, nos colocaría en mejores condiciones para representar a ese sector de la población.  

Respecto a la mayoría del oficialismo en el Concejo, evalúo un caso reciente: cuando se filtró que en el presupuesto nacional está proyectada una nueva cárcel para Junín, desde acá salieron enseguida a negarlo. Se ponen en una situación casi autoritaria y dicen ‘esto no va a pasar’. No me quiero imaginar lo que sería la respuesta en una situación de absoluta mayoría. Ni siquiera se molestarían en salir a aclarar nada.

-Conformado como está hoy el Concejo, alguna negociación fue ganada por la oposición 

-Hasta hoy han necesitado negociar y algunas cosas se le ha sacado. La tarifa social del gas, por ejemplo. Pero todo eso se acaba si obtiene mayoría propia. Y lo que más preocupa es que no se conoce cuál es su visión de ciudad. Gobiernan mucho leyendo el diario. Aparece una noticia y salen rápido a desmentirla. Yo estoy convencido que necesitan más cárceles; en algún lado van a tener que meter el excedente de población que genera el mismo modelo. Ellos salen a desmentirlo porque saben que el prejuicio juninense es que la cárcel genera delito, como que Junín importa delitos a partir de los familiares de los presos. Un mito, absolutamente desmentido por la fiscalía local. Es no hacerse cargo de que Junín genera marginalidad a partir de ser una sociedad injusta. Se ponen al lado de la demagogia de esa vecinocracia que se indigna tan rápidamente y desmienten algo que se terminará haciendo, porque es parte de su modelo.

Con mayoría propia, vamos a conocer la verdadera visión de ciudad que tiene Cambiemos, más parecido a lo que desmienten hoy que las propuestas de campaña.

-¿Qué visión de ciudad propone Unidad Ciudadana? 

-Vemos que Junín es una ciudad con tremendas oportunidades. Con una economía que está mucho más equilibrada que el resto del interior bonaerense. En Junín hay industria, servicios, comercios, agro. Ese equilibrio productivo genera mucho menor vulnerabilidad ante los cambios de ciclo. Si uno ve Chacabuco o Pergamino, están mucho más alicaídos a pesar del repunte agropecuario. Junín es más equilibrado y tiene otro colchón para bancar los cambios de ciclos. Eso pone a la ciudad en inmejorables condiciones de convertirse en un modelo para el resto. Pero para eso hay que tener cierta grandeza desde el Estado para terminar de incluir a una vasta población que sigue sin gozar de los beneficios del desarrollo. La mayor igualdad de oportunidades generaría paz social y menor marginalidad. Junín es una ciudad muy potente, con mucho emprendedurismo, con gente que tiene ganas de aportar pero que necesita una mejor conducción de esa energía. Junín muchas veces se ha desarrollado a pesar del estado municipal.

Hay que canalizar la energía hacia una ciudad más integrada socialmente. Nunca tuvimos la posibilidad de conducirla pero tampoco somos una incógnita.   

-Después de octubre, todo el PJ apuntará al 2019. ¿Trabajarán para la unidad?

-El peronismo es un movimiento sumamente heterogéneo y quien ha prevalecido dentro de él ha sido el sector que en cada época supo aprovechar la coyuntura. En los 90 fue una cosa, y a partir de 2004 fue otra.

Los resultados sociales, políticos y económicos que va a generar Cambiemos, van a llevar a que dentro del PJ tenga prevalencia la rama más revolucionaria, igualitarista, la menos burocratizada o proempresaria. Unidad Ciudadana expresa ese peronismo pero también a muchos otros sectores, inclusive a cierta centroizquierda. Es probable que no se pueda construir unidad con todo el peronismo, que haya un peronismo más nostálgico, más corporativista, más de derecha. 

-La última experiencia marca que la lista de Carlos Vozzi, impulsada por Eduardo Aguilar, fue “borrada”. Y ellos acusaron directamente a Rocío Giaccone

-Más allá de la dialéctica que provocó esa coyuntura del armado electoral, no los veo enfrentados ideológica o programáticamente a Pucho o a Vozzi con Giaccone.

-Pero llaman a votar por Cristina, y no por Maia Leiva

-Entonces lo que nos une es Cristina. Es diferente a lo que puede pasar con el sector del diputado nacional Oscar Romero, que llama a votar antikirchnerismo. Pero no creo que pase lo mismo con Aguilar o Vozzi, con quienes hemos transitado un largo camino, más allá de los problemas que se dieron antes de las PASO. Hay que poner en claro lo que pasó, cicatrizar alguna herida que haya quedado y entender que lo que une es la necesidad de construir para la gente. Si nos une lo programático la unidad es posible.  

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS