Junín. miércoles 13 de diciembre de 2017
Semanario de Junín » Locales » 11 oct 2017

Rendición de cuentas 2015

El regalo menos esperado para Meoni y Donati: deberán pagar casi $ 4 millones

Una resolución del Tribunal de Cuentas, sobre el ejercicio económico financiero 2015, dejó otra vez en orsai a la ex gestión municipal: Mario Meoni y la ex contadora Natalia Donati fueron multados por el organismo bonaerense.


Por:
Redacción Semanario

Siguen las malas para Mario Meoni y su gente, una tras otra sin parar. Cuando perdió la Municipalidad en el 2015, seguramente pensó que nada podría salir peor, pero se equivocó: siguió recibiendo cachetazos sin parar, sobre todo durante este último año.

Según trascendió, en las últimas semanas llegaron las resoluciones del Tribunal de Cuentas de la Provincia de Buenos Aires y por las desprolijidades que arrojó al frente de la comuna precisamente el último año que estuvo, le impusieron una multa que ronda en $1.700.000. Y de paso, le repercute también a la que fuera contadora municipal, hoy concejal y candidata, Natalia Donati. Para ella, serían 2 millones.

MALA RACHA

El candidato a senador provincial por la Cuarta Sección acumula una serie de malas noticias. En el verano se enteró de que su líder Sergio Massa le había bajado el pulgar en un asado del que no participó, aunque luego de remarla, finalmente logró que lo incluyera en la lista de cara a las elecciones legislativas. Es que el sueldito de director del Banco Provincia concluye en diciembre, y Mario jamás estuvo sin una entrada pública.

En este año, la denuncia sobre las irregularidades en la empresa de gas natural fue avanzando, y sus estrechos colaboradores, Vicente Griselli y Javier Gabrielli, se encuentran procesados por la Justicia por desviar fondos del Grupo Junín para la campaña política del 2015. Todos son amigos hasta que se declara lo contrario, y nunca mejor aplicada la frase, porque si alguno de los dos llega a decir que cumplía sus órdenes, se le viene la noche.

Flotando quedó el tema del doble sueldo que percibieron sus queridos Patricio Fay y Santiago Aguiar, quienes cobraron por dos desde el Estado y deberán rendir cuentas. El pollo más nuevo del espacio, el licenciado en Economía, ya devolvió al municipio una parte de la plata mal habida, y en diciembre dejará su cargo en el Concejo Deliberante y en el BAPRO: ¿Qué hará?

Además, se suman las investigaciones judiciales sobre la obra pública como el autódromo y la terminal de ómnibus, que si bien avanza a paso de tortuga, está presente ahí como un hacha sobre el cuello.

En lo político, la casita se le desarmó. En los últimos meses sufrió las fugas de muchos de sus punteros históricos y del concejal Andrés Rosa, quien recientemente formó un unibloque  en el Concejo Deliberante.

Para matizar, está el episodio del accidente que trató de ocultarse. En julio, el actual director del Banco Provincia regresaba de Henderson, donde se había presentado la lista de 1País, y por causas no establecidas el auto oficial (propiedad del banco Provincia) Volkswagen Vento 2.0 TDI chapa LZE-790 chocó un talud de tierra y se le abrieron los airbags en la zona de la rotonda de las rutas 86 y la 226. Cuentan en la zona que se salvó de milagro y que Meoni ni siquiera avisó a los demás legisladores de la Cuarta que viajaban en otro auto.

Para cerrar un año bastante movidito, la semana pasada fue noticia a nivel nacional cuando se llevaron esposado a su delfín y presidente del bloque de concejales, Claudio Martínez, acusado por la Justicia por ser el titular de una línea de teléfono desde donde partió la amenaza de bomba a una escuela (ver página 6). Con esto, casi bingo.

OTRA MANCHITA MÁS

Pero no, no terminó ahí la historia. Cuando parece que nada puede ir peor, llega otro capítulo, esta vez de la mano del Tribunal de Cuentas.

Parece que fue tal el desorden y las faltas observadas en el ejercicio económico financiero del municipio durante 2015, el último año de su gestión como Intendente y año de elecciones, que el organismo provincial le sacudió una multa de 1.700.000 pesos.

Por esta causa, Mario Meoni debería afrontar este pago de su propio bolsillo, por las desprolijidades contables en su gestión que dejaron una deuda de más de 100 millones de pesos en la Municipalidad.

Pero hay más: aquí también está involucrada la ex contadora municipal Natalia Donati, solidariamente responsable, quien tendría que pagar $2 millones como castigo.

Al parecer, estos reclamos hicieron que Donati le fuera a solicitar el dinero a Meoni para el pago de esta suma, pero el director del BAPRO no se hizo cargo y estalló el cortocircuito con la contadora, que ocupa el segundo lugar en la lista de candidatos a concejales. Es más, en un momento hasta se especuló con su salida del bloque, para irse acompañando a Andrés Rosa. Si entra para otros cuatro años, la posibilidad no está tan lejos...

Se juntaron muchas malas noticias para un año en que Meoni se termina de jugar su futuro político. Por ahora, según las encuestas, ni siquiera llegaría al 14% necesario para convertirse en senador provincial. ¿Con qué viraje de timón nos sorprenderá Marito, que hace más de 30 años que vive del sueldo público?

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS