Junín. sábado 18 de noviembre de 2017
Semanario de Junín » Cultura » 23 oct 2017

HOMENAJEANDO PUEBLOS

Buscadores de tesoros

Raúl Dattoli e Inés Cornacchia producen íntegramente en Junín el programa “Homenajeando Pueblos”, que se emite en nuestro país y otros del continente, como una forma de revivir anécdotas y tradiciones de esa geografía olvidada por propios y extraños.


Por:
OMAR MERAGLIA

El mes pasado se cumplieron 14 años de la salida al aire del primer programa de “Homenajeando Pueblos”, un clásico de la televisión por cable que conducen Raúl Dáttoli e Inés Cornacchia y se emite por la señal de América Sport con llegada en directo a toda Argentina y otros 10 países del continente, entre ellos Bolivia, Perú, República Dominicana, Colombia y Uruguay.

Se trata de un producto editado íntegramente en Junín que ya lleva visitado más de 500 localidades de la provincia de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos y La Pampa.

Y acerca del porqué de la propuesta, Dáttoli explicó a Semanario que “siempre me tiró el interior, yo nací en lo que era el paraje ‘Rawson chico’ (partido de Chacabuco) y con mis padres fuimos pasando de puestos a otros puestos, luego a un tambo y así hasta que llegamos a la localidad de Rawson. A los 13 años nos fuimos para el conurbano bonaerense pero me había quedado inserta la semilla del interior”.

En Buenos Aires, además, empezó con la música. Primero con la guitarra y el bajo, para luego seguir con los teclados e instrumentos de viento.

Aquella semilla sembrada en la infancia hizo eclosión allá por 1993, cuando Dáttoli empezó a realizar una serie de documentales sobre pueblos del interior. Como no podía ser de otra manera el primero de ellos lo hizo en Rawson.

“Se trató de un trabajo que me llevó un año y medio y quedó registrado en un documental que tiene dos partes de dos horas cada una. Lo estrenamos en el pueblo y fue una fiesta donde lo recaudado se destinó a entidades  cooperadoras”, recordó.

Este primer trabajo dio paso luego a otro referido a la localidad de Mechita, partido de Bragado y posteriormente un audiovisual documental sobre O’Higgins, también de Chacabuco.

Fiel a su simpleza, Dáttoli destacó “apenas” que “este último documental recibió un premio internacional en la ciudad de Latina en Italia, lo cual –dijo- me impulsó a seguir trabajando en esta temática de ir redescubriendo historias en distintos lugares”.

Posteriormente hubo otro documental sobre la localidad de Santa Lucía. “El material lo sigo teniendo, allí destacábamos las cosas que habían pasado en el pueblo, historias sobre el ferrocarril, la educación, el deporte y la música. Después adaptamos el formato para un programa televisivo y a través de programa nos iniciamos en el 2003”.

SOBREVIVIENDO

Recorrer tantas localidades pequeñas, muchas de ellas olvidadas en el mapa, hacen de Raúl y Estela referentes de excepción a la hora de opinar acerca del desarrollo territorial de nuestra Pampa Húmeda.

“Creo que hay pueblos que evolucionaron debido al desarrollo agropecuario, pero por lo general notamos que tienden a achicarse. Si bien hay un movimiento de gente, que está cansada de las ciudades y se vuelcan al interior, por lo general se trata de personas mayores –en algunos casos ya jubiladas- pero los jóvenes no tienen muchas oportunidades”.

Para el dúo de “Homenajeando Pueblos”, en los lugares chicos “sólo se quedan los jóvenes que estudiaron y se capacitaron para las tareas agrícolas y lamentablemente, aquellos que se van a estudiar a ciudades más grandes por lo general no vuelven a sus pagos de vuelta –y menos al campo- más que a pasear y saludar a la familia para fechas especiales”.

Según Dáttoli, “la emigración del interior hacia las ciudades ocurre desde hace décadas. Ya desde la época del Presidente (Juan Domingo) Perón migró mucha gente de las provincias al conurbano bonaerense”.

Explicó que “si a eso le sumamos el cierre del ferrocarril, vemos que se perdió toda la estructura de manufactura de la materia prima. Cerraron las fábricas de dulces, de lácteos, los molinos. Todo eso quedó abandonado. Había pueblos que contaban con 3.000 habitantes y allí hoy quedan siete u ocho familias”.

Acerca de lo que más añoran los pobladores “sin dudas se trata de ferrocarril –explica el documentalista televisivo- el cierre de los ramales fue el peor sacrilegio cometido por el Estado ya que con eso se exterminó lo poco que quedaba y como si fuera poco, en muchos lugares se robaron todo aquello que formaba parte de la esencia ferroviaria. Nada se resguardó, ni siquiera para la historia”.

Recordó que “una vez uno de los habitantes de un pueblo rural me contaba que con 15 hectáreas había podido criar a sus 10 hijos y darles estudios, pero ninguno de ellos se había quedado en el campo”.

Por eso señaló que “nadie hace hincapié en la importancia del interior y del medio rural. Para la mayoría de los intendentes los pueblos son un problema, creo que estarían felices de que fueran arados y no quedara nada en pie. Hay algunos municipios que tienen sólo un par de pueblos satélites, pero algunos llegan a tener 12 y eso, si nadie se ocupa ni gestiona, se transforma en un estorbo para los intendentes ocupados por lo general de las cuestiones citadinas”.

Sin embargo, Dáttoli aclaró que a pesar de eso “en los últimos años se han podido ver algunas mejoras en los caminos rurales, se ven trabajando las motoniveladoras y se puede transitar. Está bien y es necesario, aunque lamentablemente con eso solo no alcanza. Las escuelas tienen cada vez menos alumnos a pesar del esfuerzo de los docentes y la atención de la salud sufre innumerables carencias. Es cierto que la ruralidad brinda tranquilidad, aún hay valores como la solidaridad, se preserva la cultura y la historia, pero si nadie se ocupa se hace difícil sostener esas ventajas”, puntualizó.

UN SENTIMIENTO

Finalmente y respecto a que se “siente” hacer un programa donde buscan y revuelven aquellos tesoros que guardan los pobladores de pequeños lugares, afirman que “es difícil de explicar porque uno se mete en la historia y en la intimidad de las familias y siempre aparecen los lugares plenos de emotividad, donde los entrevistados se quiebran al narrar historias y lógicamente que nosotros también nos conmovemos y terminamos acompañándolos con nuestras lágrimas”.

“A cada lugar que llegamos para hacer nuestro programa nos ofrecen no sólo sus historias sino también su hospitalidad y afecto y por cierto queda una amistad que en muchos casos perdura más allá de ese momento. La gratitud que la gente nos demuestra por saberse recordados y no olvidados y poder mostrar lo poquito que queda de aquel  sitio que alguna vez brilló es incomparable y sin dudas un espaldarazo a seguir recorriendo pueblos y más pueblos como lo venimos haciendo desde hace 14 años y seguiremos mientras el cuerpo y el bolsillo nos sigan respondiendo”, finalizaron.

Una rica historia musical

Antes de comenzar su homenaje a los pueblos, Dáttoli tuvo una importante incursión en la música. De hecho formó parte por un tiempo del recordado grupo “Katunga” en teclados y voz. Pero poco después sería convocado por un integrante del famoso  y sesentoso “Club del Clan”, Lalo Fransen.

“Lalo me convocó para formar parte de un grupo y grabar los temas del “Manosanta” que protagonizaba Alberto Olmedo” y fue así que hicieron un disco completo con temas como “El negro no puede”, “No me tienen Fe” y otros que formaban parte del sketch del “Negro”, quien también se animaba a cantar algunas estrofas.

“Cuando nos vio Hugo Sofovich –relata Dáttoli- nos animó a formar la banda de ‘Alberto Olmedo y sus Manosantas’ y así lo hicimos”.

Añadió que “en el verano de 1986 el ‘Negro’ se fue a hacer temporada a Mar del Plata y con la banda salimos de gira por nuestro país. Cuando estábamos actuando en los carnavales de 1987, nos enteramos de la trágica noticia de la muerte de Olmedo. Lógicamente la banda desapareció, nos quedamos sin trabajo, éramos 50 personas que dependíamos de Alberto”, expresó Dáttoli, aún conmovido. 

Un dúo completo

Inés y Raúl se ocupan íntegramente del programa “Homenajeando Pueblos”, de producción ejecutiva en Junín. Ellos comparten la conducción, pero también son quienes filman los exteriores y las tomas en piso. Editan y compaginan. Producen periodística y comercialmente el producto. Mujer y hombre, orquesta que a merced al esfuerzo, obtienen buenos frutos.

“Cuesta mucho poder mantener un programa de estas características. Gastos de movilidad y logística, incorporación de nuevas tecnologías, producción, costo de ponerlo en una grilla de programación de alguna señal y otros innumerables gastos. El presupuesto se agranda cada vez más y nosotros aumentamos nuestro esfuerzo para seguir llevándolo adelante”, destacaron los conductores.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS