Junín. domingo 19 de noviembre de 2017
Semanario de Junín » El Mundo » 25 oct 2017

DURA EDITORIAL

“Desfile de miserias humanas en el caso Santiago Maldonado”

Las legislativas argentinas estuvieron marcadas por la tensión a raíz de la muerte del activista Santiago Maldonado y el hallazgo de su cuerpo. A falta de una confirmación oficial de la causa de su muerte, muchos insisten en responsabilizar a las autoridades y acusar al Gobierno de Mauricio Macri de encubrir la verdad”. Inapelable editorial de la periodista Inna Afinogenova de la cadena RT.


Si es cierto que las redes sociales son reflejo de una sociedad, el diagnóstico en la sociedad argentina no puede ser más pesimista. Y el caso Santiago Maldonado es la principal prueba.

Desde la desaparición del joven de 28 años, el pasado 1° de agosto durante una protesta mapuche reprimida por la Gendarmería; en las redes sociales hemos asistido a un impúdico desfile con lo peor del ser humano.

Justificaciones, teorías sin fundamentos, acusaciones contra la víctima, rumores y las más grotescas elucubraciones sobre supuestos planes orquestados en las sombras por oscuros intereses, en los cuales el joven artesano no era más que un instrumento.

No quedó por fuera ninguna de las muchas maneras en las que se puede abordar de forma rastrera un caso como este. Y si alguien buscaba refugiarse de tanta bajeza recurriendo a los profesionales de la prensa, lo que se encontraba era aún peor con menos pruebas, acusaciones más graves, teorías más descabelladas, y encima, todo presentado con el aura de una investigación periodística realizada por expertos en la materia.

Lejos de apaciguar los golpes bajos y abrir un período de reflexión, la aparición del cuerpo de Santiago, 78 días después, redobló las miserias: desde que el cuerpo lo tenían retenido los enemigos del gobierno, pasando porque él se lo buscó por cortar carreteras, hasta comparaciones no ya indignas de un cargo público, sino directamente de un ser humano.

“Las temperaturas bajas favorecen la conservación del cuerpo. Los forenses, de alguna manera… Es como Walt Disney”.

Ni siquiera entonces hubo contención, así solo fuera por respeto hacia su memoria y sus familiares.

Excepciones hubo durante estos casi tres meses, tanto en prensa como en redes sociales, y es ahí donde se asoma la esperanza. Una esperanza muy necesaria. Porque con la desaparición y muerte de Santiago no sólo quedó enlutada una familia argentina, sino que buena parte de la sociedad argentina demostró que, al igual que hace 40 años, estaría dispuesta a mirar para otro lado, tolerar e incluso justificar, el luto de muchas otras.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS