Junín. domingo 19 de noviembre de 2017
Semanario de Junín » Locales » 1 nov 2017

empresa de servicios municipal

Multan con $5 millones a Gas Junín por facturas “truchas” emitidas en 2014/15

Esta irregularidad, detectada por la AFIP, se adjuntó al expediente judicial en marcha, en manos del fiscal Javier Ochoaizpuro, como una ampliación de la denuncia original que efectuó el presidente del directorio Pablo Torres. La empresa se acogió a una moratoria de 60 cuotas.


Por:
Redacción Semanario

‘De Guatemala a Guatepeor’, dice la famosa frase popular. Y se ajusta con exactitud a los momentos caóticos que está atravesando la empresa de todos los juninenses, Servicios Grupo Junín.

Además del desguace practicado durante el meonismo, todo en manos de la Justicia, que motivó que el municipio tuviera que realizar un salvataje de 7 millones de pesos para que la empresa siguiera en pie, ahora afronta una multa de 5.000.0000 de pesos, labrada por la AFIP, a raíz de facturas apócrifas emitidas durante la gestión anterior.

Se trató de un “ajuste” de la AFIP. En enero de este año, en Grupo Servicios Junín se hizo una inspección y se constató que, en el período 2014/15, había “facturas apócrifas” y “salidas no documentadas”, por un total de 3.500.000 de pesos. Plata que se sacó de las arcas de la empresa y que no tuvo un fin claro y cierto. Esto sucedió durante el período en que Damián Itoiz ejerció la presidencia y la gerencia estaba a cargo del hoy procesado Vicente “Pollo” Griselli.

Este faltante (dado que no está justificado en qué se gastó) en las arcas, hizo que la Administración Federal de Ingresos Públicos labrara una multa por 5 millones de pesos, incluidos los intereses.

Si bien se trataría de un delito federal, no se dispararon los artículos de la Ley Penal Tributaria porque en el medio de este tiempo, la empresa se acogió a una moratoria de 60 cuotas.

ENTRE TODOS

Con esta nueva demostración que Servicio Grupos Junín fue manejado como una caja de la actividad proselitista y las ambiciones personales durante el gobierno meonista, y como si no tuviera ya graves inconvenientes, este año debió afrontar el pago de esta importante suma, reflejado en el balance 2017.

“Se venía de un año (2016) medianamente bueno, porque de perder 20 millones se bajó a un déficit de apenas 600 mil pesos, y con un patrimonio neto positivo de 300 mil. Pero esta situación hizo que el primer trimestre de este año arrojara pérdidas por 3,5 millones. Se arrancó para atrás”, confió un alto dirigente de la actual gestión.

Para graficar, indicó sobre la multa: “Son cinco millones de pesos que no ingresan a la empresa y que pagamos todos los juninenses”.

Esta irregularidad se adjuntó al expediente judicial en marcha, en manos del fiscal Javier Ochoaizpuro, como una ampliación de la denuncia original por anomalías que efectuó el mismo presidente del directorio, Pablo Torres, unos meses después de su asunción durante la gestión de Cambiemos.

Si bien esto ocurrió hace aproximadamente un mes, no trascendió y recién ahora, a través de una investigación de Semanario, toma estado público.

LAS INVESTIGACIONES

El fiscal Ochoaizpuro ya elevó a juicio la causa que se sigue por irregularidades detectadas en la empresa Servicio Grupo Junín. Por los delitos de malversación de caudales públicos, dos exfuncionarios, que fueron los primeros procesados, se enfrentarán con esta instancia judicial. Se trata del exsecretario general del municipio, Javier Gabrielli; y del exgerente de la empresa de gas, Vicente Griselli, para quien se agregó además el delito de “peculado”.

Por otra parte, en forma paralela, hay otra causa que se está instruyendo por los gastos “excesivos” en combustibles que se produjeron en la empresa, sobre todo en épocas electorales de 2015, y por lo cual el fiscal pidió la detención de Griselli. Apenas 24 horas después, la expeditiva jueza de Garantías Marisa Muñoz Saggese, se la denegó. Sí, la misma magistrada que es hermana del ex inspector general de la administración meonista y esposa del hombre que hizo un gran negocio con las tierras del Autódromo.

Hace un año, el fiscal había imputado a Griselli y a Javier Gabrielli, mano derecha de Mario Andrés Meoni, vinculado a la publicidad realizada y la folletería que se imprimió para la campaña electoral con fondos de la empresa municipal.

LARGO PROCESO

Allá por marzo de 2016, apenas asumido en su cargo y viendo el estado de desguace que presentaba una empresa sin rumbo ni dirección, Pablo Torres no imaginó que a más de un año y medio, todavía no hubiese alguien detenido y faltara tomar declaraciones a tantos ex funcionarios.

En la línea de mando, es obvio que el director de ese momento, Damián Itoiz, no podía ignorar lo que sucedía bajo sus narices. Sin embargo, a raíz de la amistad que mantiene con el fiscal, parecería haberlo dejado a resguardo hasta de ser ‘salpicado’ por este enorme fraude.

No hay que olvidar que además de unos litros de nafta para trasladar votantes o algunos folletos impresos, durante los dos últimos años de gestión meonista no se realizaron nuevas conexiones a la red de gas natural, impidiendo el acceso al servicio a miles de juninenses. A espaldas de ENARGAS, se habían hecho ramificaciones para los barrios de ‘amigos’ sin las correspondientes habilitaciones ni inversiones para sostener, por ejemplo, una correcta presión en las cañerías, y por eso, Servicios Grupo Junín había sido sancionada.

Pero, mientras tanto, surgió el tema inmobiliario: la empresa de gas no podía asegurar este servicio esencial para el que fue creada, pero se largó a vender terrenos, en pleno boom del Pro.Cre.Ar. También se descuidaron las otras prestaciones como telefonía e Internet, sin inversiones ni crecimiento de ningún tipo.

Así, deficitaria y en bancarrota, dejó el meonismo la empresa de todos los juninenses. Pero hasta hoy, paradójicamente, ninguna máxima autoridad de la ciudad y de la misma empresa siquiera fue citada a declarar.

NOTA PUBLICADA EN LA EDICIÓN IMPRESA DEL SÁBADO 28 DE OCTUBRE 2017   

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS