Junín. domingo 19 de noviembre de 2017
Semanario de Junín » Bonaerenses » 7 nov 2017

jugadas sobre el tablero

Presupuesto 2018: el oficialismo gasta sus cartuchos para apurar el tratamiento

por el momento la chance de que el oficialismo trate el Presupuesto este jueves parece remota, pero las próximas horas serán claves para definirlo. El debate podría postergarse, a más tardar, para la próxima semana.


Cambiemos tendrá hoy una maratónica jornada de negociaciones para intentar cumplir con la meta autoimpuesta de aprobar el Presupuesto y la Ley Impositiva 2018 el próximo jueves, algo que a estas horas parece muy difícil por la gran cantidad de negociaciones que aún se mantienen abiertas.

Si bien el oficialismo ya resolvió avanzar con algunos retoques al texto enviado por el Ejecutivo hace dos semanas, aún mantiene varios frentes de negociación abierto, principalmente vinculados a los fondos a repartir entre los municipios, la obras provinciales previstas para cada comuna y regímenes especiales de impuestos, como el beneficio al Sudoeste, la imposición del pago de Ingresos Brutos a cooperativas y el impuesto Inmobiliario Rural.

En principio, Cambiemos no convocó a sesiones para el Senado, lo que marca un indicio de la falta de piso firme para avanzar: históricamente, los presupuestos se aprueban en ambas cámaras el mismo día, para evitar abrir una ventana de negociación que complique los planes oficiales.

Aun así, en Diputados mantenían esta tarde el optimismo. Los operadores de Cambiemos trabajan sobre los legisladores a quienes se les termina el mandato, con la intención de que acompañen el proyecto oficial o al menos se ausenten para bajar el número necesario de aprobación (dos tercios para los permisos de endeudamiento).

Si se sentaran los 92 diputados, Cambiemos necesitaría 62 votos. Por el momento cuenta con 31 propios, y apuesta a una ayuda del desperdigado peronismo. También mantiene una línea abierta con 1País, de Sergio Massa, quien negocia personalmente con la propia gobernadora María Eugenia Vidal y sus principales espadas en el Gobierno, aunque por ahora no dio el OK. Los legisladores del espacio mantienen aún abierta una lista de reclamos irresueltos, y sostienen que no están en condiciones de tratar el Presupuesto en lo inmediato.

En tanto, en los diferentes bloques del FpV-Peronismo reina el desconcierto. Pese a que formalmente existen tres bloques, los límites están completamente difuminados. El kirchnerismo duro rechaza los proyectos oficiales, mientras que el peronismo territorial espera la palabra de los intendentes, que negocian bajo la vocería de Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), quien conversa permanentemente con el Jefe de Gabinete Federico Salvai. En el medio hay un grupo que supera la docena, cuyos mandatos vencen a fin de año. En ellos posa la lupa el oficialismo para lograr el acompañamiento. “No están participando de los debates internos, están en otra”, se quejan sus pares, temiendo que “se corten solos” y le den al oficialismo el número necesario para avanzar.

 Con todo, por el momento la chance de que el oficialismo trate el Presupuesto este jueves parece remota, pero las próximas horas serán claves para definirlo. El debate podría postergarse, a más tardar, para la próxima semana. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS