Junín. miércoles 13 de diciembre de 2017
Semanario de Junín » Nacionales » 21 nov 2017

EX VICE PRESIDENTE

Murió Víctor Martínez, quien asumió en 1983 junto al ex presidente Raúl Alfonsín

unto a Eduardo Angeloz, lideró la Línea Córdoba de la UCR. Fue intendente con Arturo Illia y embajador en Perú con Fernando de la Rúa. Fue, además, el primer vicepresidente de la democracia recuperada, luego de período dictatorial impuesto por la última dictadura militar.


TAGS: CóRDOBA

Apostó a ocupar una página en la historia bajo la sombra de Raúl Alfonsín. Fue a mediados del 83, cuando el caudillo de Chascomús mandó a Raúl Borras, su mano derecha, a negociar el apoyo del poderoso radicalismo cordobés a su candidatura presidencial. Víctor Martínez lo recibió en el aeropuerto. También estaba Eduardo Angeloz, fallecido en agosto pasado. “Vos va a ser mejor gobernador y yo mejor vicepresidente”, se anticipó a decirle a su compañero de Línea Córdoba, al dar por aceptado el acuerdo.

Así, Martínez ayudó a inclinar la balanza de la interna partidaria que aún Alfonsín disputaba con Fernando de la Rúa, otro cordobés, pero afincado en Capital. Y asfaltó el camino que él mismo se trazó para convertirse en el número dos de la complicada transición democrática, luego del “alfonsinazo” del 30 de octubre de hace 34 años.

El compañero de fórmula de Alfonsín murió ayer, un día antes de cumplir los 93 años, en su casa de Villa Allende. Su delicado estado de salud se había complicado por un cuadro de insuficiencia respiratoria, según reveló a Clarín uno de sus tres hijos. Víctor, el mayor, integra el Tribunal de Faltas municipal. Marcos, el único que se dedicó de lleno a la política, fue dos veces diputados provincial. Marcelo se mantuvo en la actividad privada.

Como presidente del Senado, Martínez debió hacer gala de cintura política para negociar con la compacta mayoría peronista encabezada en aquellos tiempos por Vicente Saadi. La mayor -y temprana- frustración fue el rechazo a la ley de reforma sindical. Como contrapartida, se dio el gusto de firmar la promulgación del acuerdo con Chile por el Beagle, al quedar en ejercicio del Ejecutivo por un viaje del Presidente.

En tiempos de levantamientos carapintada se vio rodeado de rumores que lo involucraban en supuestos movimientos conspirativos para reemplazar a Alfonsín. Durante la insurrección de Semana Santa, su vocero le hizo saber que estaban circulando esas versiones. Entonces, le encomendó formular públicamente una drástica respuesta: “Si renuncia el Presidente yo me iré con él, porque eso es lo que hace un compañero de fórmula”. Es lo que rememoró anoche Pedro Sánchez, entonces jefe de prensa del Senado.

De carácter áspero, marca en el orillo de los líderes de la UCR cordobesa, gobernó la capital de su provincia durante la gestión de Arturo Illia, entre 1963 y 1966. En 1973 le puso el pecho a la andanada peronista. En las elecciones a gobernador perdió en segunda vuelta contra Ricardo Obregón Cano, el candidato de Juan Perón y Héctor Cámpora.

Desde la salida anticipada del gobierno, en 1989, mantuvo el perfil bajo. Aunque tuvo tiempo de volver a la función pública con la Alianza: ocupó la embajada en Perú hasta 2001.

A partir de entonces se lo veía participando en homenajes a la democracia, a Alfonsín y a Hipólito Yrigoyen. De hecho, fue hasta sus últimos días presidente honorario del Instituto Nacional Yrigoyeneano, entidad reconocida oficialmente.

Días atrás, el intendente de Córdoba, Ramón Mestre -hijo homónimo de otro fallecido líder de Línea Córdoba- le llevó en mano la distinción municipal “Democracia de la República Argentina”, una escultura de las manos de Alfonsín.

Dejó un legado de más de 30 libros sobre temas políticos y de derecho minero, la especialidad a la que se abocó como profesor en la Universidad Nacional de Córdoba.

Su hijo Víctor le dijo anoche a Clarín: “Estoy muy orgulloso por la humildad y honradez con la que llevó adelante su vida”. La Municipalidad de Córdoba dispuso tres días de duelo por su fallecimiento y diversas figuras del radicalismo manifestaron las condolencias a sus familiares. Entre ellos, el cordobés Mario Negri, jefe del bloque de diputados.

El diputado Ricardo Alfonsín -hijo del ex presidente- sostuvo que “nos dejó su trayectoria, su compromiso con las ideas del partido que espero nos inspiremos en él en momentos tan difíciles como los que pasan hoy la Argentina. Esperemos sepamos defender nuestras ideas como lo hizo él y muchos otros hombres de Córdoba y de nuestro partido”.

Fue un vicepresidente leal. En la historia argentina no es poca cosa.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS