Junín. miércoles 13 de diciembre de 2017
Semanario de Junín » Locales » 29 nov 2017

allanamientos en junín

Trata de personas, a bajo precio, también en súper chinos locales

“Están pegando una ‘emprolijada’, porque hay mucho negocio turbio alrededor del comercio de los súper chinos, muchos empleados que ni siquiera figuran que hayan salido de China”, graficó un efectivo de la Policía Federal.


Por:
Redacción Semanario

La Delegación Junín de la Policía Federal Argentina, junto a la Dirección Nacional de Migraciones y el Ministerio de Trabajo bonaerense, realizaron el jueves último siete allanamientos en supermercados de origen chino radicados en nuestra ciudad, en el marco de la IPP 04-00-001691-17 por trata de personas y delitos conexos, extensa investigación instruida por la UFIJ N° 6 a cargo de las doctoras Fernanda Sánchez y Mirta Claudia Monclá.

Las órdenes de allanamiento fueron libradas por la Jueza de Garantías, María Laura Durante, titular del Juzgado N° 3.

Intervinieron también la Ayudante Fiscal de Delitos Conexos a la Trata de Personas, a cargo de Agustina Roldán Capponi, personal del Cuerpo de Instructores para apoyo en Investigaciones Complejas de la Fiscalía General de Junín y de las Ayudantías Fiscales de Rojas y de Leandro N. Alem.

Durante los procedimientos, en el supermercado ubicado en Sáenz Peña y 25 de Mayo, fue aprehendido un sujeto de nacionalidad china por tenencia de armas de fuego (dos revólveres calibre 32 y una pistola 9mm) e infracción a la ley migratoria, quien fue puesto a disposición de la UFIJ N° 8, a cargo del fiscal Esteban Pedernera. También fueron secuestradas más de cuarenta cajas de municiones, teléfonos celulares y documentación personal.

La investigación también constató que al menos siete personas que se hallaban viviendo en el interior de los supermercados, habían ingresado ilegalmente al país. Fueron trasladadas a la Delegación Junín de la Policía Federal Argentina, previa comunicación a la Fiscalía Federal de Junín.

TRATA DE PERSONAS Y OTROS DELITOS, CON APOYO LOCAL

“Están pegando una ‘emprolijada’, porque hay mucho negocio turbio alrededor del comercio de los súper chinos, muchos empleados que ni siquiera figuran que hayan salido de China. La mayoría proviene de la provincia de Fujian”, graficó un efectivo de la Policía Federal local que prefirió mantener el anonimato.

“Con apoyo de un contador de apellido B. y un abogado de apellido P., armaron una especie de ‘clan’ y hoy manejan todos los supermercados en Junín, que son cerca de 40. Estos dos tipos los llevan de un lado para el otro a los chinos. Le hacen todo el papelerío, le solucionan los problemas con la municipalidad o con la policía. Le cobran full time y le manejan todo el negocio”, agregó la misma fuente en contacto con SEMANARIO.

En todas las ciudades argentinas hay supermercados chinos, negocios que se convirtieron con el paso del tiempo en indispensables para los magros bolsillos, y Junín no es la excepción, ni mucho menos. Desperdigados por todo el territorio, casi 40 bocas de expendio ofrecen sus productos a un precio, la mayoría de las veces, conveniente.

Pero a partir de la sanción de la Ley 26.364, que previene y sanciona el delito de trata de personas, son muchos los organismos oficiales que comenzaron a mirar de otra manera a estos negocios, no solamente por las ofertas de sus góndolas, sino porque algunos de ellos son espacios donde se somete a esclavitud laboral a muchas personas de nacionalidad china.

La mayoría de los chinos que hoy viven en Junín y también en el resto del territorio nacional, provienen de la provincia de Fujian, donde las condiciones de vida de millones de personas son imposibles de describir. Por eso muchos de ellos deciden emigrar hacia otros lugares del mundo en busca de trabajo. Cuando el destino es Argentina, llegan primero a un país limítrofe, en este caso Brasil, y luego ingresan ilegalmente al país por la frontera nordeste.

Esto no significa que todos los ciudadanos chinos que viven hoy en Argentina hayan ingresado de esta forma, pero sucede que aquellos que provienen de las zonas rurales más pobres de Fujian no tienen medios económicos para solventar un viaje que prácticamente cruza el planeta de un extremo a otro, y se convierten en las principales víctimas de las mafias chinas, como la denominada “Cabeza de Serpiente”.

ORGANIZACIÓN TEMIBLE

“Cabeza de serpiente” es un pez originario de algunos ríos de China y África, que se caracteriza por su voracidad. Pero también es el nombre con el que se conoce a una mafia que conecta China con Argentina  desde hace más de 20 años y que lucra trayendo personas al país, que luego son sometidas a trabajo esclavo como manera de compensar los gastos del traslado.

El tráfico de personas es un delito contra el Estado que consiste en hacer ingresar personas de  manera ilegal al país; en cambio, el delito de la trata es aún más complejo porque además de ese ingreso ilegal supone la futura explotación sexual o laboral de la persona ingresada ilegalmente.

El Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de la Trata, que funciona bajo la órbita del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, ya asistió -desde el año 2008 en el que fue creado- hasta la actualidad a más de 10 mil víctimas de este delito, que son protegidas en albergues especiales  con ayuda psicológica y médica  hasta el momento en que estén preparadas para testimoniar sobre su calvario ante la Justicia.

NOTA PUBLICADA EN LA EDICIÓN IMPRESA DEL SÁBADO 25 DE NOVIEMBRE 2017   

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS