Junín. miércoles 13 de diciembre de 2017
Semanario de Junín » Locales » 4 dic 2017

EL ACUERDO DE EMPRESARIOS

Usuarios de Junín, "presos" del monopolio de las expendedoras del GNC

Hace unos años, el gas natural comprimido (GNC) era tan barato en comparación con la nafta, que muchos optaban por hacer una inversión e instalar los equipos. Al poco tiempo recuperaban la inversión y disfrutaban de un gran ahorro. Hoy la realidad cambió.


Por:
Redacción Semanario

No hay otra manera de decirlo: entre tres empresarios juninenses, nos están robando. Caso contrario, es difícil explicar por qué en Junín el valor del metro cúbico de GNC está 2, 3 y hasta 4 pesos por encima de lo que se cobra en surtidores de la zona o la provincia.

Hay quejas, reclamos, reuniones… pero el precio final se establece en esas reuniones cada vez más periódicas que mantienen en el Hotel Colón las tres cabezas empresarias que deciden ganar más de lo que corresponde: César Castillo, Norberto Elisei y Adrián Siracusa. Y sin consecuencia alguna.

En Rosario, por ejemplo, el metro cúbico de GNC puede conseguirse en 10,90 pesos, un monto lejanísimo al que debe abonarse en Junín: 14,59/14,69 pesos. No muy lejos, dentro de nuestra misma provincia, como por ejemplo Rojas, el precio oscila los 12 pesos.

La empresa local de Gas cobra apenas 1 centavo por metro cúbico, con lo cual se cae la explicación del “flete” al que deben hacer frente los empresarios. La cifra es ínfima. Lo que varía es la ambición para engrosar billeteras.

SIN RESPONSABILIDAD

“A Servicios Grupo Junín le pagan un centavo por metro cúbico, en concepto de transporte y por uso de la red. Son entre 5.000 y 6.000 pesos mensuales, no tiene incidencia el monto de la tarifa en surtidor”, dijo Pablo Torres, director de la empresa de gas.

Sobre los reclamos, contó que el año pasado “nos reunimos con remiseros y taxistas, pero nosotros mostramos las facturas de Camuzzi y la incidencia nuestra en el precio final al usuario, que lo determinan los estacioneros locales”.

MÁS CLARO, ECHALE AGUA

Sin embargo, Norberto Elisei se defiende: dice que hay diferencia de precios entre las estaciones locales. Y que “en nuestra zona estamos pagando impuestos por obras hídricas, que en otros lugares no están incluidos. Pasa lo mismo con los otros combustibles”.

La diferencia con Rojas fue minimizada: “seguramente en unos días lo corrigen y aplican el aumento”.

CANSANCIO DE TAXISTAS

Para taxistas y remiseros, el panorama es peor que para un usuario común: ellos trabajan en base al GNC.

Roberto Salcedo, representante de los conductores de taxis, cuenta que “este último aumento de tarifas que hubo era bastante recortado, no alcanzaba a cubrir las expectativas de nuestro rubro, así que ahora este incremento en el GNC –que ya había sido ajustado el mes pasado- nos golpea”.

Para ellos, el GNC es el principal componente del costo total para el movimiento de las unidades, el porcentaje más alto de lo que se debe cubrir.

Y no hay mucha posibilidad de economizar el gasto: “Lo que se estila en el taxi es dejar el auto en marcha en alguna espera, pero si uno hace un ahorro en esto, después sale más caro en burro, por ejemplo, o cualquier desperfecto que va surgiendo. Parece una insignificancia, pero después de tantos arranques termina la vida útil de muchos repuestos”.

El GNC es el corazón de la tarifa, que a su vez mueve los salarios de todos los que integran la actividad, como propietarios, choferes y operadores.

SIN RESPUESTA

Salcedo cuenta que “hemos insistido en varias oportunidades con los estacioneros por el precio en Junín. Cuando empezó esta escalada, estuvimos con Basilio Elisei pero no logramos nada, pese a que tratamos de defender a todos los usuarios locales no sólo a los prestadores del servicio”.

También confirmó que “en Rojas, que queda apenas a unos 50 kilómetros de Junín, el GNC está a 12 pesos, mientras acá a casi 14,69 pesos”.

“Sabemos que quienes fijan el precio son tres personas que se juntan en el Hotel Colón, porque los estacioneros son pocos y acuerdan. No tiene justificativo el precio, porque tuvimos contacto con Camuzzi Gas y con directivos de Servicios Grupo Junín, ya que nos quisieron hacer creer que pagaban una especie de peaje por el uso de las cañerías. Pero no aflojaron”, asegura.

También recuerda que “pusimos también un pico especial para los taxis y remises, quedó abierta la posibilidad pero tampoco respondieron”.

Los taxistas no se dieron por vencidos en su lucha. También “hicimos el reclamo a través de la Oficina de Defensa del Consumidor en su momento, a través de Repsol e YPF ante Camuzzi, pero no tuvimos éxito”.

“Todo indica que deberíamos hacer una medida de fuerza, pero hoy en día somos gente con familia y muchas veces se piensa en las consecuencias, además que no hay demasiado acompañamiento”, dice Salcedo, casi resignado.

PURA ESPUMA

No es nuevo este tema. El alto costo del GNC para los juninenses ya motivó una reunión ampliada en el Concejo Deliberante en agosto del año pasado, originada en la preocupación de transportistas y taxistas.

Después se citó a los empresarios para que explicaran por qué, en ese momento, el precio superaba los 3 pesos a las tarifas de la zona

Quedó ahí, con muchas fotos del convocante concejal Marcelo García a las reuniones con todas las partes, pero sin resultado alguno.

Falta todavía, un año y algo después, que alguien tome en serio el reclamo de los usuarios y finalice con la impunidad de este monopolio que perjudica –más todavía- el bolsillo de los vecinos.

Alguien deberá ponerse al frente de Castillo, Siracusa y Elisei para barajar y dar un respiro a los castigados bolsillos juninenses.

Héctor Plou nos representa a todos

El juez federal de Junín, Héctor Pedro Plou, decidió calzarse el traje de Robin Hood, aceptó el reclamo de los vecinos de Alem que elevaron a través de sus autoridades municipales, pero fue generoso y decidió ampliarlo al resto de cualquier usuario de gas natural del país.

A partir de su fallo, cualquier argentino que quiera reclamar por los fuertes aumentos que hubo y los que vendrán en las tarifas de gas natural, tendrán que remitirse al Juzgado Federal de Junín. Como el centro judicial contra Aranguren y compañía, con Petrecca mirando para el costado rojo de vergüenza y temeroso de ligarse algún reto.

A través de la Oficina de Derechos Humanos y Defensa del Consumidor de la Municipalidad de Leandro N. Alem, se presentó una acción judicial contra la suba del gas y sus tarifas astronómicas, arremetiendo contra el Ministerio de Energía y el ENARGAS, el ente regulador.

Contra todo pronóstico, el juez Plou aceptó tramitar un amparo colectivo: si bien la causa se originó en representación de los usuarios de Camuzzi Gas Pampeana S.A, el tema de lo ‘colectivo’ abrió el abanico, y por eso alcanza a todos los usuarios de todos los distribuidores de gas natural que operen en el país. De ahora en más, todos los amparos contra la suba de la tarifa del gas deberán tramitarse en este juzgado, según lo dispuesto por la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

LA PROTAGONISTA

Semejante logro judicial vino de la mano de Sofía Giron, titular de la OMIC de Leandro N. Alem. SEMANARIO habló con la funcionaria: “Nosotros realizamos la presentación en la Justicia, en mi carácter de directora de Derechos Humanos y Defensa del Consumidor, en representación de los derechos de los usuarios del distrito de Alem, presentando una acción sumarísima contra la resolución del Ministerio de Energía de la Nación y el ENARGAS”, comenzó explicando.

Según recordó, “con las recargas de las tarifas de gas, los vecinos se vieron vulnerados en sus derechos económicos, con aumentos de entre 400 y 600%. Dada la función pública que ejercemos, hicimos esta presentación ante la Justicia”.

La resolución favorable del Juzgado Federal de Junín se dictó el 21 de noviembre, aunque aclaró que “todavía no hay una definitiva sobre el fondo de la cuestión”. Y aclaró: “Sobre lo que se expide, que significa un avance muy importante, es que admite la legitmización procesal del municipio, que es un gran paso en la defensa de los derechos de los usuarios, sobre todo estando acéfala la figura del defensor del pueblo”.

Sofía Giron contó que “por otro lado, algo que nos sorprendió, fue que no sólo acepta nuestra competencia sino que le da un alcance colectivo a nivel nacional. Nosotros nos habíamos presentado en defensa de los vecinos de Alem y ahora lo estamos haciendo en nombre de todos los usuarios del país, se hizo extensivo”.

“Esta acción judicial fue impulsada por la presentación ante el municipio de una gran cantidad de vecinos, porque tuvimos la oficina colapsada por gente que no sabía qué hacer o a quién recurrir, y entonces se llegaba a la OMIC para que de alguna manera tratáramos de defender sus derechos. Durante varios días recibimos una enorme cantidad de facturas, arriba de 500, algo muy importante teniendo en cuenta que se trata de un distrito chico”, remarcó la funcionaria de Leandro N. Alem.

También subrayó: “Si bien tenemos la suerte de que las tres localidades más importantes del distrito tienen gas natural, en el mes en que hicimos la presentación, que hicimos lo más rápido posible debido a la urgencia del caso, en ese momento en los pueblos más chicos no habían recibido la factura. Por eso solo presentamos las de Vedia, obviamente haciendo extensivo el pedido a todos los vecinos de Leandro N. Alem”.

“Con su fallo, el juez federal lo que hace es unificar el objeto. Nosotros estamos recurriendo con diferentes acciones, porque yo había presentado una acción sumarísima de consumo y había otro tipo de presentaciones diferentes, así que las unificó a todas en un amparo”, remarcó. 

NOTA PUBLICADA EN LA EDICIÓN IMPRESA DEL SÁBADO 25 DE NOVIEMBRE 2017    

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS