Junín. miércoles 13 de diciembre de 2017
Semanario de Junín » Deportes » 6 dic 2017

SARMIENTO

El sillón de Necochea II

No es ningún secreto que hay un grupo de sarmientistas trabajando en lo que sería la gestión post Chiófalo.


Por:
Javier Leguizamón

Antes del inicio del torneo, cuando todo era ilusión, el presidente Fernando Chiófalo dijo que “sería un campeonato muy parejo, con poca diferencia de puntos entre los de arriba y el fondo de la tabla”. No se equivocó. Pero lo que nunca imaginó fue el presente deportivo del equipo y mucho menos el panorama institucional.

‘Club modelo’, ‘El gigante verde’, ‘El sueño al cielo’ y tantas otras metáforas más se emplearon para apuntalar un sueño que tuvo recorrido en Primera y que hoy ha quedado lejano. Llega fin de año y en el mundo verde crece la preocupación sobre el futuro de la institución.

Con el presidente Fernando Chiófalo de licencia, un grupo de socios, algunos conocidos, otros históricos, “presionan” en las sombras para encontrar un cambio en la conducción. Creen que el club no puede seguir así, que necesita una renovación, pero sobre todo, una figura que maneje las cuestiones deportivas  e institucionales que –con o sin Chiófalo- se han transformado en un dolor de cabeza en los últimos meses.

El día a día requiere de manejo, respaldo y firmeza en las decisiones. Y entienden que el club no debería esperar más allá de diciembre para la decisión.

No es ningún secreto que hay un grupo de sarmientistas trabajando en lo que sería la gestión post Chiófalo. Que estaría encabezado por José Molinari y que reuniría a otros dirigentes, algunos que estuvieron y otros que aún están ligados a la actual conducción.

“No queremos ninguna ruptura con nadie; Sarmiento tiene gente muy valiosa y todos debemos sumar”, cuentan off de record.

En ese grupo, al que podría retornar Claudio Perkusic, se encuentran: el actual vice (hoy presidente) Fernando Molins, Lisandro Benito, los hermanos Ferrari, Genna, ‘El Gordo’ Rochetti y varios nombres más que, aseguran, quieren demostrar que “hay vida después de Coquito”.

Nada de esto es nuevo, así como las reuniones no son de esta semana. Es más, hace algún tiempo, el ex intendente Mario Meoni se reunió con el líder de este grupo de trabajo para ofrecerle todo su apoyo, con la condición que resignara su cargo a una vicepresidencia. Molinari desistió de tal ofrecimiento, aunque habría asegurado que de llegar al sillón de Necochea, todos los sarmientistas tendrían su lugar.

Entre las voces discordantes, hay socios que quieren apurar los tiempos, mientras otros piden por mayor transparencia en algunas cuestiones. Y alertan sobre un tema no menor: “la herencia de Chiófalo es un club sobredimensionado, caro y que hay que acomodar de manera urgente”.

Algunos construyen en silencio y otros protestan a los gritos. En la última Asamblea, algunos socios, enojados particularmente con la gestión de prensa institucional, recriminaron por errores graves de comunicación, copia de otros medios y falta de información y escasa presencia en las redes sociales. Otro hincha, fastidiado con lo que entiende un “destrato del club”, firmó su baja como socio.

No son tiempos tranquilos los de Sarmiento. Tal vez por este cúmulo de pequeñas historias que siguen sumándose es que varios socios y simpatizantes esperan una pronta resolución. Con Chiófalo de vuelta o con la convocatoria a elecciones. Para no sumar preocupaciones. Y para que aquello por lo que tanto se luchó, no se pierda o pase a ser un problemón.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS