Junín. domingo 21 de enero de 2018
Semanario de Junín » Locales » 20 dic 2017

Los ignorados de siempre: la pobreza y la indigencia siguen golpeando en Junín

No hay distinción: niños, jóvenes y adultos se suman cada día a la lista de necesitados que pugnan por una copa de leche o un plato de comida para saciar el hambre. Por el encarecimiento de los alimentos y el aumento de la pobreza y la indigencia, en el último año en Junín se crearon ocho merenderos nuevos, según datos aportados a SEMANARIO por el Grupo Solidario Don Ito.


Por:
LUCIANO CANAPARO

La pobreza es algo más que números. No se trata de porcentajes, ni de los incrementos o bajas en las cantidades, ni de las estadísticas... detrás de todo eso hay personas reales, de carne y hueso, que más cerca o más lejos sufren de hambre y frío, no tienen un lugar en condiciones para vivir y afrontan un futuro sin esperanzas ni proyectos: sólo buscan pasar el cada día.

Precarias casas construidas con chapas y piso de tierra, donde se amontonan camas para albergar a hijos y perros, se reparten en sectores casi ocultos de la ciudad. Son los olvidados, los invisibles, a los que no les llega ninguna ayuda y les resulta imposible salir del pozo en el que ya nacieron, porque no conocen caminos alternativos y muy pocas manos se extienden para dar verdaderas oportunidades.

Estas tantas familias juninenses no saben lo que son los servicios básicos como agua o cloacas y menos aún gas natural. No tienen medios de movilización aunque viven en los barrios más alejados de la zona céntrica. Los chicos van a veces a la escuela, y sobre todo para poder almorzar en el comedor.

Existen, ahí confinados en el borde de la ciudad, creciendo como parias y repitiendo modelos e historias que llegaron con su misma cuna de nacimiento.

Ellos, los que sobreviven juntando cartones o haciendo changas, cuando logran que los ‘comunes’ se repongan del miedo que les dan sus pantalones rotos y les brindan la posibilidad de cortar el pasto o levantar un tapial.

Están ahí. No son producto de ningún gobierno en particular, van de generación en generación reclamando por derechos que parecen no tener. En medio de calles llenas de barro, agujeros en los techos y la ropa donada para los más chicos, compartiendo hasta el calzado y sin mayores alegrías.

Es el Junín que no se ve. El de los ignorados.

HERENCIA Y REALIDAD

Un poco por herencia de un modelo “nacional y popular” que también discriminó, y otro poco por el brutal despliegue neoliberal de un gobierno de clases altas, es que los últimos números arrojan –según el último informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina- que el 31,4% de los argentinos vive actualmente en una situación de pobreza, lo que representa a unas 13,5 millones de personas.

Este informe, que toma datos bajo una nueva metodología de medición mucho más sofisticada y profunda que la del INDEC, revela también que hay un 5,9% de personas en situación de indigencia. Esto equivale a cerca de 2,5 millones de argentinos. El informe de la UCA releva los datos del tercer trimestre del 2017 y deja al descubierto también un dato perturbador: el 48% de la población que vive bajo la línea de pobreza son niños de entre 0 y 14 años.

Lo interesante de este nuevo informe que muestra la UCA es que se hizo bajo una nueva metodología que no solo mide la pobreza por los niveles de ingreso sino también de acuerdo al censo 2010 y una serie de siete valores multidimensionales que el INDEC no toma en cuenta.

El nuevo esquema de metodología de medición de la pobreza del Observatorio Social de la UCA del tercer trimestre del 2017 toma aglomerados urbanos con 80.000 habitantes; una muestra puntual de aproximadamente 5.700 hogares y una mayor profundidad de datos de muestra en 30 municipios del conurbano bonaerense.

En resumen, esto implica que en los últimos años los extremos se ampliaron en términos de brechas sociales: los pobres se empobrecieron más y los ricos se enriquecieron aún más.

A su vez, en el muestreo se observó que hay un 18,9% de la población con déficit de cobertura de salud. Se observa, asimismo, que el porcentaje de hogares con servicios básicos incompletos sigue siendo elevado. El informe revela que hoy el 34,1% muestra problemas de conexión al agua corriente, servicio de red cloacal o conexión de fuentes de energía. En tanto, el 21,4% de los hogares muestra que carece de una vivienda digna.

EN JUNÍN

En Junín, el 31,5% de chicos y adolescentes no tiene obra social ni cobertura sanitaria más que la que brinda el hospital público, justo ese devastado por el paso de las administraciones que se empeñaron en jugar a favor de la salud privada.

Lejos, muy lejos de aquella “pobreza cero” que encantó desde los discursos para asegurar votos.

Esta pobreza se repica sobre todo en las alrededor de 700 personas que habitan los 8 asentamientos distribuidos por la ciudad, según los datos de la Secretaría de Acción Social de la Municipalidad, la ONG Techo y la Subsecretaría Social de Tierra, Urbanismo y Vivienda de la Provincia.

Además, hay otras familias en situación de pobreza e indigencia ‘sueltas’ por distintos barrios. Muchos enganchados de la luz, con apenas un integrante de la familia con trabajo o changas permanentes, forman parte de largas listas de ‘clientes’ de la ayuda social, tanto en el municipio como en distintas instituciones privadas y solidarias. Son la otra cara de la ciudad, esa que menos quiere admitirse, así que es difícil colocarlos en números: son los que van al Hospital o a la salita del barrio en busca de salud, los que recorren roperitos para vestir a los hijos, los que recolectan chapas desvencijadas por obras en construcción y subsisten con todo lo que a otros les sobra y desechan.

La miseria que se les nota a simple vista es proporcional a la que padece una sociedad que ha forjado desigualdades insalvables.

MERENDEROS

No hay distinción: niños, jóvenes y adultos se suman cada día a la lista de necesitados que pugnan por una copa de leche o un plato de comida para saciar el hambre. Por el encarecimiento de los alimentos y el aumento de la pobreza y la indigencia, en el último año en Junín se crearon ocho merenderos nuevos, según datos aportados a SEMANARIO por el Grupo Solidario Don Ito (ver aparte).

La devaluación, los tarifazos y el desempleo, se sabe, impactan de lleno siempre en las clases más bajas. Una de las repercusiones inmediatas ha sido, históricamente, el crecimiento de comedores barriales para contener el hambre de los más chicos. En Junín, durante este año la cantidad de personas que asiste a comedores y merenderos se duplicó y sus responsables detectan a cada vez más mayores en busca de asistencia.

Si bien no hay datos concretos ni números con tortas matemáticas plasmados en algún estudio, la realidad es dolorosa. A raíz de la cantidad de niños y niñas que no completan una alimentación diaria en sus hogares ha crecido notablemente el número de copas de leche y platos en las cocinas de los establecimientos educativos, como así también se puede ver el desarrollo inminente de los merenderos y comedores en los barrios más vulnerables de la ciudad.

Más allá del lugar donde desarrollen sus acciones o el tiempo que lleven colaborando con las familias más necesitadas, el trabajo del voluntariado es arduo: están presentes allí donde los pedidos de ayuda abundan y los abrazos escasean. Y si los recursos se vuelven limitados para alimentar a los niños, madres y padres que llegan con hambre, se organizan para que así y todo sea posible llenar ollas, platos y bandejas.

Sus referentes no escatiman detalles al explicar la situación. Dicen, por ejemplo, que si hasta hace algunos meses a los comedores y merenderos ubicados en los barrios más pobres se acercaban sobre todo los más chiquitos de la casa, hoy también deben sentar a la mesa a los padres que hace ya tiempo tuvieron que restringir los gastos de alimentación entre sus cuentas para poder subsistir.

Aseguran que, a diferencia de hace unos años, ahora la cantidad de pequeños, madres adolescentes y chicos mayores de 18 que comen mal o no comen ha crecido en las diferentes barriadas.

NOTA PUBLICADA EN LA EDICIÓN IMPRESA DEL SÁBADO 16 DE DICIEMBRE 2017   

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS