Junín. martes 17 de julio de 2018
Semanario de Junín » Locales » 4 ene 2018

TEMPORADA DE VERANO 2018

Parque Natural Laguna de Gómez: un espejo de la realidad

Esta semana arrancó la temporada 2017/18, pero con el nuevo “Operativo Sol” y la falta de ofertas atractivas, el turismo estival en Junín, lejos de calentar la temporada, enfría las ideas.


Por:
Redacción Semanario

Apenas llega el visitante o el propio juninense al Parque Natural Laguna de Gómez, lo primero que se observa es el arsenal de policías y agentes de tránsito. Es el “Operativo Sol”, en verano… el responsable de cientos de secuestros de vehículos a los que les falta algún papel, porque todo es examinado minuciosamente aunque las colas que genere esta tarea sean increíbles.

Así es como se va perfilando una nueva temporada estival, en la que lejos de promoverse el turismo, se ahuyenta a quienes venían a pasar un fin de semana distendido en la Laguna de Gómez.

Es que fue cambiando la idiosincrasia… muchas familias de bien se han instalado allí casi como vivienda permanente, y hoy son dueñas de este espacio que desde siempre correspondió a la clase media-baja de la sociedad y fue despreciado por la alta alcurnia juninense.

Pero la gente del Gran Buenos Aires, Gran Rosario y ciudades de toda la zona, todavía no termina de entender el cambio, y a bordo de su vehículo casi desvencijado, poniendo los pocos pesos de reserva que quedaban, llenan el tanque y se lanzan hacia la aventura. A pasar un finde en Junín.

Para enterarlos de las modificaciones, ahí nomás a la entrada los atajan. Cédula verde, seguro, carnet de conducir, VTV, matafuego y hasta una bolsa negra que la ley parece que obliga a llevar… por supuesto, algo les falta. No preveían ese grado de exigencia similar a un centro turístico de primer nivel nacional, como podrían ser una ciudad de la costa atlántica o las sierras cordobesas.

Pero sí, así es. Todos deben tener todo. El que no, deja el vehículo y se vuelve con familia y bártulos a cuestas, como pueda.

Te puede interesar  Por las venas del PNLG: un recorrido por la desidia, el relajo y la falta de servicios

Lo importante es que las nuevas familias propietarias de la Laguna se sientan protegidas y cómodas, y que con tanta exhibición de fuerzas públicas, parezca que hay preocupación por el tránsito, los vecinos y hasta la vida. Que parezca, nomás.

Así, con uniformados acechando en la entrada, sin otro ofrecimiento que un espacio para pescar (y espigón clausurado), un poco de agua para que se metan los más corajudos y alguna que otra parrilla (nuevas, eso sí), con muy poca oferta gastronómica (que una temporada intentan hacerse la América) y los baños que nunca son suficientes, se va a hacer cuesta arriba fomentar el turismo.

Lejos quedó atrás en el tiempo el slogan “Junín, ciudad de turismo”. Hoy no es turismo ni de paso, porque lo que había sido el principal atractivo natural hoy es un lugar de temor para los trabajadores que venían a pasar unos días, a descansar y disfrutar en familia.

Ese trabajo, que el director de Turismo Luis Bortolato arrancó muchos años atrás, casi 14, cuando de la mano de Mario Meoni llegó a la función pública, hoy puede ser completado. Él fue el ideólogo maquiavélico de la destrucción masiva de kioscos y cantinas, porque no respetaban un patrón arquitectónico y eran lugares “viejos”, excusa para poner modernísimos “paradores” de los que se hacían cargo empresarios, en detrimento de las antiguas familias que se ocupaban del servicio gastronómico y el comercio.

Ahora, el titular de Turismo va por más. Poniendo tanta policía en la entrada, se asegura que la Laguna no se conurbanice y que solo llegue gente de otro nivel, en sus autos con patentes nuevas, seguro y luces encendidas. Y que el Parque Natural sea un espacio casi privado, para pocos, con la visita ocasional de juninenses y turistas de determinado nivel socioeconómico. Gente que no necesita música barata sonando desde los kioscos, ni los baños públicos, ni ningún atractivo extra más allá de disfrutar jornadas en paz o algunas competencias de determinado deporte acuático moderno.

Así es… de la mano de Bortolato la laguna ya no es la barra de Pancho, el camping casi ni se usa y encima hay que ser muy guapo para llegar hasta ahí en auto. Ya los chicos lo percibieron y no fueron la semana acostumbrada para festejar la primavera.

Esta semana arrancó la temporada 2017/18, pero este nuevo “Operativo Sol” y la falta de ofertas atractivas aportan solo oscuridad al turismo en Junín.

NOTA PUBLICADA EN LA EDICIÓN IMPRESA DEL SÁBADO 30 DE DICIEMBRE 2017   

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS