Junín. domingo 21 de enero de 2018
Semanario de Junín » Cultura » 6 ene 2018

BANDAS LOCALES

Ambassador, de raíces jamaiquinas y espíritu callejero

Con fuertes intenciones de permanecer en escena, la realidad local sigue sin presentar abanicos para la expresión de los artistas comprometidos con la composición. “Ambassador” es una de las tantas bandas locales que busca nuevos horizontes.


Por:
LUCIANA CAMARERO

El proyecto de crear una banda, diferente a lo que ya se venía escuchando en nuestra ciudad, motivó a los integrantes de Ambassador. Compuesta por músicos provenientes de otras bandas, como Norberto Fernández, Víctor Carelli y Rocío Díaz, nació como una backing band (banda de acompañamiento) con temas clásicos jamaiquinos.
Ese proyecto duró poco tiempo, pero fue el disparador para formar en Junín una banda que hoy se suena “ska rocksteady” (oriundo de Jamaica) y “early reggae” (al estilo inglés).

Claro que el acople de músicos que quisieran profundizar en ese género tuvo algunas complicaciones iniciales, producto del virtuosismo del estilo, pero finalmente en 2014 se alinearon los planetas: Norberto Fernández quedó a cargo de los teclados, la batería en manos de Víctor Carelli, la percusión bajo el mando de Fernando Giaccone, el bajo propiedad de Bernardo Burgués, la viola exclusividad de Germán Rho y la voz de Rocío Díaz.

En 2015, una vez consolidados, comenzaron a dejar registro de sus temas y se decidieron por el nombre Ambassador (embajador en inglés), por considerarse precursores de ese ritmo musical en Junín.

En la actualidad, con algunos covers y un amplio repertorio de temas propios, Ambassador se siente más cómoda tocando en espacios donde el género tiene más seguidores o se conoce más, principalmente en Capital Federal.

“Hay un centro cultural en Villa Crespo que se llama ‘La cultura del barrio’ que se asocia a la cultura callejera, mucha movida de skinheads antifascistas por sobre todo, y agrupan muchas bandas punk”, explican los integrantes de la banda.

Haber tocado en ese reducto, y más allá de que los circuitos sean reducidos, permitió que mucha gente, fuera del confín local, comience a tenerlos en cuenta y como referentes. También tuvieron la posibilidad de mostrarse en el Salón Pueyrredón, en festivales de ska organizados por otras bandas, y en “El emergente” de Almagro.

“Cuando vamos a Capital –explica Norberto- gastamos en el viaje pero es una satisfacción enorme porque suena a pleno, te subís, tocás con otras bandas del género, estás cómodo. No es masivo, hay recitales que han ido cincuenta personas, otras veces doscientas”.

CULTURA LOCAL

“No vamos a renegar de Junín, pero es obvio que una ciudad más grande te da otra apertura, pero también hay noches que acá están buenísimas, que van nuestros amigos que escuchan la banda desde siempre”, expresó Bernardo.

En el debate entre lo popular, lo comercial y lo independiente, se cuelan las “bandas tributo”, hoy de moda. No es casual que en cartelera se lean siempre los mismos nombres, porque generan un negocio redondo para los propietarios de los bares. Pero una ciudad que se expande cada vez más al ritmo vertiginoso del ambiente estudiantil, necesita cambiar el repertorio y fomentar también la difusión de otros artistas comprometidos.

“En cuanto a lo popular, lo más directo le entra a la gente más fácil y se hace masivo, es así siempre. En cambio cuando suena una banda de jazz a muchos le suena raro y no va a llenar un lugar acá. Lo copado de esta movida es que es cero comercial, las influencias son bandas mayormente unders, que han grabado como pudieron y que han tocan como podían. Además, Junín es muy rockera, a todo el mundo le gustan Los Redondos, Sumo, mucho rock nacional y ese es otro desafío que nos queda por afrontar”, aseguró Norberto.

“Lo que nos falta, y que de hecho ayudaría a la movida acá, sería traer más bandas de Capital. Pero se hace muy difícil porque no hay plata y no hay lugares. Otra de las cosas es que siempre terminás tocando en los mismos lugares y como banda te tira abajo porque no tenés mucho para elegir”, sostuvo Bernardo.

NUEVAS TECNOLOGÍAS

Las bandas actualmente prefieren editar sus canciones de manera totalmente casera, utilizando diferentes plataformas virtuales para la producción, grabación, mezcla y remasterización. Este es el caso de Ambassador que, como muchas otros, recurren a esas herramientas para sortear costos.

“Nosotros subimos los temas a Soundcloud y algunos videos a YouTube y ya con eso alcanza. La idea es difundir así lo que hacemos. Ahora me agregaron a un grupo de whatsapp porque hay mucha gente de México que está en la movida de skinhead reggae, que es el reggae tradicional inglés, son más puristas y resulta que les gusta mucho Ambassador. Uno de ellos, junto al productor, están insistiendo para que vayamos para allá”, contó Norberto.

Que tengamos acceso fácil a las nuevas tecnologías no significa que de ellas se haga un uso adecuado, ya que en la web abunda la información y la desinformación. Tenemos todo al alcance de nuestras manos pero muchas veces nos quedamos sólo con lo que el mercado nos ofrece. “Ahora que tenemos tantas posibilidades de conseguir todo lo que queremos, hay más ignorancia todavía”, sintetizó Norberto.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS