Junín. domingo 21 de enero de 2018
Semanario de Junín » Locales » 11 ene 2018

Entrevista política

Rocío Giaccone: “Quiero que haya empleo en Junín con empresas, no con cárceles”

El intendente Pablo Petrecca y la diputada bonaerense siguen “cruzando” declaraciones por la presupuestada construcción de una cárcel federal en Junín. Además, la titular del bloque Peronismo Kirchenerista, que comparte con José Ottavis, afirmó que el desafío del PJ local “es sentarse a proyectar qué quiere para la ciudad”.


Por:
LUCIANO CANAPARO

Luego de que el proyecto de una prisión federal fuera aprobado en el Presupuesto nacional 2018, el intendente de Junín volvió a manifestar –tal como hizo meses atrás- que mientras él esté a cargo del Ejecutivo local no habrá ninguna posibilidad de un nuevo asentamiento carcelario en la ciudad. La “seguridad dialéctica” de Petrecca contrasta -una vez más- con la posición de la diputada bonaerense Rocío Giaccone.

“Lo de la cárcel es simple: hay un documento, que es la ley más importante del país, después de la Constitución, que así lo estipula. Quienes tenemos experiencia en el Ejecutivo sabemos que no se manda nada a presupuestar si detrás no existe un proyecto concreto, porque si no sería un acto de mucha irresponsabilidad. No estamos hablando de un Excel de trabajo diario donde se ponen y se sacan datos. No existe eso, porque si no estaríamos desacreditando el funcionamiento del Estado nacional de años. La realidad es que hay un Presupuesto nacional votado que dice claramente que hay proyectada una cárcel federal para Junín. Y eso no llega solo al presupuesto. Tiene que haber un expediente con un proyecto y modelo de cárcel", manifestó la legisladora en diálogo con Semanario.

-Pero Petrecca dijo claramente que mientras él sea Intendente no se iba a construir ninguna otra cárcel...

-Petrecca puede salir a decir, y de hecho lo hizo, que mientras él sea Intendente no se instalará otra cárcel en Junín, pero si vos tenés un contrato firmado que dice que la cárcel es tuya... es tuya. Nosotros estamos poniendo luz sobre eso porque si pasa, pasa. Sabemos que a la gente no le gusta que le digan la verdad; es conflictivo decir que hay un proyecto de cárcel votado en la ley de leyes del país. Y que yo sepa no hay proyecto de cárcel para Dolores, más allá de que el Intendente de esa ciudad (Camilo Etchevarren) haya dicho públicamente que estaría de acuerdo con su instalación porque lo vio preocupado a Petrecca.

Entonces, o el Intendente no hizo nada para sacar el proyecto del Presupuesto 2018 o los legisladores votan un “paquete”. Por ahora está y la única certeza que tenemos es esa.

Cuando yo advertí de la situación, antes de que se votara en Diputados y en Senadores, hubo tiempo para que el Intendente gestionara para que ese expediente sea excluido. Y eso no se hizo. Así que no podemos minimizar un presupuesto que contempla un proyecto de cárcel para la ciudad. Esa es la única realidad.

-¿Por qué se oponen a una nueva cárcel? ¿Si no hubiera ninguna, la “cruzada” sería la misma?

-Yo, en mi ciudad, no quiero cárceles. Ahora, si ya tenemos tres y una más de mujeres encubierta, ¿tenemos necesidad de tener otra más? ¿Vamos a ser la ciudad de las cárceles? Además, una cárcel le cambia la realidad a un barrio. De construirse en los terrenos del Ejército, una zona súper urbanizada, qué pasará con los terrenos que están a su alrededor. Las otras cárceles están casi dentro de la ciudad. No estoy para nada de acuerdo.

-¿Aunque genere empleo?

-Las cárceles son para la recuperación del reo, y nosotros debemos generar empleo para que no haya reos. Y este gobierno se está ocupando de otra cosa. Yo quiero que haya empleo en Junín con empresas, no con cárceles. Preguntá en todas las pymes cuánto les facilitó el gobierno para contratar personal.  Además, hay que escuchar a la gente. Hace muchos años que el pueblo de Junín se viene manifestando en contra de la instalación de nuevas unidades penitenciarias en la ciudad. Y nosotros traducimos lo que nos dice la gente. De última demos la discusión, pero no que aparezca en un Presupuesto nacional.

-¿Por qué, salvo excepciones, el resto del arco político local no sale públicamente a decir nada?

-No sé, habría que preguntarle a ellos. Yo he recibido apoyo de todos lados, de gente con la cual ni siquiera nos une una afinidad política.

Hay que poner un ojo sobre eso, es mi tarea hacerlo. Y puedo asegurar que si no hubiésemos puesto el ojo el año que viene ya teníamos los cimientos de la cárcel federal. Y yo creo que es evitable siempre y cuando haya una oposición que ponga el tema sobre la mesa. 

-¿El transporte público se ha transformado en un ícono de la ‘no gestión’?

-Petrecca “ayudó” para que se transforme en un ícono. Sacarse una foto, violando la ley electoral, en las garitas de colectivos que no tenemos... Dónde están las garitas, cuánto costaron... Hay mucha desinteligencia en la administración pública local. Si tienen la suerte de tener los tres gobiernos alineados, que le manden todos los recursos disponibles, aprovechemos esas ventajas. Y no siento que le esté poniendo palos en la rueda, como dicen ellos. Estoy colaborando desde mi experiencia. Pero no les gusta la crítica, eso es claro.

Petrecca está dando muestras de que no puede cumplir todo lo que anuncia. Lo demostró también con la Bomba de Cobalto del HIGA cuando aseguró que antes de fin de año iba a estar funcionando, comprometiendo la palabra de muchos funcionarios. Y no cumplió. Que la gente te legitime no quiere decir que puedas decir o hacer cualquier cosa.

-Cambiando de tema, ¿se están dando los primeros pasos para la reconstrucción del PJ?

-Creo que es muy apresurado todavía, pero se camina hacia eso. Yo siempre he tratado de promulgar la unidad en el peronismo de Junín. Me parece que hay un gran mito que dice que si el PJ va todo junto hay posibilidades de ganar y sino no. Ese mito, que solo le ha servido a quienes lo han instalado, hay que erradicarlo. Lo que mejor puede hacer este PJ, con casi todos los sectores adentro, es sentarse a proyectar qué quiere para la ciudad. Ese es el gran desafío.

-¿Te sentís cómoda?

-Sí, absolutamente. Aun con las diferencias que pueda tener con algunos dirigentes o militantes. Me gusta porque hay discusión. Somos de otra generación, crecimos en otra sociedad. Y agradezco a muchos de la generación que nos precedió, como Héctor Azil, que sean generosos con esta nueva etapa.

-Pero hay un sector del peronismo que no te quiere...

-No es cuestión de que me quieran a mí sino que quieran y abracen una idea de ciudad. Ese es el gran problema que siempre hemos tenido. Uno no es bueno ni malo, tiene virtudes y defectos. Y me parece que este PJ viene con esa impronta y con mucha fuerza. Hay muy buena madera para nutrir una idea de ciudad. Ahí está el triunfo del peronismo en la ciudad.

-¿La administración actual no tiene una idea de ciudad?

-El gobierno local trabaja sobre un plan estructurado por arquitectos de la secretaría de Planificación de Nación. Y le falta integralidad, participación ciudadana. No aborda problemáticas sociales como la violencia, la discapacidad, la falta de viviendas, la falta de empleo... que hacen al crecimiento de la ciudad. Aborda cuestiones estructurales, buenas en muchos casos, pero de obras puntuales. Son muy buenas ideas pero falta el 70 por ciento de los proyectos. Hay solo un 30% de proyectos concretos. 

-Pero las obras se ven y es lo que más alienta a los vecinos a seguir confiando en esta gestión

-Esta gestión del PRO, con toda la deuda que ha tomado y toda la obra que hizo, se ha quedado en cuestiones básicas. Veo que el Intendente habla de cloacas, asfalto, iluminación... esas son obligaciones del Estado. O lo hacés con los impuestos que pagan los vecinos o sacás plata de otro lado, pero lo tenés que hacer, porque la gente paga parea tener esos servicios. 

-¿Qué lectura hacés del encuentro entre Menéndez, Bucca, Bossio y algunos intendentes del PJ con Rogelio Frigerio y Nicolás Massot?

-No hablé con ninguno de ellos así que sería muy imprudente de mi parte dar una opinión. Hay mucha tela para cortar con esa “foto”. Si describo la foto vuelvo a mirar a los dirigentes y la verdad es que a mí me interesa que la gente tenga trabajo, salud, educación, vivienda... Tenemos que trabajar para eso.

-¿Qué opinás sobre el promocionado “achique del Estado? 

-Vuelve a ser un manto de humo. Modificaron la ley de Ministerios en la Provincia de Buenos Aires, por ende, toda la estructura de la administración pública, con todas las “carretas” como dice Vidal... Se tarda un montón en reacomodar. El empleado que hacía una tarea específica estará meses esperando un reacomodamiento... Entonces, dicen, achicamos el Estado quitando cargos políticos pero en realidad quitan solo el cargo porque después ponen a un coordinador político que, en muchos casos, le factura al Estado. Y así salvan el tema de la compatibilidad. Para la formalidad muestran una disminución de cargos pero cuando uno analiza todas las coordinaciones de empresas, más que de Estado, salta a la vista la trampa.

El Estado, así, queda cada vez con menos funciones, y volvemos a la lógica de los años 90 donde las organizaciones civiles se tenían que hacer cargo de todo. 

El gran problema que tienen es generar empleo. Y como saben que no están haciendo políticas para eso, lo cubren diciendo que están “sacando a los ñoquis”.  

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS