Junín. miércoles 18 de julio de 2018
Semanario de Junín » Locales » 20 ene 2018

UNA MIRADA A CONTRAPELO

Concejales, si no van a hacer nada déjenle el lugar a otro


Por:
OMAR MERAGLIA

En agosto vimos cómo nos instaban a votarlos, luego insistieron en octubre. En diciembre se hicieron cargo de la responsabilidad, y en enero desaparecieron.

¿Qué pasará en febrero? Y en marzo, abril, mayo. ¿Qué será de sus vidas en julio?

Junín transita el mismo corredor que casi todo el país, con crisis familiares, grupales y colectivas producto de esta “nueva economía” que no hace más que ajustar las míseras monedas que antes se juntaban.

Junín junta pobres en los suburbios y su Intendente se suma de pies juntillas a un virtual achicamiento del Estado que, por caso, nos puede afectar considerablemente.

A diferencia de otras ciudades, la nuestra se fortalece con el trabajo estatal que, ahora, como en los noventa, podría verse dañado.

Junín, como otros distritos, padece la escasa productividad agropecuaria, alicaída por dificultades climáticas, pero además por circunstancias económicas poco competitivas y que no tiene horizontes de recomposición en el corto plazo.

Si bien la “competitividad” del agro (dólar alto, escasa importación) afecta a sectores siempre vulnerables haciéndolos aún más pobres, la generación de recursos locales es un soplo de aire fresco para buena parte de la comunidad que se ocupa de prestar servicios al sector rural.

Junín, casi en paralelo con tantas ciudades de la provincia de Buenos Aires, tiene sobradas carencias legendarias en salud, vivienda e infraestructura.

Junín tiene promesas, algunas paralizadas, otras incumplidas y pocas concretadas.

Y Junín tiene representantes políticos, que están para llevar adelante las cosas que hagan al bienestar de todos. Algo tan simple, como tan complejo. Pero en enero no los tiene y si los tiene no se ven.

Y en medio de las carencias, las ausencias se notan aún más. ¿Y dónde están los amores eleccionarios de agosto y octubre?

Amores pasajeros.

Dónde están los que se encienden por la estafa sistemática que implicaría la nueva terminal de ómnibus, construida en predios inapropiados e inmersa en sospechas de toda índole.

Cuál es el motivo por el cual los ediles saben de entremeses propios pero no de labor deliberativa.

¿Acaso alguien puede entender por qué a nadie le importa nada de lo que pasa?

De por qué seguimos triturando motos y también triturando vidas, como si se tratara de lo mismo.

Alguien sabe porqué un concejal se enoja cuándo es criticado por su proceder político, pero no les preocupa que no haya plata para continuar con obras vitales para la ciudad y el campo, que el hospital sea un horror y no haya atención médica en la laguna a la cual comparaban y pedían los mismos privilegios turísticos que a Mar del Plata.

¿Por qué en enero no les pican los jejenes? Será porque bajaron las aguas o porque en la arena frente al mar esos bichos no aparecen.

La labor del Concejo Deliberante debiera ser una de las más importantes de este distrito y sin embargo está colmada de una mayoría de “empleados” comunales que parecieran cumplir a desgano su tarea, como si se tratara de una carga tener que asistir a tediosas sesiones donde las pasiones sobrevienen cuando están en juego los propios cargos, pero se acallan o desaparecen cuando hay que generar ideas sobre los temas que hacen al futuro y al bienestar de los juninenses.

Negar la crisis es esconder la cabeza debajo de la tierra, negar la responsabilidad es asumir que sólo importa el cargo y que se pelea sólo por eso.

El Concejo Deliberante, como el Ejecutivo municipal, están al servicio de los vecinos aunque hayan olvidado de qué se trata el “servicio”.

La capacidad de trabajo es tan importante como la honradez. Y una debe ir acompañada de la otra sin más.

Junín requiere de ideas y de ideales y quienes no sepan moverse en estas lides es preferible que dejen de seguir tras un puesto para creer contar con una cuota de poder que no es más que una recompensa miserable.

Evitar que el malestar crezca (y bien sabemos de malestares a nivel local) es también vuestra responsabilidad y es bueno que entiendan para las próximas oportunidades de elección que, si no van a hacer nada, mejor déjenle el lugar a otro.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS