Junín. miércoles 21 de febrero de 2018
Semanario de Junín » Locales » 3 feb 2018

temporada 2018

Verano en el Parque Natural Laguna de Gómez: turismo cero y operativo sombras

La Laguna de Gómez se sumerge de la mano de Luis Bortolato, un ex meonista no calificado para guiar los destinos turísticos de la ciudad, pero que Petrecca insiste en sostener. Encima, también es el responsable de Cultura. El Operativo Sol de la entrada se encargó de alejar a los pocos visitantes que se atrevieron a traspasar la falta de atractivos y servicios.


Por:
Redacción Semanario

Todavía hay gente que se acuerda de la pileta, el trencito que paseaba niños, mesas y bancos para comer un asado en familia y hasta un catamarán. Mucho más atrás, un tobogán gigante que hacía las delicias de chicos y grandes. Y más cerca, estaban las cantinas: allí podía comprarse desde la leña hasta una curita, desde gaseosas hasta una máquina de afeitar. Eran todoterreno.

Eso fue hasta que en el 2003, de la mano del ex intendente Mario Meoni, el empresario hotelero Luis Bortolato desembarcó en la función pública para favorecer  a sectores privilegiados. Para eso, ideó un plan maquiavélico: quitarle este espacio natural a los procedentes de sectores medio-bajo, como había sido históricamente, y hacerlo un búnker exclusivo para las familias ‘bien’ que lo fueron transformando en el Nordelta del noroeste bonaerense.

Primero, en la anterior gestión, lo único memorable que hizo fue derrumbar a todas esas históricas cantinas. La idea era levantar nuevos y glamurosos paradores, que con el tiempo resultaron pocos, no fueron licitados a tiempo y no tuvieron numerosos interesados para su explotación. La conclusión: la gente debe caminar kilómetros para proveerse de algo que antes tenía al alcance de la mano.

Bortolato es un improvisado: no puede con Turismo, pero ahora, desde hace dos años también se ocupa de Cultura. Adivinen el resultado… Su figura es ideal para un gobierno marketinero, vende humo y superficial, abocado a la protección enceguecida de ‘gente como uno’.

Algunos eventos como ‘kayakeadas’ (nada cursi, por favor) o los tradicionales cruces, eso fue lo único que ofreció la Laguna este verano. Nada para familias no deportistas o niños, ni siquiera quedaron los ‘Atardeceres musicales’. Hay paradores cerrados, la bajada de lanchas de Meoni sigue abandonada, no se hicieron más baños y faltan parrillas. No hay espectáculos musicales, juegos para chicos, artesanos ni competencias deportivas para el común de la gente, ni se dio espacio a la iniciativa privada para hacerse cargo de determinados servicios que podrían llamar al turismo.

No hay que olvidar que el año pasado Bortolato le cerró la puerta a un emprendimiento fantástico, como era la creación de un parque acuático. Algo nuevo, diferente, que podía traccionar el turismo regional. ¿Por qué dijo que no? Es un misterio no develado aún. Lo único cierto es que Acuamanía desembarcó en Entre Ríos, donde quedaron más de 10 millones de pesos, que acá el director de Turismo no dejó anidar.

A cambio, no ofreció nunca nada. Bortolato atrasa el Parque Natural, en función de sus propios intereses, depositados en su hotel en la ciudad. Acá quiere gente, no tras 11 kilómetros de camino intransitable, que no vendrían a dormir a Junín.

Ya a fines de enero, es imperdonable que todavía no se haya colocado el boyado de seguridad para dividir la zona de balneario de la de actividades acuáticas. Así, por el Camino Costero, se asoman cabezas entre lanchas, botes y kajak, con el peligro que representa. Una tarea casi mecánica: ni siquiera eso se previó antes de inaugurar la temporada.

UNA CÁRCEL

¿Lo felicitarán las nuevas familias dueñas del Parque Natural? ¿Sentirá algo Bortolato cuando pasa por la entrada y hay retenida una familia entera que gastó sus últimos pesos en cargar el tanque para pasar un fin de semana al aire libre, pero le encontraron que le faltaba un papelito al auto y los dejaron a pie?

¿Qué pensará cuando los policías del Operativo Sol, casi todos foráneos, le hablan con desprecio al visitante que llega, a veces casi con falta de respeto?

Las exigencias deben ir de la mano a las ofertas que se hacen desde algún sitio: no puede pedirse más de lo que se da, como parece ser el caso de la Laguna de Gómez.

Fortificada sólo la entrada, hasta las quintas ubicadas por el Camino de acceso puede llegar cualquier catramina o vehículo de gran porte superando los 120 km/h. ¿Por qué? Porque ahí no es zona de turismo… ni un miserable móvil hay hasta llegar a la Laguna, donde se concentran los sabuesos buscadores de infracciones (infracciones de papeles).

Con tanta exhibición de fuerzas públicas, lo importante es que parezca que hay preocupación por el tránsito, los vecinos y hasta la vida. Que parezca, nomás, porque las autoridades siguen sin considerar prioritario un servicio de emergencias permanente, a pesar de la reciente muerte de un  obrero municipal.

UNA GRAN PENA

¿En serio Bortolato creerá que sabe de turismo, que Junín creció en esta área? ¿Y en serio el señor Intendente pensará que no hay otra opción más que este ex meonista destructor para poner al frente del área?

Una gran pena. Otro verano más que los juninenses dejamos pasar, de la mano de esta política obsoleta, clasista y de intereses parciales. Cuando otros distritos se lucen con la construcción de una simple pileta y se llenan de turistas, acá despreciamos el hábitat natural privilegiado porque no hay un solo valor agregado. Un año más.

Le secuestraron hasta la grúa a EDEN

El viernes pasado a la mañana, un sector de la Laguna se quedó sin servicio eléctrico. Contactado el servicio de emergencias de la empresa, para allá se dirigió una grúa con los empleados capacitados para dar solución. Hasta acá, nada llamativo. Lo curioso vino cuando llegaron y fueron examinados como criminales, como hacen con cada auto o moto que llega hasta el lugar, y vaya a saber por la falta de qué papel, la grúa fue secuestrada.

Los empleados quedaron a la deriva, a la vera del camino. Y la gente seguía sin luz. El Operativo Sol, una vez más, trajo oscuridad.

La situación se revirtió recién cuando tomaron intervención en el tema los integrantes de la sociedad de fomento, que –parece- marcaron el número de teléfono correcto para dar con la solución.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS