Junín. domingo 15 de julio de 2018
Semanario de Junín » Locales » 8 feb 2018

VECINOS A MERCED DE LA DELINCUENCIA

Quién se hace cargo de la seguridad

Mientras los analistas de distintas disciplinas coinciden en destacar que la inseguridad no puede reducirse a datos estadísticos, sino que involucra dimensiones políticas, económicas y culturales, que merecen estudios y políticas específicas, el poder local deambula sin rumbo y afronta el tema con tibieza.


Por:
Redacción Semanario

Además de recibir un reto por parte del intendente Pablo Petrecca por sus declaraciones a SEMANARIO, la consecuencia más notoria del alejamiento de Luis Chami de la función pública se traduce en la calle a diario. El ex asesor dejó en acefalía total al mando político sobre las fuerzas de seguridad locales.

Desde hace unos meses, los jefes policiales y por ende todos los uniformados, se declararon en rebeldía por la falta de nombramientos y recategorizaciones que se habían prometido, como premio a los buenos resultados en la prevención y combate contra el delito en Junín.

Pero estas modificaciones en los escalafones no llegaron nunca, y la respuesta no se hizo esperar: la ciudad se liberó y resurgieron las olas delictivas por todos los sectores.

Chami la vio venir y se anticipó: dio un paso al costado. Pero con su partida, no quedó nadie en el municipio capacitado para ejercer presión sobre las cúpulas uniformadas y la situación se desmadró. Hoy, los juninenses están pagando las consecuencias de que el intendente Petrecca no haya gestionado con determinación las nuevas categorías para la policía juninense. Y se lo están haciendo recordar a diario, de paso castigando a los vecinos que nada tienen que ver en esta intrincada novela.

Fabián Claudio, el secretario municipal de Seguridad, demostró que sin Chami detrás no tiene fuerza, por más que sea un ex policía. Puso la cara para la foto en estos dos años, pero quien tomó decisiones y tensó la cuerda para disciplinar el servicio público fue el ex presidente del Foro Municipal de Seguridad, esposo de la directora de Prensa, Nora Meres.

Esta medición de fuerzas detrás de lo que se ve, motivó consecuencias reales y directas: los delincuentes volvieron a apoderarse de las calles. Hay a diario decenas de escruches, arrebatos, robos calificados y hasta episodios inéditos como el alambre cruzado de vereda a vereda en una calle de tierra para derribar a la moto que pasara. En las noches no circulan los patrulleros, las calles juninenses están cada vez más parecidas al Lejano Oeste.

Para completar el escenario, el muy poco diplomático Claudio se animó a criticar en la cara a los policías (ver aparte) con reproches y consejos que poco contribuirán a zanjar el panorama actual. Sin voz de peso, sólo chapeando el cargo, se dio el lujo de echar leña al fuego.

Por eso, ya suenan posibles reemplazos… no hay que olvidar que Fabián Claudio llegó por una salida apresurada del hombre de confianza que había elegido Petrecca: Víctor Canosa, así que poco después de la asunción de este gobierno se quedó con el cargo. Parece que sin Chami detrás, va siendo hora de reemplazarlo, según analizan desde el Ejecutivo municipal.

CANDIDATOS

Uno de los apuntados para suceder a Fabián Claudio parece ser el comisario mayor retirado Marcelo Loyola, juninense que hace un año dejó de ocupar el cargo de director de Seguridad de la Municipalidad de Chivilcoy, que había ocupado con la llegada del nuevo gobierno en el 2015.

El otrora meonista y ex director de Asistencia a la Victima, el concejal Andrés Rosa, presentó un proyecto estructural en noviembre del año pasado, con una visión de soluciones a largo plazo. Pero, contrariamente a lo que esperaba para dar el salto final hacia Cambiemos, todavía no le ofrecieron el puesto de secretario de Seguridad, así que continúa con su mentiroso unibloque en el Concejo Deliberante.

También surgió de entre las sombras del recuerdo Emilio Ballesteros, un ex fomentista autonombrado especialista en Seguridad, que dice ser el inventor y ejecutor del Plan Alerta en el barrio Pueblo Nuevo. Solito, se fue a ofrecer al municipio: por ahora, nadie le prestó mucha atención.

SIN REEMPLAZO

A pesar de los nombres en danza, el gobierno de Petrecca no le encuentra solución a la salida de Chami. No hay poder real de mando, así que la policía hace su juego y no responde a nadie, mientras el jefe principal Walter Feletto acompaña la plancha general porque está abocado a pensar su retiro de la fuerza, algo que ocurrirá en los próximos meses. Así que mientras tanto, se aleja de los conflictos, no opina y ni siquiera participa de las decisiones. A lo sumo, planea algún operativo de tránsito, de saturación de entradas a la ciudad y control en la terminal de ómnibus, donde además de identificar pasajeros y labrarse multas por la falta de alguna documentación del auto o el conductor, no se logran mayores resultados.

En la última reunión realizada en el barrio El Molino, esta semana, quedó claro y de manifiesto el momento de incertidumbre que se vive en torno a la ola de delitos que azota la ciudad. La gente reclama, los fomentistas se preocupan, los policías no dan respuestas, la pata política no tiene peso… mientras la delincuencia gana por goleada cada partido diario.

Tras este diálogo directo con los vecinos, el presidente de la sociedad de fomento de El Molino, José Correa, confirmó que se reanudaron los rondines por parte de la Policía Local. Fue por un reclamo expreso, dado que se sucedieron hechos con motochorros y robos a mano armada en distintas partes de ese sector juninense.

Terminó enero… ¿también se terminarán los conflictos de poder y los que tienen la responsabilidad se pondrán a trabajar finalmente por la gente después de unas vacaciones?

 

Se le soltó la cadena

"La policía local fue creada como policía de proximidad para que interactúen con el vecino pero debemos revertir eso con educación. Estamos en el trámite de reeducarlos, pero nos falta todavía. Está bueno que interactúen con el vecino, pero no que se duerma adentro del negocio", largó sin anestesia el secretario de Seguridad, Fabián Claudio, ante la mismísima cara del titular de la fuerza, comisario Ariel Gallinotti, y otros jefes policiales.

Además, el funcionario policial profundizó la crítica poniendo un ejemplo que lo tenía como protagonista: "Pasé al lado de un policía, caminando, a las 14.30 de la tarde del sábado y no me vio, porque estaba con el celular", dijo a los vecinos.

Y fue por más: "La intención es que el policía no esté paseando, ni en el móvil, ni en la bicicleta, sino esté observando", se animó a aconsejarle a los jefes policiales, que con cara de pocker superaron el momento.

Capilla de Loreto

Como en la mayoría de los barrios, los fomentistas de Capilla de Loreto están preocupados por la inseguridad y la falta de patrullaje nocturno. En la noche, la ciudad entera se convierte en una gran boca de lobo, con los ocasionales transeúntes a merced de la inacción policial y las pilas recargadas de la delincuencia, con mano libre para ‘trabajar’.

“Veníamos bien, pero se está poniendo un poquito más complicado, se están produciendo varios robos, uno ve los candados de motos o bicicletas cortados y tirados por acá, así que estamos preocupados”, dijo la presidente de la sociedad de fomento, Nancy Priano.

Como todos, la representante barrial observa que “el patrullaje se ve en el día, pero a ciertas horas de la madrugada ya no”. Por este motivo, por ejemplo, decidieron no alquilar más en horario nocturno el salón de reuniones de la sociedad de fomento para eventos particulares. “Hay inconvenientes y los patrullajes que hacían antes, ahora ya no están”, aseguró la fomentista.

NOTA PUBLICADA EN LA EDICION IMPRESA DEL SABADO 3 DE FEBRERO 2018.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS