Junín. domingo 15 de julio de 2018
Semanario de Junín » Locales » 8 feb 2018

ANALISIS POLITICO

El “metro cuadrado” de Petrecca

Mientras el macrismo anuncia con marketing lo que en realidad son medidas de contragolpe para intentar evitar mayores sobresaltos, el Intendente de Junín descuida uno de los conceptos clave de Durán Barba.


Por:
LUCIANO CANAPARO

Con conceptos del ecuatoriano Durán Barba, Pablo Petrecca intentó convencer a su gabinete de los alcances “limitados” que supuestamente tendrían los escándalos que rodean al Gobierno y que, necesariamente, repercuten en la vida de los juninenses. Quizá no se lo creyó ni él, mucho menos quienes lo escucharon atentamente en su despacho, el lunes pasado, bien temprano, cuando el Intendente, después de unas vacaciones junto a su mujer e hijo en las playas de Cariló y Mar del Plata, convocó a su gabinete para “evaluar” los últimos tres meses de la gestión.

Según trascendió, Petrecca tomó la teoría duranbarbista del “círculo rojo” la cual reza que una pequeña minoría –el 20 por ciento– sigue, entiende y es afectada por la política. Al resto lo afecta “el metro cuadrado”, que se encuentra integrado por la vida cotidiana, el trabajo y el hogar. Claro que, los errores del gobierno central afectan ese cuadrado también en Junín y tiran por la borda la estrategia del gurú.

Pensado desde ahí, sostener funcionarios descarriados -Daniel Coria-, o cuestionados –Fabiana Mosca o Fabián Claudio- solo tendría algún costo dentro del politizado “círculo rojo”. El problema es que las propias acciones del Ejecutivo local desmienten esa pose despreocupada que intentó desplegar Petrecca en su reencuentro con el gabinete municipal después de un veranito más que caliente.

Durante la reunión, según reveló a Semanario uno de los participantes, “ni siquiera se le dio importancia a las críticas que vienen de la oposición política y las campañas que inundan las redes sociales; es más, la opinión de todos fue coincidente en este punto: no existen. Sí, en cambio, los análisis o las críticas de cierto sector de la prensa local”

“Fue una reunión donde cada uno habló libremente, destacando lo que veía de la gestión desde octubre hasta hoy. Recuperar la iniciativa en tema tránsito, mejorar la seguridad y acelerar los procesos meramente administrativos, fueron los puntos centrales de la charla”, resumió la misma fuente. 

Lejos del palabrerío, lo cierto es que el Gobierno ha pasado de la política del “reformismo permanente” a la de intentar administrar varios frentes abiertos que no logra controlar y a los cuales responde de contragolpe. En este punto, la crisis en materia de seguridad y tránsito son más que evidentes.

Como muestra, las encuestas propias y ajenas vienen dando cuenta de una caída de la imagen del Intendente relacionada con estos temas clave que en campaña prometían solución inmediata. En ese marco, de forma poco convincente, el gobierno va tirando lastre para evitar crisis o para tratar de que las que ya se instalaron no escalen más aún.

Como si fuera poco, y aunque el marketing las quiera presentar como medidas en pos de mayor transparencia, a Petrecca le toca defender –a capa y espada- todo lo que baja desde Nación. En rigor, el decreto anti-nepotismo, como política de “control de daños”, anunciado por Mauricio Macri, actúa a modo de confesión de cómo el oficialismo saca provecho como casta de su poder dentro del aparato estatal, y que el Municipio local bien atesora. Nada raro por parte de una gestión caracterizada desde el comienzo por múltiples incompatibilidades, de la cual la más conocida ha sido la de Aranguren disponiendo tarifazos que beneficiaron a Shell (empresa de la que fue directivo y accionista) y otras firmas.

Casi tan absurda ha sido también la medida de congelamiento de haberes de funcionarios, presentada como una medida de “austeridad” para dar el ejemplo. Así, los funcionarios, en la previa de las paritarias y después del saqueo a los jubilados en diciembre, quieren hacernos creer que el esfuerzo lo compartimos todos. Solo que en el caso de los ministros, por ejemplo, congelan sueldos de casi $ 200.000. Vaya sacrificio.

METRO CUADRADO

Si el oficialismo local hace gala de ocuparse de lo que “le importa a la gente”, hay que decir que este terreno también aparece como un campo lleno de obstáculos, y ya no puede pensar tranquilo en la política de reelección como creía después de las elecciones de octubre último.

Tras el espaldarazo de las urnas, el tórrido verano no hace más que ofrecer malas noticias para los vecinos, las cuales a su vez no hacen más que alimentar el descontento contra el Gobierno elegido hace dos años.

A la bronca de los jubilados, se agregan los despidos en el sector privado, los tarifazos en los servicios públicos, las falencias graves en salud, el recrudecimiento del delito, las muertes por el tránsito, la falta de empleo, los barrios olvidados y una economía que presenta cada vez más contradicciones estructurales sin salida a la vista. A todo ese malestar se suman los escándalos como el de Walter Ledesma o Daniel Coria, que pegan en el corazón de una bandera que el PRO quería hacer suya: la de la transparencia.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS