Junín. sábado 22 de septiembre de 2018
Semanario de Junín » Deportes » 3 mar 2018

Escenarios deportivos despistados

Los estamos perdiendo, silenciosamente. Sólo uno queda resistiendo el paso del tiempo. La desidia, el abandono, los daños y robos reiterados, el combo fatal. ¿No será hora de hacer algo?


Por:
Redacción Semanario

El caso de los escenarios deportivos nunca se ha abordado en su conjunto. Cada uno con su realidad y sus urgencias ha peleado en su momento para soportar vaivenes económicos, políticos y dirigenciales de turno. Pero, curiosamente, mientras los distintos gobiernos que han pasado manifestaron su intención de apoyar al deporte, por distintas razones, cada lugar fue perdiendo protagonismo. Así, en diferentes épocas Junín se fue quedando sin pista de patinaje, de atletismo, de automovilismo. Sólo resiste el velódromo Ricardo Rossetti.

Tal vez el caso más resonante haya sido el del Eusebio Marcilla. Esperado durante tantos años, hoy depende de aportes millonarios. Más de 20 millones de pesos  se precisan para ponerlo en valor, recuperarlo y que el automovilismo vuelva a transitarlo. La ‘Jota Juninense’  perdió su esplendor el mismo día del debut hasta apagarse por completo. Con los yuyos invadiendo la pista, no parece por ahora que alguien esté interesado en reconstruirlo.

Hay otro escenario que a esta altura se parece  una postal del abandono. Miren si no hubiera sido rápido y fácil terminar de corregir los errores cometidos en la traza y en algunos desagües de la  pista de atletismo de calle Posadas. O al menos cortar el yuyal. Ahora, según los funcionarios actuales, no hay en Junín cantidad necesaria de polvo de ladrillo para cubrir su superficie. Y que por eso no se lo termina. Como alternativa, se ideó una minipista en el Complejo Municipal que es una risa. O una pena.

El caso de la pista de patín es otro ejemplo de cómo hacer algo sin sustento. O sin un programa, un plan que asegure su uso. Hoy es una triste mueca ‘cortada a la mitad’ de la construcción del edificio que albergará el futuro Centro de Monitoreo Municipal y que ha ‘comido’ gran parte del recorrido. Pronto será recuerdo también el resto, que parece será convertido en una pequeña plaza o un patio de la moderna construcción.

El que aún resiste a todo y a todos es el  velódromo Ricardo Rossetti. Pese a que en más de una ocasión le robaron gran parte del cerco olímpico del predio y que no recibe mantenimiento alguno desde hace tiempo, cada tanto, el ciclismo puede rodar y competir.

¿Por qué nos deshacemos de lo que alguna vez tuvimos? Peor aún, ¿Cómo potenciar los deportes si no somos capaces de mantener, mejorar y  profesionalizar aquellos sitios que podrían servir de desarrollo para futuros deportistas?

En algunos casos por desidia oficial, por intereses personales y en otros mucho peor, por desinterés, desconocimiento, y también por apatía general y particular se van perdiendo lugares que mucho costó construir.

Esta realidad no es patrimonio exclusivo de Junín. Por caso, en Adolfo González Cháves el único (sí, el  único) velódromo construido íntegramente en madera del país, lleva años esperando una mano salvadora que evite su desguace. Perdido entre papeles, el Chavense Pedal Club" busca convertir el velódromo municipal en patrimonio provincial. Sueñan con techarlo, con participación de la UBA.

Aunque por suerte, como siempre, hay excepciones. Una es la del Rolando Nardi. Han sorteado más de una inundación que ha inutilizado la pista. Y cuando les ha tocado, han empezado una y otra vez. Anunciaron  carreras para esta temporada, a razón de una por mes. Y están levantando un nuevo club a la vera del camino al balneario. Son los quijotes de este tiempo. No se quejan, no los ayuda el poder, pero igual avanzan.

Junín está perdiendo lentamente sus escenarios deportivos. Por acción, omisión, apatía.  Del poder, de algunos dirigente y por nosotros también.

Ya han dado muestra de ello casi todo lo que alguna vez la ciudad tuvo. La pista de patinaje, el Marcilla, la de atletismo. Disciplinas diferentes, montos disímiles, escenarios con realidades muy separadas pero con idénticos resultados.

Como puede verse, pasan los años, y mientras todos dicen apoyar al deporte, curiosamente en vez de avanzar, retrocedemos.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS