Junín. viernes 22 de junio de 2018
Semanario de Junín » Locales » 6 mar 2018

justicia ciega

Temor y alerta general en la ciudad por la liberación de un violador y asesino

Cristian González Burgueño estuvo preso por violar y asesinar a su sobrina de 12 años en 1997, y por otros delitos contra la integridad sexual. El 2 de febrero recuperó su libertad. Hoy denunciaron que ingresó al domicilio de una mujer.


Cristian González Burgueño está nuevamente en el ojo de la tormenta: desde las redes sociales alertan que se encuentra libre (efectivamente recuperó la libertad el 2 de febrero último), acechando por espacios públicos de la ciudad, y llaman a proteger a los niños.

En las últimas horas trascendió que el hombre, de aproximadamente 40 años, ingresó a un domicilio del barrio Capilla de Loreto, habitada por una mujer que en ese momento se encontraba descansando en su cama. Cuando se despertó, vio al ex convicto a su lado que se estaba sacando las zapatillas.

Burgueño había sido detenido y condenado, en juicio abreviado, a 8 meses de prisión por acosar durante dos años a una mujer (J.F) a la que terminó amenazando de muerte. En los estudios psicológicos a los que fue sometido, antes de quedar libre, se destacaba su personalidad con rasgos psicopáticos, que no diferirían respecto mucho tiempo atrás, por 1997, cuando fue acusado por violación seguida de muerte.

Había sido condenado a fines de la década del ‘90 por ser el autor penalmente responsable de “Violación seguida de muerte”. La víctima fue su sobrina, María Soledad, de apenas 12 años de edad. Él tenía 19.

Uno de los rasgos que marcaban la personalidad del abusador fue que el día del hecho, 1 de enero de 1997, acompañó a su hermana y madre de María Soledad, a denunciar la desaparición de la menor y luego colaboró con la búsqueda que finalizó cuando encontraron el cuerpo sin vida de la niña que había sido abusada, golpeada y estrangulada en un descampado de Tucumán y avenida La Plata.

Una vez en libertad, volvió a verse involucrado en causas por presuntos delitos contra la integridad sexual. En 2014 fue absuelto por el Tribunal Criminal Oral 1, en un juicio oral y público al que llegó imputado por el homicidio de Armando Solís.

Además, fue condenado –también en juicio abreviado- en el marco de una causa por “Amenazas calificadas” luego de hostigar e intimidar a una periodista juninense.

A pesar de todos estos antecedentes, hoy está en libertad. Pero esto no fue comunicado por la Justicia... es la misma gente la que debe tomar la responsabilidad de alertarse y protegerse.

 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS