Junín. miércoles 19 de diciembre de 2018
Semanario de Junín » Cultura » 12 mar 2018

VIVE EN BARCELONA

Marcelo Mercadante: el fueye que acompaña a Joan Manuel Serrat

La trayectoria de este bandoneonista argentino tiene una singularidad que lo identifica: su gusto ecléctico por la música da a sus composiciones una visión novedosa. Poseedor de una base sólida, cursó estudios con Rodolfo Mederos, quien lo introdujo en un mundo todavía más complejo, como es la armonía y la orquestación. Más tarde llegaron Néstor Marconi, Julio Pane y Juan José́ Mosalini.


Por:
ISMAEL CANAPARO

Marcelo Mercadante nació en el barrio porteño de Villa Luro el 19 de agosto de 1969. Pese a su valiosa trayectoria en el país,  es un bandoneonista, compositor e intérprete del dos por cuatro poco conocido, al menos para la inmensa mayoría de los tangueros criollos. Desde 1992 reside en Barcelona y pasea la música nuestra por distintos países de Europa. O sea, un poco más de la mitad de sus años vividos. “El tango está más vivo que nunca, sobre todo en los jóvenes”, asegura.

Comenzó a tocar con un maestro: Rodolfo Mederos. Actuó nada menos que bajo la batuta de un verdadero genio, como Lalo Schifrin. Más tarde,  perfeccionó la técnica del instrumento con los maestros Daniel Binelli, Julio Pane, Néstor Marconi y Juan José Mosalini.  Hoy toca en la banda de Joan Manuel Serrat, quien lo eligió para que lo acompañara a partir del año 2000 y también para la grabación en estudio de canciones emblemáticas y clásicas, arregladas en bandoneón, como "Mediterráneo" o "Penélope", en los que el catalán apoya el canto en el soporte acústico de Mercadante.

Sin embargo, no se queda quieto y ese sueño de estar con Serrat, lo impulsa hacia otros objetivos complementarios, ajustando su proyecto de fondo: trabajar en la grabación de sus propios tangos. Varios ya están listos e integran un repertorio en el que abundan temas de Astor Piazzolla o de autores más clásicos, como Agustín Bardi, Horacio Salgán y Julián Plaza. Por lo pronto, tiene registrados, hasta ahora, los siguientes discos, con diferentes formaciones: “Revolucionario” (1998), “Esquina Buenos Aires” (2002), “Con un taladro en el corazón” (2005), “Suburbios del alma” (2007), “Fueye” (2008), “Tachar nostalgias” (2009) y “Justamente” (2014), con su Quinteto Porteño.

Cuando Joan Manuel Serrat presentó en el Gran Rex su disco “Nadie es perfecto” (junio de 1995), estuvo acompañado -como invitado especial- por Rodolfo Mederos. El exquisito bandoneonista le sirvió de sostén para varias canciones: “Historia de vampiros”, “Desamor” y “Por dignidad”, entre otras. Pero cuando el fueye de Mederos dejó de rezongar tras el bellísimo tema “Bendita música”, el catalán tomó el micrófono y proclamó: “Como el bandoneón es un instrumento universal, prometo que nunca faltará en las bandas de mis recitales”.  Dicho y hecho.

Es así que desde el año 2000, Marcelo Mercadante está muy cercano a Serrat. Ese año debutó en el Gran Rex, acompañando en la presentación del disco “Cansiones”, el espectáculo en el que el Nano se adjudicaba una rivalidad con su otro yo, Tarres. Y allí el argentino tiene dos intervenciones magistrales, en los tangos “El último organito” y “Fangal”, además de lucirse en “Soy lo prohibido”, “En la vida todo es ir”, “Yo sé de una mujer”, “La maquinita”, “Mazúrquica modérnica”, “La llamada”, “El amor, amor” y “De un mundo raro”. Para el deleite, basta hacer un clic en los enlaces de YouTube para escuchar estás memorables páginas de Virgilio y Homero Expósito, Enrique Santos Discéplo y Homero Manzi. “El ultimo organito”:  https://youtu.be/v9JHwdNomeE y “Fangal”:   https://youtu.be/YZtuiqlS5pw

Desde hace un par de años, Mercadante dirige el Quinteto Porteño y lo define así: “El grupo se integra con dos argentinos más: Javier Feierstein y Andrés Serafín, en guitarra y contrabajo; un uruguayo, José Reinoso, en piano, y una española, Olvido Lanza, en violín, que toca tango mejor que muchos rioplatenses. A todos se les nota el trabajo de equipo, las horas de ensayo. Lo que importa siempre es la calidad. El tango, como música urbana, comparte la posibilidad de ser escuchado por un público al que también le gustan otras expresiones como el rock o el jazz, que son, generalmente, propuestas de grupos. Donde lo ajustado que suene el resultado final es siempre una de las claves para lograr una buena respuesta".

En 2014 grabó el disco “Justamente”, su último trabajo, consistente en 11 temas, todos compuestos por él mismo, en el que se destaca el tango que da nombre al CD, cantado por la desaparecida Elba Picó. Un diario de Barcelona elije definir de esta manera la versión del quinteto: “Otra vez más este compositor se renueva, y en sus obras deja escuchar las diferentes influencias que la vida misma, y sus diferentes elecciones, van dando forma a su música de espíritu ecléctico. ‘Justamente’ se abre con ‘Para Luca’, una obra donde es evidente su pertenencia al tango, pero construida sobre un obstinado rockero y donde Mercadante abre por primera vez su música a la improvisación libre, dejando la tarea en manos del excelso guitarrista Javier Feierstein. ‘Miñon’ y ‘Diurna’ son dos milongas/candombe donde el compositor vuelve a dejar espacios libres para la frescura de la improvisación. ‘Laiave’ es una obra donde el lenguaje del tango convive naturalmente con ritmos folklóricos argentinos, un logro inusual dentro del género. El tema que da título al CD es la única canción cantada, donde Mercadante y el autor de la letra (Pablo Marchetti) vuelven otra vez a demostrar, como en ‘Suburbios del Alma’, que son una maravillosa dupla hacedora de canciones. Mención especial merece la magistral interpretación de la gran cantante argentina Elba Picó, recientemente fallecida y que nos deja este tema como último legado. A ella está dedicado el disco completo. ‘El baile del gallo y el león’ es sin duda donde el compositor nos da muestra de su profundo conocimiento de la tradición del tango. A modo de bonus, Mercadante hace entrega de una sonata para piano, ‘Tres Puntos’, una obra exquisita maravillosamente interpretada por el pianista Gustavo Llull. Este trabajo es una unidad polifacética donde los diferentes elementos con los que fue construido conviven y fluyen naturalmente.

Antes de editar ‘Justamente’, grabó en Buenos Aires el CD ‘Tachar nostalgias’, junto al guitarrista Gustavo Battaglia, con invitados de la talla de Raynald Colom, Horacio Fumero, Roger Blavia, Jorge Cumbo y Rodrigo Flores. El disco incluye un tango/canción realizado junto a Pablo Marchetti, dedicado a la figura del futbolista Lionel Messi: ‘Més que un crack’.

Instalado en Barcelona, Marcelo integra el “Cuarteto Araca”, junto a Lluís Vidal, Horacio Fumero  y Pere Bardagí. Además, forma parte del “Quinteto Sur”, en compañía de Francisco Ovieta, Carlos Dorado, Paul Giger y Alfredo Persichilli. Más tarde,  crea el “Marcelo Mercadante Trío”, con Gustavo Llull y Andrés Serafini. La propuesta musical de esta formación es la realización de un recorrido por las distintas épocas del tango, desde sus orígenes hasta Astor Piazzolla, como así también la interpretación de músicas originales del propio Mercadante.

A principios de 1994 arma el “Trío Argentino de Tango”, junto a Andrés Serafini y Gustavo Battaglia. Con este grupo graba dos discos, “T.A.T.”  y “Revolucionario”, además de realizar numerosos conciertos por España, Alemania, Francia, Suiza, Holanda, Bélgica, Italia, Portugal, Marruecos y Túnez.  Como solista en bandoneón, interpreta “5 Sensaciones de Tango”,  obra de Astor Piazzolla, acompañado por la Orquesta Nacional de Cámara de Andorra. A partir de aquí, pasa a actuar en los auditorios de Barcelona, Bilbao y San Sebastián, con la Orquesta Nacional de Barcelona y Cataluña y por la Orquesta Nacional de Euskadi, bajo la dirección del maestro Lalo Schifrin.

En 1997 colabora con el grupo canario “Los Sabandeños” para su disco “Gardel”. En 1998 asiste a la cantante catalana Anna María Agustí Flores, más conocida como Nina, en “Corre, corre diva” y con el cantautor Ismael Serrano,  en su disco “La memoria de los peces”. En 1999 graba con el conjunto “Jazz El Destripador”,  en “Helloñandu” y en 2000 registra “Infamia” con la Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Cataluña (OBC).

En los últimos días, exactamente el 20 y 21 de febrero, estuvo entre los músicos sinfónicos que acompañó a Joan Manuel Serrat en los conciertos que el catalán brindó en el mítico Teatro Colón.

Homenaje al Día Nacional del Tango

Dos argentinos celebraron el 10 de diciembre pasado, en Madrid, el Día Nacional del Tango, fiesta realizada en el Colegio Mayor Argentino “Nuestra Señora de Luján”, más precisamente en la Residencia Universitaria Argentina en la capital española.

Fue un concierto especial, a cargo del binomio Cuacci-Mercadante, quienes presentaron  su último trabajo discográfico. Marcelo y Juan Esteban tocaron sus composiciones e hicieron tango del siglo XXI. Si uno se detiene a pensar que en el siglo pasado el tango fue un puchero de estilos llegados de los barcos al puerto de Buenos Aires, hoy tiene que aceptar que la olla del tango se puede cocinar en cualquier otra gran ciudad del mundo, como Barcelona o Madrid, donde viven en la actualidad los talentosos músicos, respectivamente.

Marcelo Mercadante en  bandoneón, y Juan Esteban Cuacci en piano, rindieron homenaje al género musical ciudadano más representativo del Río de la Plata bajo la presentación de “Siempre en la Trinchera”,  un trabajo que patea el tablero, redefiniendo conceptos aparentemente atados al pasado, desprejuiciado y cosmopolita, dando como resultado un proyecto transatlántico para disfrutar y gozar desde ambas orillas. El éxito de esa noche resultó clamoroso.

Un tango para Messi

Amigos desde la adolescencia, el bandoneonista Marcelo Mercadante y el periodista y poeta Pablo Marchetti, fundador y ex director de la revista Barcelona, comparten la pasión por el tango y por la camiseta azulgrana. Son fanáticos de San Lorenzo de Almagro, pero en este caso, la azulgrana que motivó esta canción es la número diez que luce Lionel Messi en el Barcelona.

Convocados por la revista Sons de la Mediterránea para hacer un canción que actualice la relación entre Barcelona y el tango (que se remonta a los tiempos de Gardel y el trío Irusta, Fugazot y Demare), Marchetti y Mercadante decidieron homenajear a la gambeta endiablada de la Pulga, con "Més que un crack", un tango-canción que juega desde el título con el slogan del Barca ("Més que un club") y que narra la historia de un pibe (o un chaval), émulo callejero de Messi, en el barrio el Raval de Barcelona, o en Villa Lugano, en Buenos Aires. "Feliz, entre dos márgenes sin rumbo, qué importa si son ciudades, si son vidas, o no son nada; no son nada. Partir, hartarse, renunciar, tachar nostalgias", canta Rodrigo Flores en la grabación que forma parte de “Tachar nostalgias” (2009), el  disco de Mercadante, a dúo con el guitarrista Gustavo Battaglia.

"Més que un crack" no es la primera canción futbolera de Pablo Marchetti. Al frente de Sometidos por Morgan, compuso y cantó "Richie Criscuolo", una tarantela que homenajeaba a un astro apócrifo del Cosmos de Nueva York, con la participación especial del relator Walter Nelson y el comentarista Alejandro Fabbri.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS