Junín. domingo 24 de junio de 2018
Semanario de Junín » Locales » 16 mar 2018

debate nacional

Qué opinan los legisladores de Junín sobre la despenalización del aborto

Luego del “Pañuelazo” en el Congreso -y las redes sociales- el presidente Mauricio Macri dio luz verde para que se debata el aborto legal. La palabra de Valeria Arata, Rocío Giaccone, Laura Ricchini, Gustavo Traverso y Juan Fiorini.


Por:
LUCIANO CANAPARO

El proyecto de ley de despenalización del aborto que se presentó el martes pasado en la Cámara de Diputados habilita a interrumpir el embarazo hasta las 14 semanas de gestación, de forma gratuita y segura en cualquier establecimiento de salud pública, y extiende el derecho a mujeres menores de 13 años, bajo ciertos requisitos.

El proyecto multipartidario, que tiene a la cabeza los nombres de Victoria Donda (Libres del Sur), Mónica Macha (FpV), Brenda Austin (UCR-Cambiemos) y Romina del Plá (Partido Obrero-FIT) es la base del debate que auspicia el gobierno. 

En un récord histórico, la iniciativa reunió un total de 71 firmas de todo el arco político en su séptima edición (el 30 de junio de 2016 había sido presentado por última vez) y sus detalles fueron expuestos en una conferencia de prensa de la que participarán diputados e integrantes de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, además de referentes sociales y de género.

QUÉ DICE EL PROYECTO

El artículo medular del proyecto, el primero, establece que "en ejercicio del derecho humano a la salud, toda mujer tiene derecho a decidir voluntariamente la interrupción de su embarazo durante las primeras catorce semanas del proceso gestacional".

La propuesta de ley fija un plazo máximo de cinco días para practicarse el aborto desde el momento de la solicitud, y previamente "se requerirá el consentimiento informado de la mujer expresado por escrito".

Sin perjuicio de que se garantiza el derecho de las mujeres a abortar en todos los casos, se enumeran de forma taxativa tres casos puntuales: "si el embarazo fuera producto de una violación", "si estuviera en riesgo la vida o la salud física, psíquica o social de la mujer" o "si existieren malformaciones fetales graves".

En el artículo 5, se señala que el sector público de salud, las obras sociales, las entidades de medicina prepaga y otros agentes que brinden servicios médicos deberán incorporar la cobertura integral de la interrupción del embarazo como prestación médica obligatoria para sus afiliados.

En ese sentido, el proyecto transversal aclara que no será necesaria ninguna autorización judicial previa para practicar un aborto.

La iniciativa aclara específicamente que a partir de los 16 años la mujer "tiene plena capacidad" para ejercer este derecho, y para el rango de 13 a 16 años también "se presume que cuenta con aptitud y madurez suficiente para decidir la práctica y prestar el debido consentimiento".

Pero además, se autoriza a las menores de 13 años, en cuyo caso se requerirá el consentimiento informado de la mujer, "con la asistencia de al menos uno de sus progenitores o un representante legal".

Por último, se derogan los artículos 85 inciso 2, 86 y 88 del Código Penal de la Nación, referidos a las sanciones para las mujeres que aborten.

EL DEBATE POR LA DESPENALIZACIÓN

En Argentina, según datos del Ministerio de Salud de la Nación, se practican entre 460.000 y 600.000 abortos clandestinos al año, sin sumar los que nunca llegan a contabilizarse en los datos oficiales. Ante la imposibilidad de acceder a condiciones de higiene y salubridad, las mujeres de clases más desfavorecidas se ven obligadas a arriesgar su vida mediante procedimientos que no involucran ninguna clase de protección sanitaria. Así, la clandestinidad del aborto es la principal causa de mortalidad materna en el país.

A pesar de la realidad de estos datos, el debate por la despenalización y la legalización del aborto y la necesidad de tratarlo como un tema de salud pública, fundamental para los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, encuentra –muchas veces- obstáculos por distintas tendencias políticas que continúan considerándolo un problema moral y/o religioso.

Frente a este panorama, Semanario requirió la opinión de los cinco legisladores de Junín en un contexto en el que los movimientos de mujeres continúan reclamando por sus derechos, para erradicar la violencia de género y la estigmatización que sufren, particularmente, las clases más vulnerables:

LAURA RICCHINI (Diputada/Cambiemos): “Yo personalmente no estoy a favor del aborto pero como legisladores tenemos que fijarnos en la gente que representamos, aunque no creo que sea un tema de estar a favor o en contra del aborto, sino a favor o en contra de la despenalización. Es un debate muy profundo. Ojalá podamos participar de las reuniones de comisión en el Congreso porque hay muchas cuestiones que desconocemos. Me gustaría informarme mucho más sobre el tema. Creo que hay que escuchar las voces de la medicina, de las organizaciones sociales, de gente que sabe del tema para poder fijar una posición. Estoy a favor de que se abra el debate, celebro la decisión de Macri de apuntar hacia eso. Es algo que hace mucho tiempo se venía reclamando. Es verdad que hay muchísimas chicas y mujeres que mueren por abortos clandestinos, no podemos seguir invisibilizando esa realidad. Hay que poner las cartas sobre la mesa”.      

VALERIA ARATA (Diputada/Frente Renovador): “En primer lugar desconocemos el marco de lo que el gobierno está planteando, me parece que tiraron el tema para ver cómo reaccionaba la gente y una bomba de humo para tapar otros temas como la economía, la inseguridad, el trabajo... corriendo el eje de los problemas reales de la gente. Lo mismo hicieron con la pena de muerte, lanzaron el tema pero en ese caso la sociedad no lo tomó. En el caso del aborto, no creo que haya ni siquiera voluntad política para tratarlo. Ahora, deberíamos conocer los términos de la discusión. A priori diría que estoy a favor de la despenalización del aborto. Pero repito, es difícil hablar de algo cuando se desconoce el contenido. Es un debate serio que hay que dar, pero lo que más me preocupa es que están distrayendo a la sociedad de los problemas concretos. Ahora bien, también es cierto que hay muchas mujeres que por falta de recursos no tienen las mismas posibilidades que otras y mueren. Así de trágico. Lo que se entiende mal es que muchos creen que esto se toma como un método anticonceptivo, y no es así. Es fundamental la educación sexual; ciertos temas no deben ser más tabúes ni para las mujeres ni para los hombres”.

ROCÍO GIACCONE (Diputada/Peronismo Kirchnerista): “en una época donde los valores que tenemos como personas parece que no existieran, trato de fortalecerlos desde los buenos vínculos. Es lo único que nos puede cambiar como sociedad, ser mejores personas, y eso es llevarse bien aun en la disidencia de opiniones al respecto de qué y cómo queremos este país. Como Diputada, si algún día estoy lejos de la realidad de la gente, me tengo que dedicar a otra cosa. Y el tema del aborto nos atraviesa y es una realidad que nos supera y nos estremece, mucho más allá de los datos, que desde ya son terribles”.

La legisladora bonaerense recordó la sanción de la ley 14.744, de su autoría, que fue sancionada en 2015 y que establece “el derecho de todos los educandos y educandas de todos los establecimientos dependientes de la Dirección General de Cultura y Educación, de gestión estatal y privada, a recibir educación sexual integral en virtud de los establecido en la ley nacional 26150 y provincial 13688”.

GUSTAVO TRAVERSO (Senador/Unidad Ciudadana): “estoy a favor del aborto legal y gratuito. No es que esté a favor de la despenalización, eso es otra cosa. Entendemos que, más allá de las cuestiones religiosas que respetamos, en la vida cotidiana el aborto es una práctica que se realiza en todos los sectores sociales. Los sectores altos tienen la posibilidad de hacerlo en hospitales o clínicas privadas, con todas las medidas de seguridad e higiene, mientras que los pobres sufren las consecuencias de tener que arreglarse como puedan, y eso genera muerte. Lo que prima en estos criterios es la cuestión de la salud pública. Nosotros creemos que se debe legislar en función de este criterio sanitario”.

JUAN FIORINI (Senador/Cambiemos): “Estoy a favor del debate y creo que como sociedad nos lo merecemos, tanto las partes que están totalmente en contra como las que están a favor. Sentarse, en paz y tranquilidad, a debatir el tema, con el tiempo que lleve, teniendo en cuenta que es muy complejo, porque no solo hay que pensar en la persona que decide abortar sino también en muchas cuestiones que están relacionadas. Creo que todas las partes que intervienen en una decisión de ese tipo tienen que ser escuchadas. Ponerse en el lugar del otro es fundamental porque de esa manera entendemos que hay otras perspectivas. Fue una decisión y una política de Mauricio Macri que se dé este debate que no se dio en todo este tiempo. Ahora depende del Poder Legislativo que debata o no, es responsabilidad de los legisladores elegidos por la gente. Entiendo y creo que el debate se desarrollará. No es una bomba de humo porque hay muchos sectores de la sociedad que está reclamando este debate, sino por el contrario, un tema importante que hasta hoy no estuvo en agenda. Que estemos hablando del tema es un paso adelante. Me gustaría ser parte del debate en las comisiones para escuchar todas las voces. Personalmente, estoy a favor de la vida pero eso no significa que si tuviese que votar lo haga en forma negativa”.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS