Junín. sábado 22 de septiembre de 2018
Semanario de Junín » Locales » 4 abr 2018

TRABAJADORES MUNICIPALES

Saudán: "muchos empleados se sienten traicionados por el Intendente"

SEMANARIO entrevistó al titular del Sindicato Trabajadores Municipales Junín.


Por:
LUCIANO CANAPARO

Nombramientos arbitrarios, falta de ascensos y recatagorizaciones y salarios bajos, son los reclamos –entre tantos otros- de los municipales de Junín. El peso de la masa salarial en el presupuesto, la cantidad de empleados y la falta de capacitación preocupa, por su lado, al Ejecutivo.

En ese intrincado contexto, al que se suma la puja por las paritarias, y las constantes (y generalmente improductivas) negociaciones con el gobierno municipal, SEMANARIO entrevistó a Gabriel Saudán, titular del Sindicato Trabajadores Municipales Junín.

“Tuvimos la última asamblea con los delegados el lunes 24 de marzo y se resolvió que íbamos a esperar hasta esta semana para darle lugar al Ejecutivo y que elabore una nueva propuesta. Recibí una llamada del secretario de Coordinación Martín Beligni que nos aseguró que antes del martes 3 de abril tendríamos una reunión. Entiendo que nos van a ofrecer una mejora salarial, pero todavía desconocemos de qué se trata. Esto va a ser discutido el mismo martes a la tarde con los delegados de cada área en otra asamblea, y allí se definirán las medidas a seguir. Se evaluaron algunas alternativas, pero no hay una postura firme ni la habrá hasta el martes, cuando conozcamos la oferta”.

-¿Con qué porcentaje consideran que se puede arreglar?

-Se habla de varias cuestiones, como la suma fija y el porcentaje de aumento en el básico. Nosotros hablamos de 1.000 pesos de presentismo y un 25% de aumento. De todas maneras, estamos mostrando nuestra predisposición y la oferta del Ejecutivo la van a aceptar o no los compañeros, nosotros no vamos a poner ni un piso ni un techo.

-Habían arrancado con otro porcentaje, muy superior…

-Sí, habíamos pedido el 35%, bajamos al 25% con una suma fija y con cláusula gatillo o de revisión, que será redactada por abogados. Bajamos el 10% con la condición de esa cláusula, porque entendemos que si la inflación se va para arriba, no queremos perder ningún punto. Vemos que hay otros gremios que acordaron en el 15%, pero nosotros queremos quebrar ese número, aunque sea con una suma fija.

-Los funcionarios hablan de “buena voluntad” del Sindicato, pero sufrieron un paro contundente. ¿Tienen una visión equivocada sobre la fortaleza del gremio?

-Con buena voluntad creo que se refieren a que siempre estamos abiertos al diálogo. Lo que sucede es que no se han movido del 15%, sólo modificaron las variantes: de cuatro cuotas a tres y a dos, retroactivo a enero, pero no se movieron del 15% que impuso la Gobernadora.

Sin embargo, ella misma se pasó del límite que impuso y ofreció suma fija a los docentes por ejemplo, pero en Junín se siguen manteniendo.

Un gran miedo que tenían el día del paro fue que rompiéramos algo o hiciéramos una pegatina, pero cuando entramos ni siquiera pisamos el pasto, porque consideramos a la Municipalidad como nuestra casa. Somos trabajadores, personas de bien, no queremos dañar el lugar donde pasamos más tiempo que en nuestra propia casa.

Sabemos que les molesta más la gente en la calle que el paro en el lugar de trabajo. De hecho, algún jefe pícaro pidió a los compañeros que hacían paro que se quedaran en la casa, sin concurrir, porque les interesaba más tener una foto de la plaza favorable a ellos.

Incluso, hasta se han mentido ellos mismos diciendo que hubo un 40% de acatamiento cuando todos vieron que la municipalidad no funcionó. Hubo algunas áreas con jefes amenazando que trabajaron, otros tal vez consideran correcto el 15%.

-¿Hubo bajada de línea a los jefes?

-Yo creo que hay algunos más papistas que el Papa. Se tomaron atribuciones que no les correspondían, porque fueron y amenazaron a la gente, instándolos a no sumarse al paro, aunque fueron desoídos porque hubo entre un 90 y 95% de adhesión. Yo invito a los funcionarios a preguntarles a los empleados qué opinan de ese 15% de aumento.

-¿Molesta que se considere la pelea por un salario digno exclusivamente como una movida política?

-No es como lo quiso hacer ver Juan Fiorini (senador provincial, cuñado del Intendente), mucho menos de política partidaria. Nada más lejos de la realidad, porque en el paro anterior bajaron concejales a solidarizarse y los mismos compañeros les dijeron que no querían mezclar las cuestiones, pidiéndoles que se retiren. En este último, no hubo presencia de políticos, ni recibí llamadas de ningún lado, así que fue de parte de Fiorini y del concejal Gabriel D’Andrea, que tuvieron una actitud negadora que sorprende. Para resolver un problema, primero hay que reconocerlo, y si lo niegan así, no podremos llegar a buen puerto. Me deja muy mal conceptuados a los dos, los veo como negadores de una situación innegable: un promedio salarial de $9500 mensuales, con el 60% de los compañeros que alquilan casa… que me cuenten cómo hacen para sobrevivir. Que prueben ellos…

-Cuando se plantea esto, el oficialismo responde a coro que la situación salarial del empleado municipal mejoró muchísimo en estos dos últimos años…

-Es cierto que hubo un montón de mejorías. Adhirieron a la ley que nos permite tener paritarias, convenio colectivo y muchos beneficios, pero lamentablemente la inflación devastó los bolsillos de los compañeros. Es cierto que dieron la posibilidad de que todos llegaran al menos al mínimo, vital y móvil, algo que antes no teníamos. Pero llegan a ese monto con una suma en negro, y cuando hay aumento se les descuenta del complemento, así que al final el recibo sigue siendo lo mismo. Por eso pedimos una suma fija, para que les llegue a todos. Es cierto que hicieron mucho, pero económicamente no es un dinero que nos alcance para vivir, ni siquiera para sobrevivir dignamente.

-¿Está en condiciones el gobierno municipal de dar el aumento del 25%?

-Nosotros creemos que sí, pero más allá de eso, también deberían haber sido más inteligentes y cuando pedimos la primera reunión de paritarias, cuando recién estaban tratando el presupuesto 2018, el año pasado, deberían habernos recibido para empezar en ese momento a tratar el tema y hoy no se encontrarían en la situación, como dicen, de no saber de dónde sacar dinero.

-Hay otros municipios que sí superaron el piso impuesto por Vidal...

-Es que en estos casos los intendentes han hecho prevalecer su relación con los empleados, antes que con la Gobernadora. En el último petitorio que le enviamos a Petrecca, le pusimos que deje de ser el soldado de Vidal y que pase a ser un general de nuestros compañeros, porque nos parece que debe reaccionar y darse cuenta que no hay manera que nos alcance el sueldo. Incluso, debería escuchar el mensaje que le transmiten sus jefes, porque ellos están viendo la situación que vivimos.

-¿Hay desilusión de la masa de empleados con esta gestión?

-Sí, incluso de compañeros que han trabajado políticamente con ellos y le han dado toda la confianza, pero hoy se sienten traicionados y no representados por ellos.

-Con tu experiencia, comparando la gestión Meoni con la actual, ¿qué análisis hacés de esta gestión que lleva dos años y tiene tantos frentes abiertos?

-Me da la sensación de que a esta gestión le falta experiencia política, cintura en estas situaciones… esto es un reclamo que va aumentando día a día y no sabemos hasta dónde puede llegar. Por lo que están diciendo, creo que van a estar cerrados a nuestro pedido y si sigue así, puede no terminar bien, aunque aspiramos a que cambien su postura, analicen y escuchen en qué situación está cada compañero con estos sueldos, así que el reclamo es justo.

-El hecho de que Meoni se repostule y manifieste su intención de volver a presentarse en 2019, ¿puede influir en la postura de muchos empleados? ¿Puede haber alguna intencionalidad de generar conflicto?

-Creo que uno de los grandes errores que cometió Meoni fue no valorar al empleado municipal. Siempre hablábamos con jefes o con él para decirles que se fijaran que no estábamos viviendo tan bien y no estábamos conformes en cuanto a lo económico. En ese momento, el compañero vio que ya había pagado su deuda de trabajo, había cumplido con lo que se le pidió y era hora de elegir otra cosa. Algún secretario nos supo decir que el voto de los municipales no cambiaba una elección, pero eso no es cierto porque son 1.300 empleados y sus familias, con la gente que los rodea, lo que incide en la intención de voto de mucha gente.

Fue un gran error que cometió Meoni en su momento. Hoy, esta presentación que hace, a los empleados no les cambia nada, porque su deuda por hacerlos entrar a trabajar, ya la pagaron. Muchos tienen su corazoncito meonista y lo van a seguir en buenas y malas, pero no incide en este paro. Es más, no creo que lo haya salido a decir por esta situación, porque ni siquiera presta atención a lo que está pasando en la ciudad.

-Más allá de la cuestión salarial, ¿cuál es hoy la realidad del empleado municipal?

-Tenemos algunas situaciones complicadas con respecto a materiales de trabajo. Hay un parque automotor desgastado, esos vehículos viejos están en situación deplorable, hay intenciones de mejorarlos pero con eso solo no alcanza. Se han comprado algunos vehículos nuevos, entiendo que porque son todos del mismo color político, sobre todo para encarar maquinarias… pero sobre todas las cosas veo que los compañeros están defraudados, confiaron en una fórmula política que los defraudó.

Voy a contar una anécdota. Tenemos compañeros que cumplieron 30 años de servicio. El Intendente los invitó a un desayuno, pero hubo dos que me llamaron para agradecerme porque fue un logro del gremio aunque la foto se la saque Petrecca; y segundo porque no querían ensuciar el reclamo que llevábamos adelante. Por eso les dijimos que fueran, que no tenía nada que ver y se podía aprovechar la ocasión para hacer el reclamo salarial.

Este 15% que vienen ofreciendo opaca todo lo anterior, creo que por la inexperiencia que tiene  buena parte del Ejecutivo para manejar una situación y no darse cuenta de los tiempos, porque nosotros arrancamos a pedir en octubre pero empezamos a juntarnos en enero.

Si la gente decide que le sirve lo que ofrezcan, nosotros aceptamos lo que digan. El otro día decidieron en 5 minutos no aceptar y hacer lo que fuera necesario para revertir la oferta.

-¿Te sentís con poder?

-Me siento igual, con los mismos temores y los mismos defectos que antes de hacer el paro. Lo peor que le puede pasar a un representante gremial o un político es creérsela.

-Pero estás liderando un conflicto que no sé si el Ejecutivo esperaba…

-Nosotros teníamos compañeros con quienes había diferencias, incluso no podíamos tener una charla para explicarles algunas actitudes… Esos compañeros hoy se dieron cuenta que nuestro único objetivo es el bienestar del empleado municipal, así que han marcado su apoyo y manifestaron su equivocación. En este reclamo estamos todos juntos, creo que se entendió que la única manera de dar un paso adelante es estar juntos. Nosotros, a pesar de los errores, venimos marcando la diferencia, desde que nos fuimos de la Federación que negociaba económicamente los aumentos y despidos de compañeros.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS