Junín. martes 24 de abril de 2018
Semanario de Junín » Locales » 5 abr 2018

DIRECCIÓN DE GÉNERO EN OFF SIDE

Marisa Luján, el videoclip de Los Inmaculados y un repudio generalizado


Por:
LUCIANA CAMARERO

La titular de la dirección de Género del Gobierno de Junín, Marisa Luján, sigue sumando sus clásicas frases desafortunadas, acompañadas de acciones que refuerzan su poca o nula capacidad para dirigir un área sensible.

Considerando que como sociedad estamos atravesados por cambios culturales que implican del compromiso por parte de quienes nos gobiernan, es inaceptable que funcionarios y funcionarias -provenientes del partido político que sean- no den el ejemplo tanto dentro de su horario de función en el recinto municipal, como por fuera, en ámbitos públicos o privados.

La Dirección de Género es un espacio que debería aprovecharse y ser sumamente importante, más si se trata de cuestiones que tienen que ver con los derechos humanos de aquellas personas que han transitado –y transitan-, épocas de exclusión y la estigmatización. Imposible no nombrar a las mujeres, gays, lesbianas, travestis y trans que han sido y son las principales víctimas del mundo heteropatriarcal, machista y misógino.

Por estas cuestiones y más, quien asuma el cargo enun área tan sensible debe ser capaz, ni más ni menos, de generar políticas públicas con perspectivas de género, y propiciar un diálogo que concuerde con su accionar en la cotidianeidad. De nada sirve ir y calentar la silla dentro del espacio que se postula como igualitario cuando no lo es.

Un claro ejemplo fue la realización de la 14º Carrera de la Mujer, donde por primera vez desde la secretaría que lidera Marisa Luján, el municipio acompañó. Lo más paradójico de todo esto, es que se supone que desde el área “trabajan en pos de representar a todos los colectivos LGTTB, su inclusión y participación”, aunque la titular de la dirección de Género, haya expresado que "este año decidimos participar, porque desde nuestra dirección trabajamos principalmente por y para la mujer”.

El primer y gran error por parte de quienes representan un espacio donde se trabaja y problematiza la temática es caer en lugares comunes, por ende, es menester poder trabajar constantemente sobre esos mecanismos culturales para, en primer lugar, evitar que el discurso sea de un lenguaje binario -masculino o femenino.

El segundo gran error es considerar a la mujer como género caracterizado por la femineidad, dando por sentado que a todas las interpelan y les interesan las mismas cosas o actividades (cursos de belleza, moda, artesanías, actividad física, baile) que suele promocionar la funcionaria, titular de una reconocida marca de peluquería y maquillajes.

La directora de género no debería olvidarse de los colectivos disidentes ni mucho menos de quienes se interesan en saber qué sucede con las más de 300 denuncias mensuales por violencia de género en Junín. Es más, nos gustaría saber que piensa sobre la legalización del aborto –por ejemplo-, presentando espacios de debate y brindando información al respecto, en lugar de presenciar un baile en la plaza. Nos mueve más el interés para que se generen espacios donde las mujeres, lesbianas, travestis y trans podamos plasmas nuestras inquietudes, las violencias a las que somos sometidas a diario producto de la discriminación, la homofobia, lesbofobia y transfobia, que ponernos una remera para ir a competir en una carrera “de la mujer” y al otro día volver a la rutina de tener que soportar los golpes y malos tratos propios de la violencia machista y la falta de respuesta del Estado. Nos resulta mucho más útil instruirnos en temáticas de género reales, donde podamos, todas, cuestionarnos y deconstruirnos como sujetos activos dentro de un mundo que se presenta como heteropatriarcal.

VIDEO, DISCULPAS Y

Desde SEMANARIO intentamos durante dos semanas contactarnos con la estilista y directora de la secretaría de Género, Marisa Luján. Finalmente, logramos dar con ella el mismo día en que se difundió el video clip del grupo de cumbia local “Los Inmaculados”, donde se ‘representa’ a una persona trans. Lejos de ser un contenido audiovisual que busca la igualdad de derechos, fomenta, a partir de la burla hacia las personas trans, la constante estigmatización del colectivo. A su vez, presenta un fuerte contenido sexista, transfóbico y discriminador hacia la comunidad LGBT.
Pero lo que más impacto causó fue la participación de la encargada del espacio de género, nada más ni nada menos que una figura pública, funcionaria del municipio y la paradoja de estar presente en un video cuyo contenido es totalmente contradictorio a los principios que en ella deberían prevalecer.

“En conjunto con salud, nuestra área generó el consultorio amigable donde se asiste al colectivo LGBT. También estamos capacitando a todas las áreas del municipio con la ley de identidad de género, especialmente sobre el trato digno”, anticipó Luján antes que se le cuestionara su actividad en el clip musical. Algo que resulta e contradictorio porque se supone que quien dice llevar como estandarte el respeto y el trato digno a todas las identidades, haya permitido que un grupo de personas vaya a su local a vestirse, maquillarse y peinarse como una trans -sabiendo que no lo son- es de sospechar. Mínimamente, se podría haber negado a realizar el trabajo si su ética profesional se lo permite.

Si bien Luján aseguró a SEMANARIO que su participación fue “pura y exclusivamente” en su ámbito privado y que fue contratada para tal servicio como peluquera y maquilladora, cabe preguntarse: ¿en ningún momento se interiorizó sobre lo que estaban filmando?, ¿no se le cruzó cuestionar el fin del video?

Luego de la insistencia de este medio por conocer las razones que la llevaron a participar del video clip, la banda “Los inmaculados” dio de baja el video, a expreso pedido de la funcionaria en cuestión. Fernando “Pato” Randazzo, integrante de “Los Inmaculados”, hizo su descargo, pero volvió a subir el video –editado- a las redes sociales: ya no estaban las escenas donde Marisa Luján aparece produciendo al personaje principal que protagoniza a Priscilla (nombre del tema que tampoco fue elegido al azar, ya que una persona trans de nuestra ciudad lleva dicho nombre en su documento de identidad), maquillándolo y arreglando la peluca.

Las palabras de Randazzo, en representación de su banda, no fueron muy sinceras: “Yo aparezco disfrazado de mujer y las chicas trans lo han tomado como una burla, cosa que no es así. Nosotros quisimos hacer algo divertido, con humor. Queremos dejar en claro que nosotros estamos a favor de la libertad de género, tal es así que hemos retirado de You Tube, y de todas las redes sociales, el video. Pedimos disculpas a las personas que se hayan sentido ofendidas (...). En demostración de que estamos arrepentidos de lo que hicimos, si bien no hicimos nada malo, sacamos todos los videos y retiramos el tema de nuestro repertorio”, expresó Randazzo el viernes 23. Pero su orgullo fue más grande y los arrepentimientos quedaron en segundo plano porque tres días después, el lunes 26, volvieron a subir el video clip reeditado. El contenido en sí no fue modificado: sigue siendo una pieza comunicacional con contenido discriminatorio, por más que se intente encontrar “humor”.

Se habla y se murmura, como opinión pública instalada, que las mujeres, lesbianas, travestis y trans están “susceptibles” y a la defensiva. ¿Cómo no vamos a estarlo si tenemos cada 20 horas una mujer asesinada por un hombre?; ¿cómo permanecer tranquilas a este tipo de materiales si los travesticidios y fobia a la comunidad LGTB existen? ¿Cómo no tomarlo como burla si las personas trans tienen un promedio de vida que no supera los 50 años producto de la falta de acceso a la educación, la salud y a un trabajo digno? ¿Qué pretenden? ¿Qué sigamos calladas, soportando la estigmatización y el sometimiento?

Simplemente decimos basta. Ya no nos callamos como hubiesen preferido, que nos mantengamos en silencio, sumisas. También exigimos respeto a la comunidad toda, pero sobre todo a aquellas que representan cargos públicos ya que son ellos quienes deben garantizarnos bien estar social. Que legislen con perspectiva de género, representando a todos los colectivos, y con políticas públicas concretas en relación a las violencias de género y abusos intrafamiliares y callejeros.

El resto es puro cotillón que lo único que hace es ponernos en el lugar de objetos demostrando la falta de sensibilidad y de conocimiento por la temática.

EL TEXTO ORIGINAL FUE PUBLICADO EL SÁBADO 31 DE MARZO 2018 EN NUESTRA EDICIÓN IMPRESA      

 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS