Junín. sábado 22 de septiembre de 2018
Semanario de Junín » Locales » 12 abr 2018

ENTREVISTA POLITICA

Henestrosa: “Para Junín quiero lo mejor, pero a veces lo que está no es lo mejor”

En diálogo con SEMANARIO, el Secretario General del Sindicato de Empleados de Comercio de Junín detalló los avances de su gremio, dijo que el Consejo del Partido Justicialista es “un rejunte de cristinistas”, y que Pablo Petrecca “le está errando de medio a medio”.


Por:
LUCIANO CANAPARO

Julio Alberto Henestrosa, histórico e inoxidable líder del Sindicato de Empleados de Comercio de Junín y del justicialismo, volvió a escena tras más de un año de reposo médico.

En el amplio despacho del edificio de calle Saavedra 77, sede de la organización mercantil, recibió a SEMANARIO. Combativo y sin pelos en la lengua, el hombre que “volvió a vivir” regresó a Junín el 15 de diciembre último después de un año de internaciones médicas (seis meses en el Sanatorio Finochietto y otros seis en el instituto de rehabilitación Santa Catalina de Capital Federal), y ahora espera, ansioso y relajado, una nueva intervención quirúrgica programada para el 12 de abril.

“Ahí sería punto final, me quedaría solamente caminar sin el trípode. Ni bien volví, comencé a venir al sindicato, de a poco. Me junto todo el tiempo con toda la comisión directiva y vamos resolviendo el día a día”, dice mientras se acomoda en la cabecera de la mesa de reuniones y se sirve un vaso de agua.

-¿Cómo encontró el ambiente en el SEC?

-Para mí fue como volver a vivir, porque este lugar es mi vida. Por eso apenas regresé me puse a trabajar intensamente para trasladar la farmacia sindical ubicada en Avenida Libertad 8, que trabaja muy bien, pero que nos quedó chica. Estando internado le dije a Cristian Márquez (martillero) que averigüe por los lotes que pertenecían a Alberto Ramírez, el de la bicicletería. El tenía cuatro lotes sobre Libertad y General Paz, que ya habíamos querido comprar con el ex tesorero del SEC. Alberto, a quien conozco desde siempre, les dejó esos lotes a sus hijos. Así que negociamos y adquirimos dos lotes donde vamos a construir la nueva farmacia. Ya tenemos cinco presupuestos, solo falta definir a quién le adjudicaremos la obra.

-Además, también tienen en carpeta la mudanza del jardín maternal “Brotecitos”

-A Márquez también le había encomendado la búsqueda de una casa grande en buenas condiciones. Nadie pensaba en cambiar de lugar el jardín maternal “Brotecitos”, pero ya nos quedó chico, tenemos 70 chicos en lista de espera, y hay mucha demanda porque es muy bueno. Y se dio la posibilidad de adquirir una casa en Comandante Escribano y Arias, que próximamente transformaremos en jardín. Donde estamos actualmente, salvo un aula que hicimos dentro del perímetro nuestro, lo demás no nos pertenece, son los fondos de terrenos de dos locales que dan sobre Bartolomé Mitre. Son terrenos muy largos, la gente no quería alquilarlos con semejantes patios y además son pulmón de manzana. Cuando averigüé me dijeron que no se podía edificar, pero estaba Mario (Meoni) de Intendente y me dio el visto bueno. Ahora Meoni no está, hoy está Pablo Petrecca, y en su gestión o en otra que pueda venir, no es descabellado pensar que un día nos clausuren, y nos dejen en la calle. Así que primero vamos a empezar con la farmacia, quiero terminarla antes de fin de año, e iremos viendo las reformas que necesitamos hacerle a la casa para mudar el jardín.   

-Nombró a Petrecca. A seis meses de haber asumido como Intendente usted manifestó que aprobaba su gestión. ¿Ahora cómo lo ve?

-Cuando yo hago algo lo hago de día, no oculto nada de nada. Después de las PASO 2015, Pablo Petrecca vino dos veces a charlar conmigo para que le diera mi punto de vista sobre varios temas, y no tuve ningún problema en decirle lo que pensaba. Que quede claro que yo para Junín quiero lo mejor, pero a veces lo que está no es lo mejor. En los últimos meses el Intendente me llamó un par de veces, inclusive prometió ir a visitarme cuando estaba internado en Capital, algo que no ocurrió pero no importa. Y cuando volví a Junín me dijo que quería hablar conmigo. Le dije que no tenía ningún inconveniente. Tuvimos una charla sobre algunos temas, aunque yo tocaba de oído porque no estoy muy metido en la política, ni siquiera con los peronistas. Vino Mirta Cure, estuvo cuarenta minutos, vino también Oscar Farías... Y les dije que no, no me nace y además éste no es el peronismo que yo viví y del que estoy acostumbrado.

-Volviendo a Petrecca... 

-Hablamos un largo rato, pero repito, ya no estoy muy imbuido de política. Sí veo las críticas a un montón de cosas que hace. Le dije claramente a Petrecca que para mí necesita otra persona al frente de la oficina de prensa;  yo no tengo absolutamente nada contra Nora Meres ni mucho menos con su pareja (NdR: Luis Chami) pero le pegan cascotazos de todos lados y no tiene quién salga a amortiguar, a dar explicaciones, a poner la cara. El concejal Marcelo García te puede ayudar con la experiencia que ganó en el Concejo Deliberante, y me parece muy bien que lo haya llevado para su lado, porque es una pata peronista. Y ahora quizá meta otra pata con mi amigo Andrés (Rosa), que se inició conmigo y ahora está prácticamente en Cambiemos... aunque no se sabe qué pata es, si peronista, meonista... Yo se lo digo en la cara, no tengo problemas (risas).

-Qué le critica, fundamentalmente, al Intendente o a la gestión

-Honestamente escucho muchas críticas, pero como no participo en política... Yo escucho gente que valora mucho la obra, pero siempre digo que la obra pública que llega es gracias al alineamiento con Provincia y Nación, suerte que no tienen ni tuvieron todos los jefes comunales. Además, y esto no es algo menor, hay que acompañar las obras con transparencia. Si ahora tenemos un Lázaro Báez en Junín, que construye tanto y está emparentado con la familia del Intendente (NdR: Mingrino Construcciones)... Me parece muy mal exponerte a que todo el mundo te señale por temas referidos al dinero. Yo no podría estar en este Sindicato ni en otro si todo el mundo me cuestionara siempre por el mismo tema de los fondos y su manejo.

Puso a toda gente vinculada a la iglesia, sin experiencia... el hermano en la ANSeS, el cuñado en otro lado. Yo creo que le está errando de medio a medio. Encima, veo eso de la nueva casa de Petrecca, que publicaron ustedes... se muda de Villa Belgrano a este lado de la ciudad y hasta en la cochera pone aire acondicionado, no lo puedo creer. No sé si está en su sano juicio o si se siente impoluto. 

-De lo que hablaron en su momento, ¿tomó alguna idea?

-La última vez que charlamos le comenté que cuando fui candidato a Intendente había presentado un proyecto, sobre pesca y turismo, que cuesta dos mangos y que al tercer año te asegura un éxito infernal en la Laguna de Gómez. No era para nada difícil. Consistía en poner cadenas en todos los puentes para que los peces no se fueran. Si no hay oleaje las cadenas quedan fijas y los pescados no pasan, si hay oleaje tenés la estación de cría, hacé pescar, sábados y domingos, 25 piezas por persona, y en tres años tenés pescados de 400 gramos, que en los alrededores no vas a encontrar. A mí me encanta la pesca, pero voy a ciertos lugares donde no hay baños, ni paradores, ningún tipo de infraestructura.

-Un tema de actualidad. En los últimos días, el senador nacional Esteban Bullrich estuvo en Junín interiorizándose sobre el asunto...

-Justamente la respuesta de Petrecca, en aquella charla, fue “mi compromiso es con Esteban Bullrich, que tiene campo en Agustina, y me comprometí con él para poner en órbita dicha localidad”. Me sorprendió porque Agustina, como le dije, no tiene estructura, apenas una pieza de algún vecino para ofrecerle a un pescador. El dueño del “Pesquero Campo Llovet” (NdR: Gabriel Llovet) no invierte nada, ni baño químico tiene. Dejaron ir toda el agua y ahora andan viendo con Bullrich si de la laguna La Picasa le bombeen un poco para acá porque dejaron las compuertas abiertas.

PERONISMO

-¿Qué opina de la nueva conducción de PJ local? ¿Lo ve tan amplio como se postula?

-El único que me sorprendió de ese reagrupamiento fue Héctor (Azil), quien tenía 16 años cuando lo conocí; él estaba con Elisa Esper, ex secretaria general de ATSA Junín. La primera vez que armaron el Consejo del Partido, con el local de calle Arias, que aglutinó a todos, me pareció bárbaro, fue la primera y última vez que el noventa por ciento del peronismo estuvo unido, y lo acompañé. Pero en esta jugada, no. Tal es así que Azil habló con Federico (Melo), que es el Secretario de Organización del Sindicato de Empleados de Comercio, un pibe joven que se está haciendo y que va muy bien, y me consultó a mí. Le dije que tenía toda la libertad del mundo, que si quería ir con los radicales, los peronistas o los PRO no había inconvenientes porque lo nuestro está por encima de todo eso. Pero no fue. 

-¿Y por qué no lo ve con futuro?

-No sé cómo va a terminar. Gustavo Traverso el poder no lo quiso largar nunca, más allá de que ahora sea senador ya está trabajando para la próxima elección, moviéndose en la Cuarta Sección. Rocío Giaccone tiene intenciones de ser Intendente en 2019 pero tiene cero imagen, además no hizo nada por Junín. Porque desde hace bastante tiempo, y ahora que arregló con Cambiemos, sigue teniendo una porción de poder pero que acá no se vio. Esa es la verdad.

-Lo noto un poco molesto con el peronismo       

-No sé cómo va a terminar el peronismo porque ese Consejo es, en su inmensa mayoría, un rejunte de cristinistas... Yo, hasta Néstor Kirchner, acompañé, hasta ahí llegué. Después me retiré. Le aconsejé a mi hijo (Gastón), que lo buscaban solo por ser hijo de, y le dije ‘si vos no tenés ni un día de militancia en Junín, no te metas, es complicada la situación’. Tiene más gente el cristinismo que el peronismo tradicional.

-Pero usted fue un kirchnerista rabioso

-Con Néstor Kirchner trabajamos juntos hasta 2005, dos años después hizo el arreglo con Mario Meoni y a nosotros no nos dio ni una estampita para rezar. Y eso que le habíamos ganado al radicalismo, por primera vez en Junín, con Andrés Rosa. Pero al final me di un gusto.

-Cómo es eso

-En 2009 me llamó Florencio Randazzo, ex ministro del Interior, para decirme que Néstor y él querían hablar conmigo. Entonces fui a la Casa Rosada, me anuncié y me hicieron pasar como tiro. Néstor fue muy claro: “Henestrosa, compañero, lo necesitamos a usted en Junín”. Pero yo había ido a la reunión con una condición: decirle algo al Presidente que tenía atragantado. Entonces me largué: “antes de hablar, señor Presidente, déjeme decirle algo, que me dejó muy dolorido. En 2003, cuando a usted no lo conocía nadie, nosotros lo apoyamos, le hicimos la campaña y felizmente usted ganó. Dos años después, en 2005, derrotamos al radicalismo y usted en el 2007 arregló con la UCR, y a nosotros nos dejó a un costado”. Se lo quería decir y se lo dije.

-¿Y cómo reaccionó Kirchner? ¿Para qué lo había citado?

-Me dijo que había sido un giro estratégico, nada más. Entonces me empezó a decir que no estaba de acuerdo con la lista que podía presentar el Consejo del Partido y quería darme la lista oficial a mí. Y yo le respondí que no había participado en las elecciones de ese año y que me parecía que eran ellos quienes debían quedarse con lo que ofrecía.

-¿Y qué pasó?

-Nada. Me dijo “tengo entendido que el sindicato que dirige usted tiene un terreno y siempre tuvo la intención de hacer un barrio con doscientas casas”. Le respondí que era cierto, y entonces redobló la apuesta: “ya hablo con Julio De Vido para que anuncie la puesta en marcha de las 200 viviendas y le ofrezco otra 200 más”. También me ofreció varios cargos para mis colaboradores (Bapro, ANSeS, Pami), y me dijo que quería que yo fuese como director del Instituto de Previsión Social. Además, textualmente, me dijo: “para que arranque, si usted acepta, lo ve a Nacho Casasola (secretario privado de Randazzo) que le va a dar 150 mil pesos para que comience a moverse”. Le manifesté que lo tenía que pensar. Trasladé toda esa “propuesta” a Junín, porque más allá de la bronca que tenía, veía que era la posibilidad de manejar todo, pero por dos votos se decidió no aceptar. Entonces les dije: “muy bien muchachos, sigan con De Narváez, yo me corro a un costado”. Lo llamé a Randazzo y le dije “Flaco, no va, fue decido por mayoría”.

-Años después, también relacionado al Consejo del Partido, tuvo una participación que en ciertos ambientes fue tildada de “ir a menos”

-En 2013, Eduardo Pucho Aguilar, a quien siento muy amigo mío, era el candidato para presidente del Partido, me parecía una muy buena opción. Él me dijo que estaba comprometido con la Unión Ferroviaria, con Traverso, con Romero... y que se iba a presentar. A las 10 de la noche, antes del cierre de listas, me llama Carlos Vozzi y me dice “mirá Julio, se rompió todo acá, se pudrió todo”. Le dije “entonces que sea candidato él y nosotros lo bancamos”. Resulta que a las 4 de la mañana, en la UOCRA, rearmaron todo, todas las diferencias las superaron ahí. Entonces aparecemos nosotros, yo le había dado la palabra a Mirta (Cure), a Armando (Blasi) y al grupo de gente mía, de la Unidad Básica. Llegó el día de las elecciones y ni aparecí, almorcé en mi casa, no hablé con ningún puntero, fue como jugar en contra mío. Ese es el cariño que le tuve y le tengo a Pucho, más allá que después se mandó varias cagadas. Para mí el valor de la palabra es supremo. No me moví nada y ganó Pucho, contrariamente a su pensamiento de que a mí no me podían ganar. Hace poco se lo confesé a Mirta. Me preguntó si había ido a menos en esas internas. “Si no hacer nada es ir a menos, entonces sí fui a menos”, le contesté. 

-¿Qué pasó con Armando Cavalieri, que había anunciado su retiro y ahora revisó su posición e irá por otro mandato?

-Sí, ya había preparado a Ramón Muerza, que siempre lo acompañó y que tiene gente que le responde, un tipo muy vivo. Habían acordado con Cavalieri, hace un año y medio, que seguía un periodo más. Y Armando quiso poner ahora a un compañero, Carlos Pérez, que yo venía diciendo que tenía que ser el reemplazo natural de Armando el día que se fuera. Y entonces lo promovió y le vino una avalancha encima. Entonces lo corrió a Pérez y dijo que él iba a competir contra Muerza. Ahora arrancó la interna. Su entorno vive pendiente de él. El otro es vivo del año cero, hizo el trabajo de base. En su lugar, yo hubiese arreglado con Muerza una salida con todas las pompas, una gran despedida, y te vas tranquilo a tu casa. Pero no, quiere enfrentarlo.

EL TEXTO ORIGINAL FUE PUBLICADO EL SÁBADO 7 DE ABRIL 2018 EN NUESTRA EDICIÓN IMPRESA      

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS