Junín. martes 18 de diciembre de 2018
Semanario de Junín » Locales » 14 abr 2018

SEQUÍA EN LA REGIÓN

La lluvia remedia, el Estado no

Después de anuncios en contrario, los especialistas ahora vaticinan una recomposición pluvial. De todas maneras, las pérdidas, las deudas, los impuestos más caros y las retenciones estatales seguirán vigentes por siempre.


Por:
OMAR MERAGLIA

Una de cal y una de arena, una buena y una mala o como se le quiera llamar, el campo por lo general (cada vez menos) tiene revancha, aunque en cada contingencia climática hay quien queda en el camino.

Si bien a fines del año anterior se advertía que el otoño tendría lluvias por debajo de lo normal, ahora los meteorólogos auguran buenas precipitaciones aunque como todos los chacareros lo saben, llegan tarde.

Lo perdido, perdido está, lo magro es magro en resultados y ahora habrá que pensar en la fina o en la venta del campo.

De hecho hay muchos que se muestran entusiasmados con esta última alternativa (entusiasmo que esconde una profunda frustración) aunque por otra parte demuestran que el “Cambiemos” que el campo apostó con doble porción, resulta hasta ahora más de lo mismo, lo cual es sinónimo de futuro quebranto.

Pero tal como decíamos, la esperanza es una importante herramienta, tal como las otras que el productor guarda en el galpón, y el agua que alguna vez sobró y ayer faltó quiere equilibrarse.

La sequía en la región centro agrícola tendría los días contados porque abril arrancó con lluvias que volvieron a tener una cobertura y registros de milímetros que hace cuatro meses y medio no mostraban.

Al respecto, la Bolsa de Comercio de Rosario sostuvo que  “los mecanismos que bloqueaban las lluvias están debilitándose”, según el informe proporcionado por el especialista en ciencias atmosféricas José Luis Aiello a la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la entidad.

Además, el especialista advirtió que para este fin de semana (7 y 8 de abril) podrían registrarse tormentas muy importantes que dejen registros de 60 a 70 mm”.

Abril muestra excelentes chances de que se normalice el régimen pluviométrico en la Argentina y la sequía finalmente quede atrás.

De confirmarse esto, con el paso de las semanas, sería la mejor noticia para la campaña de trigo 2018-2019, ya que habría humedad en los suelos para sembrar el cultivo de invierno, aunque no alcanzará para revertir las pérdidas que dejó el verano pasado.

Para volver a sembrar trigo, en la región núcleo (parte de Córdoba y Santa Fe y norte de Buenos Aires) se necesitan más de 140 mm.

Las lluvias tendrían que superar este umbral en los próximos siete días a fin de recuperar las condiciones hídricas ideales en los perfiles de los suelos, afirmaron los responsables de GEA.

Hasta el jueves pasado, esto era el resultado que arrojaba el cálculo que se hace con las mediciones de las 36 estaciones meteorológicas y los algoritmos de reserva útil de agua de la BCR.

Sin embargo, vale tener en cuenta que las precipitaciones, más allá de la falta, han sido por lo general muy irregulares con zonas que defieren en decenas de milímetros a pesar de tener distancias no mayores a 15 o 20 kilómetros.

Lo bueno es que en la “Semana Santa” los que se encomendaron al cielo, tuvieron sus primeros frutos y parece haber comenzado el descuento, ya que en algunos lugares de nuestra región cayeron entre 20 y 40/50 milímetros.

Mientras que dejando atrás al mes de marzo más seco de los últimos 50 años, en los últimos tres días, el 70% de la región núcleo recibió lluvias por encima de los 20 mm.

Aunque esto todavía suena a poco, destacaron que el agua volvió a aparecer de manera más generalizada. Y aparte hubo registros importantes en el sudoeste de Santa Fe. Maggiolo acumuló 62,2 mm, María Teresa 58,6 mm y Godeken 46,6 mm”, informó la GEA.

El noroeste de Buenos Aires también fue alcanzado con registros de consideración; Lincoln registró 47,8 mm y hacia el Oeste, adentrándose en Córdoba, Guatimozín acumuló 44,4 mm.

Con lo que llovió en estos primeros tres días de abril, el 65% de la región núcleo ya superó las lluvias acumuladas en todo marzo.

En el NEA, en las zonas productivas de Chaco y Santiago del Estero, las lluvias volvieron a fallar; los cultivos atraviesan momentos críticos y siguen sin poder contar con el auxilio del agua.

Tampoco llovió en la provincia de Entre Ríos; sí hubo lluvias en el Litoral, aunque esta vez más dispersas; se destacan los registros de Iguazú, en Misiones: las lluvias del pasado fin de semana alcanzaron los 100 mm.

EL TEXTO ORIGINAL FUE PUBLICADO EL SÁBADO 7 DE ABRIL 2018 EN NUESTRA EDICIÓN IMPRESA

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS