Junín. martes 17 de julio de 2018
Semanario de Junín » Locales » 14 abr 2018

LA CASA DE PAPEL

El Intendente Petrecca gastó $14.000.000 en una vivienda sin sacar ningún crédito

Así se desprende de una investigación publicada por el portal de noticias Realpolitk, que se hizo eco de la nota de Semanario del pasado 10 de marzo.


El intendente Pablo Alexis Petrecca gastó 14 millones en una vivienda ubicada en calle Italia 284, entre avenida San Martín y 25 de Mayo, sin sacar créditos, según una investigación publicada por el portal de noticias Realpolitk, que se hizo eco de la nota de Semanario de Junín del pasado 10 de marzo.

Compartimos el artículo completo del sitio periodístico bonaerense, publicado hoy:

“El intendente de Junín, Pablo Petrecca, se encuentra cercado por la red de sus propias faltas. Acusaciones de corrupción, sobreprecios y coimas lo golpean a diario, y sus decisiones personales ciertamente apuntan en el mismo sentido.

Mientras los trabajadores municipales de su localidad golpean las puertas de un aumento que no llega, en reclamo de un digno vivir, el Concejo Deliberante de Junín hace lo que puede para frenar las obras de repavimentación que, en sociedad con la empresa Marcalba S.A., Pablo Petrecca pretende imponer con un sobreprecio cercano al 50 por ciento de lo presupuestado.

Imperturbable, lejos de querer disimular sus irregularidades, Petrecca retrucó comprando una imponente casa en un barrio residencial de Junín, en la calle Italia al 200 (La Casa de Papel: detalles de la mansión a puro lujo del intendente Pablo Petrecca). Acorde a la familia del último dueño del ostentoso chalet californiano, que murió hace poco menos de un año, el intendente pagó 500 mil dólares en efectivo, unos 10 millones de pesos. Desde la adquisición, lleva invertidos otros 200 mil dólares más, unos 4 millones de pesos, en refacciones. Sala de cine, pileta climatizada, baño con jacuzzi, una decena de aires acondicionados, dormitorios en suite y hasta uno de los baños con su propio Iphone 7 incluido. Pareciera que el mandamás de Junín le está sacando provecho a un cuantioso crédito hipotecario que nunca existió. O tal vez, se trata de otro acto de magia política, en la que el dirigente no saca de la galera un vaporoso conejo blanco, sino varios millones de pesos que parecieran materializarse de la nada misma, del polvo extraordinario que se obtiene en ese limbo diminuto, reservado para políticos, ubicado a escasos metros de las fronteras de ley.

En una reciente entrevista televisiva en un canal local, Pablo Petrecca aseguró que para comprar la majestuosa propiedad recurrió a la venta de una pequeña casa que tenía en Villa Belgrano, un barrio de poca denominación, y que completó el faltante con un crédito hipotecario que sacó su mujer, María Fiorini, empleada del Banco Nación. Según supo este medio de la voz de los propios vecinos, en ese lugar ahora vive su amiga y diputada provincial de Cambiemos, Laura Ricchini, por lo que muchos sospechan que esa venta es en realidad una farsa y puesta en escena.

No obstante ello, en una simple averiguación de registros financieros llevada adelante por REALPOLITIK, surge que Fiorini no sacó ningún crédito en los últimos cinco años. Los únicos movimientos que posee son los 21 mil pesos mensuales que gasta en tarjetas de crédito. Además, en el mismo informe se observa que el intendente Petrecca, hasta el 2016, fue monotributista.

Acorde a su recibo de sueldo, Pablo Petrecca gana 83 mil pesos mensuales, más un plus de 3.500 por viáticos. Su mujer, por otro lado, gana unos 67 mil brutos. Entre ambos, llegan a gastar hasta 60 mil pesos mensuales en tarjetas de crédito. ¿Cómo hizo, entonces, el intendente de Junín para reunir los 14 millones de pesos que lleva gastados en su nueva casa?

 

 

Acorde al hijo del último dueño, la transacción se llevó a cabo en efectivo. Cuántos bolsos habrá tenido que comprar, con el simple propósito de llenarlos con dinero mágico, recién sacados de la galera política, sólo lo sabe quién haya tenido la oportunidad de vivir esa experiencia de ultratumba. En el plano político, solo conocemos que lo hayan hecho Pablo Petrecca y José López, sólo que el intendente no tuvo que revolearlos por encima de un paredón.

 

 

Catorce millones de pesos sin sacar un solo crédito, 700 mil dólares que aparecen por generación espontánea en el bolsillo de un monotributista, y otro político que, empachado de dinero malhabido e impunidad, termina comprando una ostentosa casa que lo pone en el ojo de la tormenta. Otro López más, otro Jaime, otro intendente rico más para demostrar que, pese a que algunas cosas pueden haber cambiado, la vieja historia del político enriqueciéndose ilícitamente sigue tan intacta como siempre”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS