Junín. sábado 20 de octubre de 2018
Semanario de Junín » Cultura » 28 abr 2018

LA CASA DE LOS TÍTERES CUBANA

El arte de dar vida y personificar


Por:
LUCIANA CAMARERO

Geraidy Brito y Yaqui Saiz llegaron a la Argentina seis años atrás sin saber que su destino, allí donde iban a poder empezar a proyectar sus sueños, iba a ser posible en Junín.

Provenientes de Cuba y con la inconfundible tonada caribeña, las dos mujeres recibieron a SEMANARIO y compartieron la experiencia –llena de desafíos- de la inmigración, convencidas de que nada es gratis pero sabiendo que todo sacrificio deja recompensas.

Hoy están llegando al final de un sueño deseado: la construcción de un teatro de títeres, que está ubicado en calle Lavalle 1511 (casi Niñas de Ayohuma), con capacidad para 80 personas y que “levantaron” con sus propias manos.

Con una fuerte ilusión de contagiar a Junín con una disciplina artística que lleva siglos de existencia y de historia, Geraidy y Yaqui se cargan al hombro la profesión de titiriteras, y  apuestan cada día un poco más, con la intención de atraer a personas del rubro de distintas partes del mundo.

Por eso, su casa/teatro, pese a no estar del todo terminada, fue diseñada para hospedar a los titiriteros trotamundos.

“Cuando eres inmigrante es increíble cómo te cambia la concepción de la vida, del mundo, cómo empiezas a mirar de otra manera, cómo empiezas a ver cosas que quizás, si vivieras en el país, no las verías, porque cuando estás como inmigrante en un país totalmente solo, sin nada ni nadie, estás muy abierto”, resaltó Geraidy.

Aún así, les resulta raro a ambas poder desprenderse de la concepción que tienen del arte. “¿Cómo es posible que en cada lugar se paga el pan, o una cerveza, o un choripán y al artista se le pone en la gorra lo que uno quiera? Entonces, ¿dónde está el valor realmente de ese arte?”, cuestiona Geraidy en relación a la carga valorativa que se le da a la cultura independiente. “Hemos tenido que estar entendiendo todo esto, tratando de hacerlo lo mejor posible y que se entienda que para nada vamos en contra pero sí tenemos nuestras formas”, agregó.

Siguiendo el hilo, Yaqui argumentó lo difícil que les ha resultado amoldarse a nuestra forma de concebir la cultura. “Venimos de un país donde todas las ramas del arte son valoradas y todo el mundo sabe que es una profesión como cualquier otra, que no es un  hobbie. Después de seis años ya la gente sabe que es nuestro trabajo pero eso ha sido una educación que hemos tenido que hacer, nos han ido entendiendo que esta es nuestra profesión, porque al principio querían que todo fuera gratis o a la gorra”, explicó.

GERAIDY: “La gente cree que el trabajo del titiritero es fácil pero no, lleva un esfuerzo físico de concentración, de músculos, de cuerpo”

A su vez, Yaqui dijo que en Cuba los teatros se llenan de gente que busca deleitarse con artistas de diferentes índoles y que esa vida cultural es nutrida no sólo desde las escuelas sino también desde el ámbito familiar. “Esto de dar funciones en la escuela para poder tener una remuneración, al principio nos costaba. Desde que estamos acá en Junín nosotras hacemos teatro de títeres de manera sistemática, por lo menos una vez al mes, y siempre vamos a comedores o escuelas rurales”, afirmó

“Cuando se apunta a un movimiento profesional, a la gente le cuesta entender que no es que se nos ocurrió agarrar un títere, salir a la esquina y pasar una gorra. Si bien eso también lo podemos hacer hay que tener en cuenta que tiene que tener un discurso, una dramaturgia, un diseño de muñeco, un tiempo de preparación”, explicaron las titiriteras.

“Nosotras viajamos mucho, y este espacio se va a abrir en los momentos que estemos en Junín y seguro en agosto vamos a estar aquí siempre con el festival, y queremos un mes de cada verano estar presentes también. Esas dos fechas seguras, las demás vamos a estar entrando y saliendo, por eso no podemos impartir talleres a los chicos. Pero sí queremos, porque queremos dejar canteras,  impartir talleres a adultos y a las docentes para que ellas puedan brindarle esos conocimientos a los niños”, resaltó Yaqui.

YAQUI: “Le estamos dando vida a un objeto inanimado, que no tiene vida y le tenemos que hacer creer al público que esa cosa que está ahí te mira y te habla”

Los talleres comenzaron a funcionar el sábado 14 de abril, con un total de seis inscriptas. Fieles a su optimismo, confían en el “boca en boca” para poder llegar a un número más amplio de concurrentes.

Sin afán de heroísmo, tanto Yaqui como Geraidy están convencidas que la construcción de este teatro de títeres es para dejarle a la comunidad juninense un espacio de alegría, donde exista el consenso y la igualdad en todos los ámbitos de la vida.

Agradecidas con todas las oportunidades que les ha brindado la vida y la gente, ese espíritu bondadoso y agradecido lo mantienen en cada gesto. “Muchas de las actividades que hacemos, cuando ponemos el valor de una entrada, damos caramelos, chocolates, suvenires, juguetes. No lo vendemos, lo damos porque creemos que es un intercambio, ellos nos pagan la función porque valoran nuestro trabajo y nosotros retribuimos con esas cosas”, asegura Geraidy.

FESTIVAL

El “2º Festival títere-ando en la ciudad”, gestionado por el dúo de actrices titiriteras, comenzará el 3 de agosto y se extenderá por un mes en La Casa de los Títeres Cubana. Confirmaron su presencia titiriteros de Italia, México, España, Cuba y Argentina. Habrá funciones en español, inglés e italiano, y teatro mudo. Además, llevarán adelante, a partir de mayo, dos fines de semana por mes, funciones abiertas al público.

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS