Junín. miércoles 15 de agosto de 2018
Semanario de Junín » Locales » 12 may 2018

OJOS QUE VEN

Obra pública: el marketing puede fallar

La autopista de la Ruta Nacional 7, obra convertida en el “mascarón de proa” que la alianza Cambiemos iba a utilizar para su campaña 2019, está sufriendo atrasos y no se sabe que otra propaganda podrá suplirla. Faltarían al menos dos años para el corte de cintas tradicional.


Por:
Semanario

 

La obra para convertir en autopista el tramo de la ruta 7 desde el km 99 en San Andrés de Giles hasta el puente del río Salado en Junín si bien continúa en marcha no podrá llegar a los plazos estipulados por los funcionarios.

El emprendimiento es sin dudas de los más importantes realizado por la alianza gobernante (y anteriores gestiones) en la región.

Se trata de un reclamo que lleva varias décadas, que está relacionado no sólo con la seguridad vial y el fin de muertes por accidente, sino además resulta inexplicable que después de casi 30 años de haberse otorgado la concesión de los caminos a privados a través del cobro de peaje, aún sigamos teniendo la misma ruta, a pesar el incremento vehicular y particularmente del tránsito de camiones, tras la desaparición de las redes ferroviarias.

Por lo tanto, la obra se muestra como uno de los grandes logros de gestión nacional a la que se atan la gobernación provincial y cada uno de los municipios por donde surcan la traza.

Sin embargo, lo que se consideraba como un hito a mostrar en el debate eleccionario del próximo año, las expectativas disminuirían ya que no podría cumplirse con los plazos estipulados.

El municipio local aún tiene en su página web el desarrollo del proyecto planteando un final de obra para junio de 2018, lo cual a todas luces será imposible.

Si bien en los comienzos hubo algunos contratiempos con la demora en la llegada de los fondos para las empresas constructoras, esto luego pareció normalizarse.

Después hubo que lidiar con las inundaciones de 2017 y profusas lluvias, aunque a partir de octubre/noviembre del año pasado las tareas en los diferentes tramos pudieron realizarse con buen ritmo, debido a la cantidad de días soleados y la escasez de lluvias.

Asimismo, se llevaron a buen puerto los acuerdos con propietarios de terrenos por donde pasaría la ampliación y en algunos casos (Chacabuco y San Andrés de Giles) nuevos trazados.

De ese modo se pudieron compensar, en parte, los tiempos perdidos, que ahora con los casi 200 milímetros llovidos, desde el fin de semana largo están suspendidas todas la operaciones.

La vuelta de las precipitaciones ha generado nuevas demoras y lo peor de ello es que habrá que reacomodar algunos sectores donde se había llevado a cabo el movimiento de tierra y que sufrieron desplazamientos por la cantidad de agua caída.

Hasta el momento, se han visto grandes movimientos de tierra y ya ha comenzado el tiempo de puesta en marcha de distintos puentes que servirán para conectar con localidades y pueblos.

Se han ubicado los pilotes y se realizan tareas de encofrado en inmediaciones de La Agraria (km. 246), acceso a O’Higgins y Laguna de Rocha, estos dos últimos en el partido de Chacabuco.

Asimismo, falta llevar adelante la construcción del puente sobre el Salado, una obra de gran magnitud y relevancia.

Todos trabajos de envergadura y que junto al encalado y asfaltado (este últimos aún no comenzó en ninguno de los sectores mencionados), más la recomposición de algunas áreas y la falta aún de otros movimientos de tierra, anima a quienes allí cumplen labores a considerar que aún faltan un par de años para pensar en cortes de cintas inaugurales, cosa que tal vez no esté a cargo precisamente de Mauricio Macri, haciendo un poco de futurología.

INVERSIÓN

La multimillonaria inversión forma parte del Plan Vial Federal y el tramo Junín-Chacabuco consta de 39,7 kilómetros de longitud y se extiende entre los kilómetros 219 y 258,7, conectando Junín y Chacabuco.

Los trabajos incluyen la construcción de dos carriles por sentido de circulación, con banquinas pavimentadas de 2,50 metros en cada lado exterior e interior. También contará –como señalábamos- con distribuidores de entrada y salida, por lo que se evitará el ingreso directo por los caminos de tierra aledaños.

Toda una necesidad local y regional, que es de esperar se vea consolidada lo más pronto posible

¿Autovía o autopista?

Según los especialistas una autopista no es lo mismo que una autovía, y ésta tampoco es igual a una ruta, a pesar de que puedan existir similitudes entre sí. Por ejemplo, una ruta convencional se diferencia de una autovía porque la primera (la ruta) tiene solamente dos carriles -uno por cada lado-, y porque no tiene separación entre ellos.

Si bien se pensaba que la ruta 7 desde Chacabuco a Junín fuera una autovía, finalmente desde el gobierno decidieron darle carácter de autopista, lo cual implica determinadas mejoras.

Precisamente, la autovía se diferencia de una autopista porque ésta (la autovía) es una transformación de una ruta convencional, es decir, es una construcción sobre una ruta ya existente.

En tanto, la autopista se diferencia de una autovía y una ruta al no atravesar tramos urbanos (ciudades, pueblos) y al contar con “control total de accesos”, que implica que no hay conexión directa con otra carretera, y tener que ingresar a la autopista por puente o distribuidores.

Por lo tanto, una “autopista” es un camino que está especialmente proyectado, construido y señalizado como tal para la exclusiva circulación de automotores, donde está prohibido estacionar, y sólo podrá pararse en la banquina del lado derecho cuando, por desperfectos en el vehículo, el mismo no pueda circular, pudiendo el conductor sólo caminar hasta el teléfono de auxilio, y que además reúna las siguientes características:

-No tener acceso a la misma, en forma directa, las propiedades colindantes.

-No cruzar a nivel ninguna otra senda, vía, línea de ferrocarril o tranvía, ni ser cruzada a nivel por senda, vía de comunicación o servidumbre de paso alguna.

-Constar de distintas calzadas para cada sentido de circulación, separadas entre sí, salvo en puntos singulares o con carácter temporal, por una franja de terreno no destinada a la circulación y en casos excepcionales, por otros medios.

-Poseer Control Total de Accesos, es decir que los ingresos y egresos de la autopista sólo pueden darse a través de los enlaces o distribuidores de tránsito. Sólo quedan exceptuados de este requisito las Áreas de Servicio.

-Tener banquinas pavimentadas a ambos lados de cada calzada y no atravesar tramos urbanos

Las características de una autovía indican que se trata de una carretera que inicialmente fue realizada como un camino convencional y luego fue conformada según los lineamientos que caracterizan a las autopistas, donde está prohibido estacionar, y sólo podrá pararse en la banquina del lado derecho cuando, por desperfectos en el vehículo, el mismo no pueda circular, pudiendo el conductor sólo caminar hasta el teléfono de auxilio, y que además reúna las siguientes características:

-No tener acceso a la misma, en forma directa, las propiedades colindantes.

-No cruzar a nivel ninguna otra senda, vía, línea de ferrocarril o tranvía, ni ser cruzada a nivel por senda, vía de comunicación o servidumbre de paso alguna.

-Constar de distintas calzadas para cada sentido de circulación, separadas entre sí, salvo en puntos singulares o con carácter temporal, por una franja de terreno no destinada a la circulación, en casos excepcionales, por otros medios.

-Poseer Control Parcial de Accesos, es decir que los ingresos y egresos de la autovía pueden darse en otros puntos y no sólo a través de los enlaces o distribuidores de tránsito. Dichos ingresos y egresos se efectuarán a través de carriles especialmente diseñados para tales efectos.

Tener banquinas pavimentadas a ambos lados de cada calzada.

Ser de uso exclusivo de automotores, si las calzadas de servicios o vías alternativas, aseguran la continuidad del itinerario para aquellos vehículos cuya circulación por la calzada principal se vaya a limitar.

Finalmente, la “ruta convencional” es aquella que no reúne los aspectos propios de las autopistas, autovías o vías rápidas, pero que tiene las siguientes características:

-Calzada única de dos carriles, uno por sentido de circulación (y un carril adicional en algún tramo)

-Velocidad de proyecto mínima de ochenta (80) km/h o cien (100) km/h en terreno llano.

-Calzada de siete (7,30 m) metros y banquinas pavimentadas de un metro con cincuenta centímetros (1,50 m) como mínimo.

 EL TEXTO ORIGINAL FUE PUBLICADO EL SÁBADO 5 DE MAYO 2018 EN NUESTRA EDICIÓN IMPRESA

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS