Junín. lunes 28 de mayo de 2018
Semanario de Junín » Locales » 12 may 2018

UNIDADES SANITARIAS

Denuncian una grave y profunda crisis en la atención primaria de la salud en Junín

SEMANARIO visitó la Unidad Sanitaria Almirante Brown, ubicada en Bozzetti 536, y dialogó con el doctor Franco Tomasella y la enfermera Graciela Ratto, delegados de ATE.


Por:
Semanario

La salud pública en Argentina, en una mirada general, es decadente: corrupción (sobreprecios en compras), hospitales deteriorados y sin tecnología de excelencia, falta de cumplimiento de las leyes imperantes de salud, salarios denigrantes y precarización laboral. Para llegar a esta realidad, a lo largo de varias décadas, han contribuido funcionarios de turno que operaron y operan para la salud privada, empresarios de la salud (médicos o no) y médicos que operaron y operan dentro de instituciones intermedias (FEMEBA, círculos médicos, IOMA, PAMI, Colegios, clínicas y sanatorios).

En esta “agitación”, los intendentes son meros administradores de “maquetas” o de realidades virtuales que devuelven las pantallas de una computadora. Quién puede prometer buena atención de la salud pública cuando los Estados (Nación, Provincia y Municipio) la han abandonado a su suerte durante décadas, con sólo algunos atisbos de mejora que terminaron en la nada misma.

En este punto, los Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS), que siguen funcionando como “salitas de primeros auxilios” desperdigados por el territorio, y que cumplen una función esencial, de prevención y acompañamiento a los vecinos, son los primeros exponentes de una crisis profunda que atenta contra el derecho de acceso a la salud pública de calidad.

SEMANARIO visitó la Unidad Sanitaria Almirante Brown, ubicada en Bozzetti 536, y dialogó con el doctor Franco Tomasella y la enfermera Graciela Ratto, delegados de ATE.  

-¿Cuál es la situación de las unidades sanitarias en general? Laboral y estructuralmente.

-Franco Tomasella: El Centro Integrador Comunitario (CIC) de avenida Alvear apareció como un nuevo lugar en el que se apostó mucho a la calidad en lo estructural, pero hay muchas diferencias entre algunas unidades sanitarias y otras. Aparecieron falencias particulares como humedad o pintura, calefacción… el tema estructural está bastante parejo porque se hicieron algunos arreglos.

Lo que sí notamos son falencias a nivel laboral. El trabajador fue perdiendo poder adquisitivo, impactaron los servicios como luz y gas, los impuestos, las tasas municipales que fueron de un 28% en una sola cuota… y cuando se nos aumenta el sueldo en un 15%, le están tocando el bolsillo al municipal y a toda su familia.

En cuanto a salud, que es el sector que representamos, notamos una gran desmejora que viene al menos desde hace 15 años, porque nunca se le dio la importancia que amerita.

Son profesionales capacitados, con residencias completas, posgrados y mucha preparación para la atención primaria de la salud, que es el trabajo que hacemos para descentralizar el Hospital.

Nosotros tenemos el primer contacto con la comunidad, es nuestra función, y está un poco desmejorada y desvalorada, sin un trabajo en equipo como se merece el barrio y la gente que asiste.

-¿La gente se queja?

-FT: Sí, porque por ejemplo hay una gran falta de pediatras. Los generalistas no podemos absorber a todos los grupos etáreos, por eso los pacientes necesitan un especialista para el control de sus chicos.

Los pediatras han renunciado porque se sienten desvalorizados, reciben un sueldo muy bajo de $ 9000 promedio, no hay avances a nivel escalafonario y todo eso hace que estén poco tiempo y renuncien.

Lo mismo pasa con otros médicos y enfermeros, hay una crisis importante en cuanto a recursos humanos. En el resto de las especialidades, está un poco más equilibrado.

Calculamos que en los últimos dos años y medio, alrededor de 20 enfermeros y otro tanto de médicos se han ido de las unidades sanitarias. Algunos tenían contrato o eran mensualizados, y hasta hubo profesionales que renunciaron con 25 años de carrera en el municipio, cuando podrían haber durado hasta la jubilación, pero sufrieron un gran desgaste.

Además, hay una beca comunitaria con un trabajo en negro sin beneficios, que es el programa Médicos Comunitarios, pero no se paga a término, hay muchos retrasos en los pagos, lo cual repercute en la salida de los profesionales. La idea desde Nación es que este programa deje de existir en 2021.

-¿Cómo es la relación con la Dirección de Salud?

-FT: Tenemos un diálogo individual, pero lo que buscamos es un diálogo colectivo del equipo de salud para conocer la idea de trabajo. Si bien veníamos cumpliendo la función y sabemos de qué se trata el trabajo, a veces la falta de recursos humanos hace que se dedique al asistencialismo y no se cumplan otras tareas, como el trabajo en terreno, buscando la demanda oculta, vacunación en los barrios, charlas en las escuelas… La asistencia está hoy por encima de otras funciones que cumplimos.

-¿Cuál es la política de salud municipal?

-FT: Hay una política, pero distinta a lo que se venía realizando. Cuando se habla de atención primaria de la salud, el programa Médicos Comunitarios era grandioso. Notamos que en la práctica, por falta de recursos humanos, se focaliza todo en tareas asistenciales y se deja de lado la labor de prevención y promoción de la salud.

GR: Graciela Ratto: Empezaron con una bajada de línea con mucho autoritarismo que no vivimos ni siquiera en la época de Meoni. En el gobierno de Abel Miguel también estábamos con sueldos bajos, pésimos, pero él pasaba todos los años, hacía una recorrida por las salas, nos preguntaba cómo estábamos y nos daba las gracias por poner el hombro. No cobrábamos bien, pero igual nos daban ganas de acompañarlo y no nos quejábamos. Ahora es el abandono total.

-Más allá de lo laboral y económico, ¿cuál sería la salida para esta situación?

-Graciela Ratto: Es una decisión política desestructurar la salud, y encaminarla a la privatización. La implementación de la Cobertura Universal de Salud, un carnet para pobres que se va a implementar, permitirá el ingreso al Hospital de los pobres solamente, aquellos que no tengan ningún tipo de cobertura.

El que tiene obra social tampoco puede acudir a lo privado, como pasa con IOMA, así que estamos ante una decisión política de ir desarmando todo lo estatal.

Franco Tomasella: No se está reconociendo al profesional hoy. Debería haber una atracción para que decida quedarse y que sea su lugar de permanencia, pero se perdió ese sentido de identidad y se van a trabajar al ámbito privado, o con una guardia afuera en la que cobran lo mismo que un mes acá.

Lo que nosotros buscamos es mejorar la situación del profesional de la salud, que se lo jerarquice y se mejore su escalafón, para que cada 5 años tenga un aumento salarial y llegue a jubilarse con una mayor categoría.

-¿Cómo recibieron el cierre de las paritarias con el 15% de aumento y sumas fijas?

-Sabemos que venía de arriba una línea del 15% y no superarlo en paritarias. Aumentar el presentismo es castigar al empleado. Nosotros acompañamos desde el principio el reclamo de los trabajadores, pero no tuvimos influencia en la toma de decisiones.

-¿Cómo son los sueldos hoy?

-Graciela Ratto: En los centros privados, el sueldo promedio de los enfermeros está entre 18 y 20 mil pesos mensuales, más bonos extras, trabajo extra, presentismo y otros beneficios. En mi caso, mi básico es de $ 5300, y si sumamos los 27 años de servicio que tengo, hacen un total a cobrar de $ 9900, por seis horas diarias de trabajo. Para las que tienen una licenciatura, se les agrega una suma fija más de 150 pesos por el título.

Franco Tomasella: Los médicos tienen un básico de 9.000 pesos. Esta suma tan baja se compensó con la reducción de las horas en el servicio, que ahora es de 3 diarias.

-En resumen, ¿cuáles serían las principales falencias en las prestaciones de las unidades sanitarias?

-FT: En cuanto a médicos, tenemos apenas seis pediatras, que tienen que cubrir varios barrios y localidades. Esto hace que el perjudicado sea el vecino que concurre con una necesidad, y además, provoca una recarga en el trabajo del Hospital, cuando se supone que los CAPS están para la prestación de la atención primaria y evitar que esa gente llegue al Hospital.

Hoy tenemos deficiencias en todos los servicios, sobre todo de médicos generalistas y enfermeras. Todo está funcionando mal.

GR: En lo que hace a enfermería, no se está tomando personal, a pesar de la cantidad de personal que se fue. En algunos barrios hasta hay personal administrativo atendiendo a la gente en las unidades.

 

 

 

 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS