Junín. viernes 22 de junio de 2018
Semanario de Junín » Locales » 18 may 2018

ANALISIS POLITICO

Cómo salir a flote: ¿podrá Pablo Petrecca sostener la paz social?

El intendente deberá ponerse pantalones largos, hacer un curso rápido de ciencia política, dialogar con propios y ajenos, dedicarse a construir proyectos sociales y no dejar que desfinancien las obras en marcha a las que deberá defender con uñas y dientes. Un análisis con el sello de Semanario.


Por:
Semanario

La alianza Cambiemos acaba de chocarse con su propia muralla, esa que construyó para evadirse de la realidad y que más temprano que tarde terminó acercándoseles tanto que los hizo darse de narices.

Hace rato que acabó el tiempo del papel picado y los sueños épicos, ahora parecen acabar también las palmaditas en el hombro y el blindaje mediático.

Los sobresaltos económicos financieros dejaron al desnudo la frialdad con que se manejan los grupos de poder que sólo persiguen el dinero. El PRO ha probado de la medicina hecha por sus propios laboratorios.

¿Se podrá fortalecer la usina de relatos para recrear el paraíso de globos amarillos y el votar con alegría? Difícilmente.

Ya quedan pocos acompañantes del festín, sólo aquellos que pudieron no sólo tomar una tajada, sino que se llevaron una torta para sus casas.

Es el tiempo de gobernar cara a cara, sin spots que nadie cree, sin promesas, sin magia. El truco ya se conoce, el mago –finalmente- ha perdido su gracia.

En esas condiciones, están muchos intendentes bonaerenses y Pablo Petrecca es uno de ellos.

El intendente de Junín tendrá que ponerse a gobernar sin recursos y haciendo el papel de “malo”, aunque en las formas más bien sería… “riguroso”.

Lamentablemente para él, cuando era tiempo de hacer de “bueno” no lo hizo, por lo tanto ahora deberá reinventarse tal y como señalábamos anticipadamente la semana pasada.

Habrá que dejar de lado la soberbia que adoptó horas después de la victoria de 2015 y con humildad y compromiso poner la oreja a favor del vecino, ya que de eso se trata.

Tal y como le pasó con las inundaciones del año pasado habrá que ir monitoreando día a día cuanto sube o baja la satisfacción ciudadana y estar preparado para dar respuestas a los sectores que lo requieran.

Porque Petrecca deberá ser fiel custodio de la paz social de Junín y para ello tendrá que cambiar las actitudes que manejó hasta ahora.

Ya liberado del estrés que supone la refacción de un nuevo hogar -mudanza incluida- el administrador distrital deberá ocuparse plenamente de sus funciones, cosa que después de la campaña del año pasado había dejado en piloto automático.

Debido a ello, tuvo poca cintura política en el desenvolvimiento con  su propia tropa, al igual que con los vecinos.

A partir de ahora, sin embargo, tiene por delante días difíciles en los que deberá poder enfrentarse a sus propios miedos con el objetivo de llevar a buen puerto la nave, al menos hasta las elecciones del próximo año.

Queda por saber cuánto lo apoyarán en la cruzada sus socios políticos a los que hasta ahora mantuvo entretenidos con evasivas y hasta algún desplante que le fuera permitido.

Qué pasara con los radicales “cambistas” cuyos líderes tienen tanta volatilidad como el dólar.

Hacia dónde virarán los adláteres de Lilita Carrió enrolados en la Coalición Cívica, o más bien cabría preguntarse hacia dónde irá la jefa del partido, quien planteara la dicotomía entre ella y “el teñido”, en alusión al líder del marketing de Cambiemos y el PRO, Jaime Durán Barba.

Resultará sin dudas interesante saber cuánto cosechará Petrecca del apoyo partidario, tras la siembra realizada en estos 30 meses de gestión.

El joven jefe comunal tiene por delante la compleja tarea de gobernar con las cartas sobre la mesa, como hasta ahora no estaban o no se querían mostrar.

Gobernar con la verdad desnuda acerca de que no hubo lluvia de inversiones, ni brotes verdes, ni segundo semestre, ni tercero, ni cuarto.

La verdad de tener que administrar con singular austeridad el erario público, mientras arrecian críticas desde diversos sectores por el excesivo aumento de tarifas, el incremento de tasas, la falta de contraprestación por servicios, la inseguridad vial y los hurtos, arrebatos y robos. Después de una feroz lucha con los empleados municipales que sin lugar a dudas dejó resquemores que en algún momento aflorarán.

También comerciantes e industriales han llevado sus preocupaciones al Concejo Deliberante, todos ellos previendo dificultades frente a la cuestión lógica de tener que mantenerse a flote en medio de la caída del consumo, el incremento de costos fijos, la presión impositiva y la utilidad roída por la inflación. Ellos también forman parte de la lista de inconvenientes que venían ocurriendo y podrían amplificarse.

CON LA AYUDITA DE MIS AMIGOS

Queda por cierto el trabajo a realizar para la continuidad de la obra pública, lograda con el aporte de los gobiernos nacional y provincial.

El asfalto prometido, el esperanzador cordón cuneta, el infaltable desagüe Norte, la terminal de ómnibus y el transporte público cuyos refugios y paradas están ejecutándose aunque la empresa prestadora aún no tiene nombre y los subsidios previstos podrían dificultarse en medio de los ajustes que vienen.

Ajustes que seguramente afectarán más aún el bolsillo de los numerosos empleados estatales juninenses, cuyos salarios generan el importante movimiento de la economía local, a la cual –hoy por hoy- poco estaría aportando el sector agropecuario agobiado por el clima, los impuestos, la inflación y el costo de los insumos dolarizados.

Ajustes que afectarán a trabajadores, a jubilados y a quienes estén pasando de una a otra de ambas veredas.

Por eso es que Petrecca deberá transitar un camino pleno de asperezas por lo que será menester lograr acuerdos tanto con su gente, como con sus socios e incluso con los opositores.

Administrar mirando el avance de los asentamientos precarios y el crecimiento de los comedores  y merenderos populares.

Recorriendo los distintos sectores y nutriéndose de la experiencia de quienes conocen la calle por “patearla” y no a través de una aplicación de google maps.

Le cabe a Petrecca la gran responsabilidad de sostener la paz social, aprovechando las alianzas preexistentes y tejiendo nuevas, ya que si bien puede parecer una presunción agorera, no es la primera crisis que ha de soportar la Argentina y mucho más aún en un mundo inestable y conflictivo.

El gobierno nacional seguramente deberá extremar su esfuerzo en sacar adelante la macroeconomía, y no le quedará mucho tiempo para mirar al resto, por lo tanto lo mejor será tratar de cuidar lo que ya está en marcha, defender la economía local, y si se puede, generar ideas que permitan enfrentar una situación, que por más que lleve la impronta de jóvenes positivos, podría alterar el devenir de la sociedad.

Más que nunca, entonces, habrá que “hacer lo que hay que hacer”.

EL TEXTO ORIGINAL FUE PUBLICADO EL SÁBADO 12 DE MAYO 2018 EN NUESTRA EDICIÓN IMPRESA

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS