Junín. viernes 22 de junio de 2018
Semanario de Junín » Humor Político » 18 may 2018

PAGINA AMARILLA

El Reino de Alexia (V)


Por:
Semanario

Alexia regresó al reino contento, con regalos para  la reina Victoria. Tres pajas y dos rollos de lana para los tejidos del próximo invierno. Acá, el reino estaba como cuando se fue. Tapado de agua, porque llovió, y llovió y llovió. Y el reino fue un barrial y los de las afueras quedaron enterrados en el barro, como siempre, esperando las soluciones de siempre, de todos los reyes, y también de Alexia.

Alexia llegó del reino madre, el mismo que siempre tuvo el reino de por acá. Vino feliz, fue un lindo viaje de varios reyes de reinos cercanos, con promesas hermosas, de otra vida, alejada de las cuestiones mundanas de estos lares.

No es la primera salida de Alexia que parte sin saberse muy bien para qué ni con qué fines. Se preguntan en qué los beneficia el viaje de su Rey, a ellos que piden que el barro no los tape.

Pero Alexia insiste, y cuenta que el camino de la felicidad está acá nomás. Claro, el mundo de los reyes está alejado de los habitantes de los reinos. Ellos y sus palacios, su vida, proyectos, ideas y sueños son casi siempre inalcanzables para los de las afueras. Ese camino para los reyes está tapizado de alfombras, pero para los demás, suele estar lleno de espinas.

Por eso muchos de ‘los de las afueras’ se han desencantado. Tanto rey ha pasado por sus vidas, con promesas y resultados similares que ya no quieren creerle a ninguno más. Todos les exigieron, a todos les aportaron. Y vieron como crecieron. Sus reyes, no ellos.

Y al tiempo que crece el descontento de los de las afueras, algunos sialexistas empezaron a preocuparse. Le han pedido a Alexia que deje el caballo blanco y cambie el rumbo del reino. Que si siguen así les van a cascotear el rancho. O el Palacio. Que mire un poco que aquel Rey que lo subió es el mismo que lo está hundiendo.

Alexia lo intuye, pero lo que les preocupa a los sialexistas cercanos es que no le importa. Él sigue el camino de los reyes, que no tiene las piedras del de las afueras.

“Para eso soy Rey”, cuenta. El último fin de semana estuvo muy preocupado en complacer a reina Victoria, a la que tuvo descuidada por tanto viaje. Por eso las pajas y la lana. Cuentan sus íntimos que lo único que lo desveló al llegar es que en la gran tina de su Palacio, las burbujas del placer duraron menos que lo que ella quería. Mucho viaje, mucha preocupación. No es fácil sostenerse en un reino entre tanta tirantez.

Eso sí lo puso mal. Dicen que dice que todo lo demás, es secundario.

PetrEgo

Regresó. Triunfal del World Tour Farmer Show. ¿Alguien sabe a qué fue, con qué fines y qué resultados trajo? Más de un malpensado sospechó de la hermosa beca –una más- que la política les tiende a sus miembros. Mientras en el país el dólar voló, los precios aumentaron y la casita-casa-casón de calle Italia quedó en el olvido, PetrEgo volvió a su sillón, el mismo que le prestó al dentista D’Andrea  por unos días, dispuesto a recuperar el centro de la escena política local. Como una de las primeras medidas dio a conocer cambios de figuritas y funciones en seguridad y tránsito, donde no dio pie con bola desde que asumió. 

PetrEgo decidió recuperar ‘la calle’. ‘Su calle’, que no es la calle de los demás. Fue rara su ausencia en las redes, a las que él es tan afecto. No estuvo en Twitter ni en Facebook respondiendo mensajitos. Antes, había desistido del timbreo local. Y no fue por artrosis o algún esguince de tobillo. No. Sabe que su gestión está ‘amesetada’. Como golondrina no hace verano, un viaje no hace electores, al contrario. Hizo lo que mejor le sale: reunirse, saludar, sacarse fotos. Y visitó una fábrica de galletitas y un conocido laboratorio de la ciudad, que exporta sus productos a diversas partes del mundo. Su ego no alcanzó a comprender que sus dichos (“me encanta recorrer empresas que son exitosas”) fueron la ira de muchos otros, desplazados por el sistema y el modelo que sus jefes políticos llevan adelante. Más de uno, excluido, a punto de cerrar, agobiado por las tarifas de luz y la crisis de la economía local, hubiera recibido encantado la visita de PetrEgo, con alguna solución para encaminarlo a ser exitosos.

Pero no, el modelo del éxito de PetrEgo pasa por otro lado. Está más que claro. Amarillo desteñido.

Boletín comunal amarillo

MIRÁ LO QUE NO HICIMOS ESTA SEMANA:

-Acompañar a quienes no pueden pagar las tarifas. Luz, gas, tasas, súper  y esas menudencias. Mauri y Euge no quieren que me meta. Y no me meto.

-La fiesta del Pejerrey. Ya la pospusimos dos veces.  Y ooojo que no hay dos sin tres.

-Crear la división anticotorra que la Sociedad Rural ha pedido.

-Custodiar el relanzamiento de ‘Precios Cuidados’. No, a los consumidores no.  ¿Cuándo?… Bueno, ¡siguiente pregunta!

-Pintar sendas peatonales. Arrancamos con toda la furia. Pero ya pasó.

-Reparar la boca de tormenta de Pastor Bauman y Ramón Hernández. Es la tercera vez que se hunde.

-Enviar una máquina, un tractor, un patito salvavidas o algo a los vecinos tapados de agua y barro de numerosos barrios periféricos que se las ven en figurillas para entrar y salir de sus hogares.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS