Junín. viernes 22 de junio de 2018
Semanario de Junín » Humor Político » 25 may 2018

pagina amarilla

El Reino de Alexia (VI)


Por:
Semanario

Y un día Alexia tuvo un fin de semana sin furia en su reino.  Dejó de llover y dejaron de insultarlo. No es poca cosa. Los de las afueras siguen tapados de barro pero Alexia no. Mandó unas modernas máquinas que apilan tierra sobre barro y quedó todo bárbaro. Al menos hasta la próxima lluvia. Algunos de las afueras, a los que ni veredas le han quedado, piden que haga algo más, una solución duradera que les permita salir y entrar aun cuando llueva. Los sialexistas que dan la cara por Alexia ante situaciones así, han dicho que… bueno, no dijeron nada.

Alexia cambió algunos sialexistas de funciones pero no de caras; como son pocos, recurre a los mismos amigos de su reino. Que van  y vienen y están en un lado u otro. Mucho no le suman, pero están.

El problema mayor de Alexia es que el Rey Mayor Amarillo, el de todos los reinos, no la pasa nada bien, y tampoco ‘le tira’ las ayudas que le daba. Ni él ni la Reina Menor; la tienen complicada y eso para Alexia es un enorme dolor de cabeza. Otros de otras afueras están igual que en el reino de Alexia. Mal.

Sin el Rey Mayor ni la Reina Menor fuertes como soportes,  el reinado de Alexia puede hacer agua. Con las palmadas y  sin las obras prometidas, y los acres por las nubes, nada alcanza. ‘Pronto, los de las afueras recontratrinarán en el Palacio’ dicen que dijo. ‘El problema no es que se quejen en el Palacio del reino, sino que lo hagan en mi Palacio’. Claro, no es lo mismo. El suyo es suyo. Ya le advirtió la Reina María Victoria, que ahí no se jode y que en su tina, sólo se baña ella.

En el reino mayor hubo especuladores, como ya pasó más de una vez. Que les importa un carajo los de las afueras de todos los reinos. Alexia, está como casi todos los reyes de todos los reinos. Con el culo en la mano, o algo parecido. Averigua, teme y sospecha. Para Alexia, como para sus reyes superiores la culpa es de los otros, pero no se miran el ombligo. Bah, como hacen todos los reyes. Como han hecho hasta ahora todos.

El reino no está calmo, tal vez por eso, al regreso de su gira por el reino de todos los reinos del mundo, a Alexia lo enviaron a mostrarse aquí y allá.  Alexia se reunió, saludó y aseguró que todo lo malo pasará. Los de las afueras le cambian la vocal y dicen que todo lo malo les pesará. Más de lo que ya les está pesando.

Pero Alexia insiste en sus dichos y sonríe. Con sus retratadores oficiales, aparece con algunos sialexistas. Con los otros no, Alexia no los visita aunque vengan degollando.

Entre tanto torbellino, Alexia pudo darse un pequeño gusto. Tuvo su fiesta tal como la soñó. En la laguna del reino, estuvo de cuerpo presente con gente de todas las comarcas cercanas y entregó más de cien mil acres en premios a algunos de otras afueras que disfrutaron de los placeres de este reino, con baile, cantos y comidas. Excepto el pescado que sacaron de la laguna de Alexia.

Ése no puede consumirse en el reino. Acá no. En las afueras muy afueras, sí. Curiosidades del reino de Alexia y los suyos.

 

PetrEgo

Sin dejar la rutina de la carita feliz para la foto, esta semana el Intendente PetrEgo enfiló para una fábrica de galletitas. Superó la prueba de las exportaciones de medicamentos y cambió de rubro. Otra Pyme exportadora. Siempre en la misma línea: otra fábrica amiga (nunca en problemas) para evitar malos tragos. En esa visita, aprovechó la ocasión para dejar otra de sus frases célebres dignas de un erudito de la comunicación.  “A mí nunca se me hubiera ocurrido algo así”. Un mal pensado dijo en voz baja: “Qué pena, de haber trabajado en una fábrica de galletitas, nos hubiéramos salvado de males mayores”.

PetrEgo sabe que el barco empezó a hacer agua, que tiene algunos agujeros. Encima, la llegada de obras ahora es una incógnita, aunque aseguren que todo está según lo planeado. Sin obras la política tiene otra cara. PetrEgo lo sabe; la realidad le bajó el copete y de la autopista pasó a  las placitas, por estos días el Parque Lineal Jean Jaures pasó a ser la gran estrella. Cambiamos… de época. Y baño de realidad.

El presente no lo ayuda y él no se ayuda a sí mismo. Ni pegándose a Ritondo que vino para palmear a los policías por descubrir a los Gipsy Kings (ya sin las guitarras), pudo despegar.

Antes, al referirse al terremoto económico de estos días, declaró en el canal local que “cuando atravesás zona de turbulencias en una avión es lógico preocuparse, pero cuando el capitán te dice ‘tranquilos y las azafatas sonríen, está todo bien”. Ese avión que en 2015 venía en picada, según PetrEgo, (él no lo dice, obvio) se ha convertido en un tren fantasma sin catering a bordo. Es lógico que piense así, aunque da un poquito de pena. Porque  no es un vecino más, da la casualidad que es el Intendente.

Boletín comunal amarillo

MIRÁ LO QUE NO HICIMOS ESTA SEMANA:

-No cortamos el yuyal de la pista de atletismo. Las heladas de julio se encargarán. Pero presenciamos unos lindos partidos de sóftbol.

-No seguimos con la demarcación de sendas peatonales. Mucho auto, mucha gente, se borran. Para qué.

-Analizamos crear la división anti cotorra. Si la Sociedad Rural lo pide, saldremos vestidos de verde.

-Dejamos que jugaras con el barro de los barrios. Creatividad a bajo costo. Diversión asegurada.

-Permitimos que cada domingo, nuestros jóvenes recuperen la diversión nocturna motoquera. Como antes, pero con más cámaras para verlos pasar.

-Las obras no se detendrán. En lo posible, con tío Mingri.

-La revolución de la alegría es imparable. Esto se va a acomodar. Si no es en esta vida, será en la próxima, o la  siguiente.

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS